Bucaramanga necesita liderazgo y estética

0
Corrillos-Yo-Opino-Lenin-E-Pabon

Por: Lenin E. Pabón/ “El buen líder sabe lo que es verdad; el mal líder sabe lo que se vende mejor”: Confucio.

Confucio nos indica en esta frase que el buen líder no es quien se dedican a manipular a los demás para preservar su imagen y su poder sino el que trabaja para lograr el bienestar de quienes lidera a pesar de que le pueda perjudicar.

Bucaramanga es una ciudad hermosa, personalmente le doy gracias al cielo por haber permitido radicarme aquí y poder contribuir al crecimiento de la ciudad  como ser social, como ser sujeto de derechos y deberes.

Bucaramanga desde la óptica demográfica cuenta con una diversidad de población y los que han llegado a estas tierras vienen con el ánimo de crecer económicamente, de ofrecer su mano de obra, de hacer una vida mejor con respecto a la que llevaban y con el propósito de ayudar a este municipio a ser uno de los mejores del país, es importante aclarar que lo dicho anteriormente se lee muy lindo pero, que la realidad demuestra lo contrario debido a que no todo el que llega a Bucaramanga trae buenas intenciones ni quiere someterse a nuestras leyes ni costumbres.

La ciudadanía bumanguesa y los que somos foráneos debemos entender que las leyes, la autoridad y las costumbres deben respetarse y acatarse, debemos saber que nuestros derechos terminan donde empieza los derechos de los demás y lo más importante, que una sociedad educada y que trabaje en equipo permitirá un bienestar colectivo y nuestros hijos heredaran una convivencia sólida  y ejemplar.

Bucaramanga es catalogada como la “Ciudad Bonita” de Colombia como la “Ciudad de los Parques” y es indiscutible ese apelativo pero, también como ciudadanos con educación, respeto por las leyes y una convivencia ejemplar es que debemos complementar para mostrar al mundo, de nada sirve tener la casa pintada y arreglada por fuera si adentro es un completo chiquero y las relaciones familiares están dañadas.

La ciudad actualmente atraviesa una crisis de liderazgo, el aire empieza a empeorar, los infractores de tránsito se creen los dueños de las vías y los andenes, los delincuentes amigos de lo ajeno no dan tregua, las riñas familiares y entre vecinos no paran, el espacio público agoniza y mientras tanto, el alcalde Rodolfo Hernández se la pasa defendiéndose de la cantidad de demandas que tiene, además, de la eterna pelea con los concejales y el concejo en su mayoría “enganchados” contra el alcalde porque, éste les cortó el “chorro” burocrático y la contratación. Esta es la realidad que vive nuestra amada ciudad.

Este año, en octubre saldremos a las urnas a elegir gobernadores, alcaldes, concejales y diputados, solo le pido a mis lectores que miremos muy bien las hojas de vida, que escudriñemos a fondo la vida política de los candidatos porque, hay más de un avispado que posa de independiente, recoge firmas y por detrás están los mismos corruptos que desangran el erario.

Ojo: Si elegimos buen gobernador, por ejemplo, los empleados del hospital universitario de Santander tendrán su pago a tiempo y llegarán felices a atender a sus pacientes o si elegimos bien el concejo en pleno, éstos exigirán al alcalde inversión y bienestar para todos.

Facebook: Lenin Pabon 

Twitter: @PABONLENIN