¿Para qué elegimos a nuestros gobernantes?

0
Corrillos-Yo-Opino-Laura-Jaimes

Por: Laura María Jaimes Muñoz/ “En nuestra concepción, la verdadera dirección del desarrollo del pensamiento no va de lo individual a lo social, sino de los social a lo individual”: Vygotsky 1987,43.

Importante discusión cuando es evidente la realidad social que vivimos  donde nos damos cuenta  que hay muchas personas con miles de dificultades, -es triste cuando nos damos cuenta que realmente no podemos hacer mucho- entonces, ¿cómo se podría ayudar al otro? Si desde nuestro contexto podemos intervenir con mínimas acciones pero no es una ayuda real, ahí es cuando  se puede pensar en la solución real y es llegar al poder, donde se pueda actuar, donde se pueda proponer, donde están los recursos de inversión, donde hay políticas públicas que permiten llegar a las comunidades con soluciones eficaces.

¿Cuales? Proyectos productivos, proyectos de inversión, metas que visualicen objetivos concretos en: educación, salud, vivienda, entre otros proyectos que lleguen a las personas que realmente lo necesiten, es allí, en el gobierno donde se puede ayudar al otro, desde una perspectiva  individual, es allí donde se visualiza  el verdadero cambio.

Entonces si consideramos que podemos ser una persona o un “agente de cambio” y tomar la decisión de llegar al gobierno por elección popular, es indispensable reunir una serie de condiciones para ejercer ese papel y en primer lugar sería una disposición y vocación hacia el cambio, hacia el trabajo con la comunidad, hacia el trabajo en equipo, como también ser conocedor del área donde desea generar el cambio (municipio, región, o nación).

¿Quiénes serían esos agentes de cambio? El gobierno es el gran agente de cambio  a nivel nacional y regional, ya que ejerce la autoridad en todo el territorio, por tanto  las políticas públicas  que buscan desarrollo económico, social y programas de modernización, son acciones de apoyo social que serían el mecanismo real.

Luego entonces elegimos a nuestro presidente y un equipo de trabajo compuesto por senadores, cámara de representantes, gobernadores, alcaldes, diputados y concejales para que precisamente gestionen, ejecuten y velen por sus comunidades haciendo valer sus derechos.

Si bien es cierto el gobierno es el “gran agente de cambio” este tiene responsabilidades diferentes a la promoción del avance social. Por ejemplo: Las relaciones con los otros Estados, la aplicación de la justicia, el manejo económico, el estímulo a la producción, entre otros.

Por lo tanto el trabajo cooperativo de estas personas que decidieron “ayudar al otro” y generar cambios exitosos, deben dedicar su tiempo a  investigar sobre lo que pasa  en su región, en su entorno, por ejemplo, que pasa con la salud que cada día es evidente su deterioro (no pasa nada), con la educación cada vez es menos su cobertura (no pasa nada), con  la económica local que cada vez hay menos empresarios, menos inversionistas, menos producción todo está en crisis (no pasa nada), con la agricultura que cada vez el campesino decide vender sus fincas, abandonar su producción o resistir para sobrevivir  sin mucho esperanza de proyectar sus cultivos a mejores oportunidades (no pasa nada).

Sería perfecto si elegidos se dedicaran a hacer su trabajo desde el gobierno nacional, sería lo ideal, pero la realidad es totalmente diferente,  no sabemos en definitiva para que se eligen los gobernantes, ya que  podemos observar a muchos de estos personajes dedicados a polemizar o peor aún a seguir en “encampañados” con sus ideas  o propuestas mediáticas, sin dar soluciones a los problemas para lo cual fueron elegidos, ejemplo claro tenemos a los que se rasgan las vestiduras por defender el medio ambiente  y ganaron haciendo campaña con  reservas invaluables como es el   Páramo de Santurbán, pero lo que no se sabe en sus múltiples manifestaciones es, ¿qué están haciendo realmente con su “poder” en el gobierno para proteger lo que defendió en campaña?

Estos agentes de cambio que se eligen con sus estrategias de campaña, sin disposición y vocación, no dan resultados y ellos lo saben, por eso es que no les queda más que seguir en su “show” para mantenerse, lo que sí es muy cierto es que las “manifestaciones teatrales” las estamos pagando los colombianos ya que el sueldo y sus muchos beneficios sin resultados evidentes si se generan mensualmente.

Si, si hay verdaderos agentes de cambio con disposición y vocación ¡Nosotros debemos saber elegir! Debemos seguir intentándolo.

Twitter: LaurajaimesM

Instagram: Laura Jaimes Muñoz

Facebook: Laura Maria Jaimes Muñoz