¡Un daño irreparable!

0
Corrillos-Yo-Opino-Jeferson-Arley-Jaimes-Laguado

Por: Jeferson Arley Jaimes Laguado/ El ser humano cada día está ocasionando diariamente al medio ambiente daños irreparables, teniendo en cuenta que las principales causas  de la contaminación están relacionadas con la quema de combustibles fósiles como carbón, petróleo y gas; sin dejar a un lado las fábricas por ejemplo de cemento o acero y las centrales de producción de electricidad, en las  cuales se discute entre el impacto ambiental y el desarrollo económico.

Ahora bien, en nuestro país están sucediendo hechos lamentables que son ocasionados por la mano del hombre y que dejan nefastas consecuencias para la humanidad.

Se ha visto en medios nacionales y locales los daños ambientales que causan impacto y conmoción en las personas que sabemos que si de una u otra manera no aportamos nuestro grano de arena, el mundo colapsara por la gran contaminación y daño que le  hacemos.

Lamentable lo que el país durante meses ha escuchado y visto en medios del proyecto hidroeléctrico HidroItuango ubicado en Antioquia, que ha puesto en riesgo a cientos de familias que viven en la zozobra de un colapso total del proyecto.

Ahora bien, el daño ambiental que se generó desde el pasado miércoles 6 de febrero del presente año, cuando cerraron la compuerta 1 de HidroItuango, ha reflejado que las grandes consecuencias que esto trae son irreparables, por las afectaciones en la fauna del Rio Cauca. La sequía, la mortandad de peces  y el suministro de agua potable (siendo el único acueducto con que cuentan) reflejan una crisis humanitaria por la disminución del cauce del Rio. Ahí está la discusión entre  el impacto ambiental y el desarrollo económico, pues ello evidencia el desastre que actualmente trae esta construcción y los grandes costos económicos, sociales y ambientales, de manera especial a los habitantes de esta región del país que están en total vulnerabilidad de la mega obra Nacional, porque su dieta diaria (el pescado) no es consumible debido a la rápida descomposición,  sin dejar a un lado la escases de agua para consumo, para el baño diario y para el suministro a sus cultivos.

La minería no la podemos dejar a un lado, la cual  ha causado grandes daños ambientales, donde millones de litros de agua deben ser usados para obtener productos como el oro, y este sector de la economía sigue poniendo en la balanza el tema ambiental y el tema económico.

Así mismo,  no podemos desconocer lo que pasa cerca a nuestro entorno, el páramo del almorzadero, “ubicado en los departamentos de Santander y Norte de Santander, con un área aproximada de 158.000 hectáreas que se encuentra a unos 3000 y 4500 metros sobre el nivel del mar; con  una zona de vegetación nativa como el frailejón los cuales crecen 1 o 2 centímetros por año y  los principales productores de agua, debido a sus hojas absorben la humedad para liberarla a través de sus raíces a  los ríos y quebradas;  seres vivos como venados, cóndores entre otras especies de fauna y flora y con un compendio de lagunas y afluentes hídricos que abastecen poblaciones de los diferentes municipios de Norte de Santander, Santander y Arauca”,  el cual fue víctima de un voraz incendio que deja daños muy graves, incalculables e irreparables y que según investigaciones fue producto de la mano del hombre  que es lo más lamentable. Los seres humanos no cuidamos nuestros recursos naturales, no hacemos nada para ayudar a controlar quemas forestales o  contaminación de cuencas hídricas.

En este orden de ideas, como seres humanos debemos actuar cuidando nuestra naturaleza, cultivando responsablemente, hacer uso correcto del agua, conservar y descontaminar las cuencas hídricas, reciclar residuos sólidos, evitar las quemas y muchas opciones más que tenemos para vivir en ambiente sano, que además de ser un derecho fundamental es un privilegio con el que podemos gozar.

Cabe resaltar lo dicho por la honorable corte  constitucional en su más reciente fallo a la protección del medio ambiente y la prohibición de la caza deportiva,  donde señala que no es constitucionalmente admisible matar animales con el único propósito de la recreación y obliga a la protección de los animales contra el maltrato, el padecimiento y la crueldad.

Facebook: Jeferson Arley Jaimes

Twitter: @jefersonjaimesl

Instragram: Jeferson.jaimes2