Tú me eliges y yo te elijo

0
Corrillos-Yo-Opino-Fredy-Garzon

Por: Fredy Garzón/ No valieron las advertencias del Ministerio de Educación, ni las solicitudes de Luis Alberto Flórez, Secretario Jurídico de la Gobernación de Santander, para que se revisara el proceso y elección de la terna que escogió el Consejo Académico de las Unidades Tecnológicas de Santander (UTS) y que conllevaría a la posterior reelección del rector del ente educativo en mención.

Contra viento y marea se impuso la voluntad del actual rector Omar Lengerke Pérez que se hizo reelegir en su cargo el día 15 de febrero del presente con el beneplácito del Consejo Directivo, reelección llevada a cabo con el viejo y conocido truco del “tú me eliges y yo te elijo”.

En su gran mayoría los integrantes del Consejo Académico que postuló en la terna a dos funcionarios de las UTS y al señor Lengerke, se vieron beneficiados económicamente –según el abogado Miguel Ángel Pedraza– con el mejoramiento sustantivo de sus salarios y que realizó el rector en su periodo anterior del 2015-2019.

Los integrantes de este Consejo Académico: William Gualdrón, Alberto Serrano, Orlando Orduz, Favio Solano, Oscar Acosta, Ricardo Alvarado y el mismo Omar Lengerke tendrían mucho que contar si las autoridades competentes tomaran y revisaran este proceso “meritocrático” que politiza y destruye la educación pública de las UTS.

El Consejo Directivo integrado por Carlos Ardila, representante del Presidente Duque; Ana Gualdrón, del Ministerio de Educación; Luis Flórez, representante del Gobernador Didier Tavera; Rafael Ortiz, representante de los gremios; Prudencio Becerra, representante de los exrectores; Favio Solano, representante de directivas académicas e integrante del Consejo Académico; Eduardo Sanmiguel, representante de docentes; Yesid Suárez, representante de estudiantes y Carlos Jaimes, representante de egresados; debieron declararse impedidos, revocar la elección de la terna y solicitar la realización de un nuevo proceso transparente de elección de terna para Rector.

En esta elección se jugaba el poder político que implica ser rector de la UTS, presupuesto propio, burocracia, alianzas con todas las alcaldía de Santander, etc. Este proceso de elección de la terna –a los ojos de la opinión pública- deja serias dudas.

Omar Lengerke de la mano de Richard Aguilar, Gobernador de Santander en su momento, pasó de ser un contratista de prestación de servicios a Secretario TIC y luego a ser rector de las UTS, su cercanía con el actual senador de Cambio Radical era tan estrecha que el mismo Richard pensó postularle como candidato al Congreso ante las directivas de su actual partido.

Pero la fidelidad de Lengerke duró poco o solo lo necesario para pagar el favor proporcionado, cambió de tolda y se acercó a la familia del hoy Gobernador Tavera y ha tendido lazos de amistad con el senador Miguel Ángel Pinto del Partido Liberal.

Otra jugada que deja dudas y que coincidentalmente se da con la reelección de Lengerke, es la contratación masiva de docentes en el pasado mes de enero de 2019, vinculados laboralmente para la formación de los estudiantes de las distintas carreras que allí se ofrecen a través de los convenios celebrados con las distintas alcaldías; empleados que de igual servirían para apoyar las candidaturas a Gobernación, Asamblea, Alcaldías y Concejos Municipales.

Creemos que la academia y menos la pública debe manejarse de esa forma, los intereses de la educación deben estar por encima de los deseos burocráticos de los políticos, los entes de control deben entrar a revisar estos procedimientos de elección de rectores en las universidades y se debe legislar para dar pautas claras y transparentes en la elección de los mismos.

Twitter: @ELDENUNCIANTEo