Indignación en mi tierra

0
Corrillos-Yo-Opino-Valentina-Acevedo

Por: Valentina Acevedo/ Si pudiera darle nombre al sentimiento que tengo ahora lo llamaría “Dolor de Patria”. Veo como maltratan a mi tierra y su gente, a veces entre tantos pensamientos que tengo del dolor que me produce, me pregunto “¿Colombia aún tiene esperanza?” miro nuestra bandera y veo que está mal diseñada en sus colores para estos temas no tan actuales; el amarillo que significaba la riqueza del suelo colombiano, así como el sol, fuente de luz, y la soberanía, la armonía y la justicia; el azul que representaba el cielo que cubre la Patria, los ríos y los dos océanos que bañan el territorio colombiano; los rebasó nuestro color rojo que representa la sangre vertida por los patriotas en los campos de batalla para conseguir la libertad, una libertad que aún le intento buscar cuál es su forma… Porque no la veo. Sangre que es derramada de gente inocente injustamente para las comodidades de la gente que no tiene ética ni moral para sus guerras, pero aun así hay gente que cree en su presunta inocencia, y para recalcar esto quiero colocar una famosa frase de la película de Charles Chaplin “Monsieur Verdoux” en la que hace una buena reflexión sobre la doble moral en los asesinatos, mientras espera ser ejecutado él dice: “yo diría que los más grandes negocios, las guerras, los conflictos, todos son negocios. Por un asesinato se es un villano, por miles se es un héroe, los números santifican, amigo”.

Miraba las noticias y me pregunté ¿Qué pasó con los gobernantes corruptos? ¿Qué pasó con los testigos muertos por cianuro? ¿Qué pasó con Odebrecht? ¿Qué pasó con los líderes sociales muertos? ¿Qué pasó con los niños de la Guajira? ¿Qué está pasando con los ríos? De pronto olvidamos nuestros problemas y empezamos a enfocarnos en los problemas de los demás, buscamos justicia en otras tierras y en la de nosotros qué, pero… no es eso lo que nos venden ahora las noticias. Todos estos problemas que nombré parecen como si solo hubieran sido parte de una euforia para luego ser olvidados y pasar a otra página mientras quién sabe qué estará pasando ahora. La justicia es para unos cuantos, pero para la gente del común parece ser una palabra que dura años en llegar incluso a veces ni se aparece.

Pienso que seguimos en el mismo ciclo de violencia, una violencia que no nos deja progresar, una violencia que nos involucra a todos, una violencia que ha venido desde antes, y aunque sé que hay más gente que hace el bien, los actos de desgracia se notan a más no poder.

Vivir en Colombia se está volviendo asunto de supervivencia con tantas desgracias que se están presentando, se vive en inseguridad en cualquier punto de vista ¿por qué hemos llegado hasta ese punto? ¿Qué está pasando con la sociedad? La gente ya está tan cansada de lo mismo, de las injusticias, de la impunidad, que prefieren tomar justicia con sus propias manos, está cansada de que esta nación se vea maltratada, tengo la esperanza que poco a poco abriremos más los ojos y podamos recuperarnos y tomar más conciencia sobre asuntos que nos competen a todos nosotros los ciudadanos y nos pongamos a analizar las palabras que un día dejaron los grandes por la libertad de este país como Jorge Eliécer Gaitán, Luis Carlos Galán, y Jaime Garzón.

Twitter: @valentina2001a