Hugo Aguilar, Pablo Escobar y el Edificio Mónaco

0
Corrillos-Yo-Opino-Ismael-Ibanez

Por: Ismael Ibáñez/ En el lujoso y exclusivo sector de Santa María de los Ángeles en Medellín, se encuentra ubicado el edificio Mónaco, que, para la época más sangrienta en la historia del país, sería el imperio del más reconocido y temible terrorista y narcotraficante de nuestra Colombia, el capo Pablo Escobar Gaviria.

Dicen algunos que este inmueble fue llamado el edificio del terror, no solo por los delitos y actos atroces que desde allí se pensaron y dirigieron, sino porque para el año de 1998 más exactamente un 13 de enero, el cartel de Cali detonó en los cimientos de esta estructura física cerca de 80 kilos de dinamita dejando tres muertos y 10 heridos y de esta forma declaró la guerra al cartel de Medellín y directamente anunciando su intención de asesinar a Pablo Escobar. De este modo el edificio se convirtió en la insignia de guerra y muerte del país.

El pasado viernes fue demolido porque hace un tiempo fue sorprendido por otro ataque terrorista, además se había convertido en un generador de miedo entre los habitantes del sector. Así mismo, el derrumbe del emblemático Mónaco nos hace acordar de la caída de Pablo Escobar, el 2 de diciembre del año 1993, muerte provocada por la gallardía del Bloque de Búsqueda en cabeza del hoy retirado coronel Hugo Aguilar Naranjo, quien de un disparo terminó con la pesadilla más grande que padecía nuestra Colombia.

Resulta paradójico que sobre el año 2006, mientras se adelantaba la extinción de dominio del edificio Mónaco y la Hacienda Nápoles, dejando entrever la caída del imperio de Escobar Gaviria, Hugo Aguilar levantaba el más emblemático escenario turístico de Santander, el Parque Nacional del Chicamocha (Panachi), que no solo ha cambiado la economía de la región, también se ha convertido en uno de los atractivos turísticos más bellos del mundo, obra realizada mientras Aguilar Naranjo era gobernador, Coronel retirado y después político que dejó obras en todos los  municipios de Santander y un legado turístico único.

Pero lo que más resulta intrigante es que no solo la guerra y la muerte unió a estos dos hombres, ya que mientras uno en vida construyó una maravilla turística en Santander, el otro debió ser abatido para que años más tarde sus propiedades se volvieran atractivos turísticos como sucede con la Hacienda Nápoles, por eso en algunos sitios del país se habla de Hugo, el valiente hombre que salvó a un país del terrorismo, aquel que fue protagonizado en una famosa novela del país como el “Capitán Gavilán”, un policía que será renombrado en la historia del mundo como el hombre que con un cañón acabó con el terrorismo y en un cañón (el del Chicamocha) le aportó una nueva maravilla del mundo.

Facebok: Ismael Ibáñez

Instagram: isma_ibanez31

Twitter: isenibpe