Enero, al borde de la locura

0
Corrillos-Yo-Opino-Fredy-Garzon

Por: Fredy Garzón/ Este comienzo de año no le fue muy favorable al alcalde de Bucaramanga, el desmedido cobro del impuesto predial con alzas que superaron del 200 hasta el 500% motivaron al contribuyente a rechazar este gravamen y solicitar ante el IGAC la revisión del avalúo catastral, tan ciertamente cuestionado por los gremios de la ciudad, la clase dirigente, medios de comunicación y ciudadanía en general; a la fecha ya se superaron las 10 mil reclamaciones, esto sin contar que a los hogares de los bumangueses no les ha llegado el recibo predial por debajo de sus puertas.

La demanda de $579 mil millones por parte de la Unión Temporal Vitalogic RSU a la Empresa de Aseo de Bucaramanga (EMAB), por el contrato multimillonario de 250 millones de dólares donde el hijo del alcalde, la exesposa del mandatario local y altos funcionarios del gobierno a través de artimañas y trampas quería quedarse con una buena tajada de este negocio; ha sido también un mal comienzo en este nuevo año 2019.

La ratificación del cierre del relleno sanitario “El Carrasco” es otro hecho de comienzo de mes que no le favorece a Rodolfo Hernández, teniendo en cuenta que son varios los municipios que depositan las basuras allí, es responsabilidad directa del alcalde de Bucaramanga el manejo y la administración del relleno sanitario, que por su improvisación, desconocimientos técnicos y la corrupción de personas que como el alcalde y sus antiguos socios compiten por quedarse con el negocio de los desechos, han llevado al colapso y tragedia ambiental del área metropolitana en esta materia.

El escaso sentido humanitario y cristiano del alcalde ha llegado hasta el punto máximo de no permitir que los hermanos venezolanos que sufren la tragedia del desplazamiento y la migración, pueda recibir alimentos que con gran dificultad sus compatriotas recaudan para ellos.

Otro hecho que la ciudadanía rechaza y no le favorece al alcalde, se dio a finales del mes de enero y fueron las arbitrarias reducciones de muchos ejes viales de la ciudad a través de pines y reductores de velocidad que impiden el flujo vehicular y la movilidad, al parecer la Dirección de Tránsito de Bucaramanga no sabe qué hacer con los recursos y derrochan los mismos sin ningún criterio técnico o estudio previo.

Para ponerle la cereza al pastel en su triste comienzo de año, Rodolfo y su séquito de fanáticos que se ufanan de ser transparentes e incorruptibles, vincularon al gobierno de los cristalinos, como directora del Imebu a la esposa de José Domingo Cortes del Partido Liberal, Liliana Carrillo; como asesor de Bomberos a un antiguo jefe de contratación del congresista Richard Aguilar, igualmente se vinculó un buen número de contratos de prestación de servicios de los congresistas Jaime Durán y Edgar Gómez.

En fin, para Rodolfo Hernández este comienzo de año lo tiene muy mal, sus alocuciones por Facebook Live, su bodega de redes sociales con perfiles falsos y las estratégicas pautas en medios de comunicación no sirvieron de mucho en este mes de enero que pasó.

Es por eso que enero tuvo al alcalde al borde de la locura y de pasó llevó a la locura a nuestra ciudad.

Twitter: @ELDENUNCIANTEo