El ‘Mercadillo’ bumangués

0
Corrillos-Yo-opino-Luz-Elena-Mojica

Por: Luz Elena Mojica Gamboa/ En un recorrido por mi bonita Bucaramanga, quise conocer más acerca del programa de la alcaldía denominado “Mercadillo Campesino”, el cual  se realiza todos  los domingos en diferentes sectores de la ciudad. Actualmente existen cuatro mercadillos, en los parques San Pio, de los Niños, de los Sueños y Neomundo; trabajadores del campo habitantes de los tres corregimientos y veredas, trasladan los productos que cultivan en sus fincas para brindarnos una propuesta muy interesante y positiva para los habitantes urbanos de esta ciudad; calidad y variedad en sus productos, cómodos precios y excelente atención al cliente, es su característica principal.

Pensando en todos estos beneficios, no solo para mí sino para la comunidad, me entusiasmé a hacer mercado en cada uno de los mercadillos y pude comprobar personalmente que es una excelente propuesta de la Administración Municipal; interactúe con varios vendedores y estos fueron sus opiniones: Patricia Chía: “El mercadillo es bueno, solicitamos que sean dos días, iniciando desde el mediodía del sábado hasta el domingo”. Isabel Ortiz Velázquez, vereda Santa Rita, Corregimiento 1: “LLevamos 9 meses, la alcaldía coloca el espacio, la infraestructura, mesas, carpas, logística, nos dan camiseta, gorra y chaleco”.

En el mercadillo del Parque San Pio, el más antiguo de todos; tuve la grata sorpresa de encontrarme con Mayda López, edil del Corregimiento 3, presidenta de la JAC Vereda Santa Bárbara, kilómetro 9: “Somos 350 expositores, estamos divididos por zonas, frutas y verduras, pollos y huevos, productos terminados, artesanos; al campesino nos cambió la vida porque Centroabastos compraba a mitad de costo y aquí tenemos la oportunidad de venderlo a mejor costo y la calidad de vida ha mejorado, ya hemos salido de deudas”.

De igual manera, Olga Lucia Cabrera, Corregimiento 1 Vereda Angelinos, expresó: “Pido que seamos cooperativa para legalizarnos”; Liliana Aguilar: “Me parece bien, pagamos $3.500 por cada tablón, no me gustaría que fuera dos días, porque hay que pagar hospedaje, alimentación, transporte”.

Conversamos con Mayerli Guarín, coordinadora del mercadillo del Parque San Pio, funcionaria de Desarrollo Social, Umata: “La respuesta del campesino es muy positiva, los ciudadanos la aprovechan desde las 7 am, el consumidor compra directamente, no hay intermediarios; existe proceso de selección, se escogen aleatoriamente, ellos hacen una carta, se le hace una visita y luego se citan para capacitarlos”.

En el mercadillo del Parque de los Niños, barrio Antonia Santos, recogimos impresiones de los compradores como: “Al principio no queríamos porque taparon la vía, pero la gente ya se ha adaptado, hay precios cómodos”; inician a las 5 de la mañana hasta las 4 de la tarde, cada quien trae lo que tiene en la finca, les dan una ubicación fija;  cada carpa es compartida, son 100, a veces toca comprar productos por fuera, para que la gente lleve de todo, por ejemplo la papa hay que comprarla en el páramo, ningún corregimiento produce papa; los ingresos son de $80.000 libres, después de pagar transporte, hay que madrugar mucho, algunos viajan desde las 12 de la noche del sábado para estar aquí el domingo.

También los campesinos expresan: “El camión hace un recorrido de 22 kilómetros, el tiempo es de tres horas, el camión es de un muchacho que hace un recorrido y nosotros mismos bajamos la carga. Es una bendición, porque me ha ayudado mucho en la familia económicamente, me ha ayudado para el estudio de mi hija, el mayorista nos da por la cabeza, porque nos paga como quiere, aquí vendemos directamente sin intermediarios, tenemos miedo de que el alcalde que entre nos quite el mercadillo”.

También nos contaron que tiene la posibilidad de tramitar con el Banco Agrario créditos de  millones sin intereses, para pagar en seis años, piden certificado de libertad y tradición de la finca y si no es propietario piden fiador, dan dos años de gracia interés al 2.0%, otorgan este crédito para siembra y cultivo de la finca.

“Algunas personas nos dicen campesinos maleducados y brutos, nos insultan porque no nos quieren ver, pero hemos hecho capacitaciones, pedimos respeto porque nosotros educadamente venimos acá y traemos los productos para servirle a la comunidad y no para molestarlos, esto le sirve a la comunidad”.

En el Mercadillo de Neomundo, me deleité con un riquísimo vino artesanal; conversé con Luis Fernando Sierra, habitante del Corregimiento 3, Vereda El Pedregal: “Es muy bueno cultivar la uva, hacemos un vino natural sin conservantes, “Vinos Villaluz”, dos años de fermentación. Este mercadillo ha ayudado de verdad a los campesinos, pero pedimos que le pongan más cuidado al campo, que se les den más oportunidades al campesino”.

Sin lugar a dudas, son importantes los beneficios, para el caso de los compradores, encontramos: Precios reales y más bajos, ya que sin la intervención de intermediarios o distribuidores no se encarecen los costos y esto es demasiado importante para las familias, sobre todo en estas épocas donde la economía familiar se debe cuidar demasiado; productos muy frescos, porque llegan casi en su totalidad el mismo día del mercado y están recién producidos o cosechados; la ubicación cercana a los hogares, según el respectivo sector, facilita el acceso a los productos, al igual que el horario desde muy temprano en la mañana; también podríamos agregar la amplia variedad de oferta de productos, haciendo todo esto junto que sea muy atractivo visitar y comprar en estos mercadillos.

De igual forma  ha resultado muy favorable para los productores que participan en estos eventos, campesinos que encontraron un espacio de comercialización directa de sus productos con múltiples ventajas: Poder vender al precio real sin necesidad de incrementar los costos para beneficio de terceros; reconocimiento de la comunidad y del gobierno de la ciudad a su esfuerzo y labor; comodidad de espacio, porque una vez seleccionados ya disponen de una ubicación para su trabajo; capacitaciones que les ayudan a vender más y de mejor manera sus productos; tranquilidad de saber que el fruto de su trabajo no solo no se perderá sino que será reconocido justamente en el precio y también es un beneficio muy importante considerar la posibilidad de crear una cooperativa, legalizarse y fortalecerse como asociación.

De todo mi recorrido agrícola pude concluir que la mayoría de los campesinos coinciden en solicitarle al alcalde que los apoye para que la venta de sus productos se realice en dos días, por lo menos iniciando desde las 3:00 pm del día sábado, asi aprovechan el mismo costo del transporte, el esfuerzo y pueden vender todo lo que traigan; al mismo tiempo solicitan que haya apoyo por la autoridad de tránsito, para que le facilite a los compradores estacionarse provisionalmente y de forma ordenada mientras realizan la compra.

Finalmente, la experiencia para mi fue muy grata, vi a los campesinos felices, muy contentos hablé con unas personas maravillosas, que transmiten la tranquilidad que les proporciona la naturaleza, muy orgullosos de su origen, algunos portaban su sombrero, carriel y poncho, otros la camiseta, el chaleco y la gorra que les da la alcaldía; venden productos sin insecticidas y a muy buen precio, amantes de sus tierras, quienes piden ser tratados con respeto y más inversión en vías e infraestructura para sus comunidades.

Les recomieno visitar con frecuencia estos mercadillos, Eustorquio Quintero, Vereda Maragüeyes, del Corregimiento 2 elabora un pan criollo en horno de leña, sin levadura, sin saborizantes, con mantequilla criolla, la de vaca, es más sano, macizo, una verdadera delicia para el paladar y si de celebraciones se trata el vino de Villa Luz no puede faltar.

Seguiremos apoyando al campesino quien con tanto amor cultiva en nuestras tierras, porque asi existan veredas ubicadas a dos o tres horas de distancia de la capital, todos hacen parte de nuestra ciudad, por ello al traer el campo a los parques tenemos un mercadillo bumangués, espectacular para disfrutar!

Twitter: @LuzElenaMojicaG

Facebook: Luz Elena Mojica Gamboa

Correo: luz.mojicagamboa@gmail.com