Barrancabermeja no puede ceder ante la delincuencia

0
Corrillos-Yo-Opino-Pablo-Arteaga

Por: Pablo Arteaga/ Los defensores de derechos humanos han expresado que desarrollar su ejercicio político cada vez es más riesgoso y que no lo abandonan, porque muchas personas, la mayoría de ellas víctimas buscan de ellos como poder solucionar sus problemas, todo porque son conocedores de como tramitar y reclamar ante una injusticia; esta acción significativa con miras de ayudar a la población, es manejada con cierta pericia por los defensores, para evitar seguir siendo víctimas de las organizaciones delictivas, enemigas del bienestar y que con ansias buscan muchas veces como imponer su poder.

En reciente informe entregado por Asdehir y el Espacio de Trabajadores y Trabajadores de DDHH, quienes manifestaron con cifras, que el Puerto Petrolero tiene un fuerte control delincuencial. Pese que existe una alerta temprana, la 076 de 2018 expedida por la Defensoría del Pueblo; son 66.000 las personas que se encuentran en riesgo y están geográficamente ubicadas en las comunas uno, tres, cuatro, cinco, seis y siete, muchos de ellos líderes comunitarios, intimidados por bandas armadas al servicio del microtráfico, que ven en ellos una amenaza para su negocio ilegal.

En varias de estas comunas predomina de a dos o más organizaciones delincuenciales; ya cansados de esto, ciudadanos que prefieren ocultar su identidad por temor, han denunciado que viven alarmados por la existencia de ‘ollas’ en los barrios y que las autoridades saben dónde están; lo que no entienden es por qué no toman acciones necesarias para desmantelarlas.

Esta es una situación que ahonda la crisis de la ciudad, por varios factores, uno de ellos el peligro que generan los consumidores de estupefacientes, que muchas veces roban, aumentando las cifras de inseguridad. Otro factor es la gran falta de oportunidades laborales, esto hace que desempleados se metan de cierta forma en el negocio de las drogas, creando un gran problema social.

Es lamentable el panorama en materia de seguridad para la ciudad, otro de los datos importantes que advierte en el informe, es que hay reportadas 82 agresiones a defensores, dentro de ellos hay 73 amenazas, seis hurtos de información sensible, dos atentados y una retención arbitraria, sumando a que existen 12 grupos armados. De estas agresiones 51 fueron presentadas a la Fiscalía, 14 a la Defensoría del Pueblo y cuatro a otras autoridades locales.

Los desplazamientos y la inseguridad, crecen entre la población que teme denunciar para evitar retaliaciones o ser nuevas víctimas. Cabe recordar que Barrancabermeja ha sido una ciudad, que ha sufrido los rigores de una guerra innecesaria en donde sus hijos, muchos de ellos padres, hermanos han perdido la vida, solo por estar en el bando contrario o por estar en contra de los ideales de los delincuentes.

No podemos dejar de lado y exigir al gobierno local y departamental que proteja, respalde y garantice la labor de los defensores de derechos humanos, que de una u otra forma apoyan la gestión y la calidad de vida de los habitantes de la región.

Es por ello necesario escuchar a estos líderes sociales, quienes consideran importante realizar un análisis periódico de la situación en general de la región, en donde las entidades locales, departamentales y nacionales, encargadas a garantizar los derechos humanos y la seguridad de la población en general, puedan comprometerse en buscar los factores riesgo y las fuentes amenazantes, para eliminarlas.

Que la Fiscalía cumpla con su papel investigador y que sea aliado de los derechos humanos, que apoye la labor de los defensores, quienes han afirmado que de los casos presentados la gran mayoría no son resueltos.

Como líder político apoyo a las organizaciones defensoras de derechos humanos, ya que con su ayuda muchas personas que no han tenido eco en sus denuncias han salido a flote gracias a la influencia y a su dedicación.

Correo: arteagapab@gmail.com

Twitter: 2018Arteaga