La polarización electoral

0
Corrillos-Yo-Opino-Carlos-Monroy

Por: Carlos Monroy/ El 26 de mayo del 2018 compartí por este mismo medio algunas apreciaciones sobre una aparente tendencia política de Derecha en la región, afirmaciones que gozan de plena vigencia sobre el panorama político actual.

El llamado “giro a la derecha” latinoamericano del que hoy hablan los medios de comunicación llegó por cuenta de una tendencia que culminó con la elección de Jair Messias Bolsonaro en Brasil, pero que venía precedida por las victorias de Mauricio Macri en Argentina, Sebastián Piñera en Chile, Lenin Moreno en Ecuador y desde luego Iván Duque en Colombia. No obstante, el histórico protagonismo de un político de izquierda en la recta final a la Presidencia de Colombia como Gustavo Petro y la victoria de Andrés Manuel López Obrador en México han sido un gran estimulante para los movimientos de izquierda en la región. Tanto Bolsonaro como López Obrador llegan a las dos mayores economías de Latinoamérica con un discurso anticorrupción, antiestablecimiento y de polarización cada uno de ellos en orillas políticas diferentes, lo cual prueba una vez más lo mucho que se parece la izquierda y la derecha cuando de buscar y ejercer el poder se trata.

En Colombia, el segundo país más feliz del mundo de acuerdo con la última encuesta de Gallup International, desde el proceso de paz y las últimas elecciones presidenciales la polarización ha sido la constante donde un sector de movimientos y partidos políticos consolidados como el sector alternativo, han promovido la renovación desde un discurso anticorrupción que le plantea un gran reto a los políticos tradicionales.

En el 2019 mientras Germán Vargas Lleras piensa abrir su propia oficina de abogado especializada en Derecho Administrativo; Álvaro Uribe Vélez espera ansioso la salida del Magistrado Barceló de la Corte Suprema de Justicia; y el Presidente Iván Duque intenta recuperar su imagen favorable después de caer del 54 al 27 por ciento durante sus primeros 100 días de gobierno debido a su interés de ampliar el IVA a la canasta familiar y las protestas estudiantiles; los colombianos tendrán que decidir en las urnas en cada uno de los territorios si respaldan la continuidad de quienes representan la política tradicional o le dan su voto de confianza a quienes no han tenido la oportunidad de gobernar y representan el sector alternativo, eso será clave para las próximas elecciones presidenciales y sin lugar a dudas tendrá repercusiones en el tablero político latinoamericano.

En Santander las cosas no podrían ser diferentes, el empresario Leonidas Gómez quien estuvo en el segundo renglón en las últimas elecciones a la Gobernación, renunció al Senado de la República con tan solo 5 meses de haberse posesionado para buscar la Gobernación en la próxima contienda electoral, y el también empresario Rodolfo Hernández, alcalde de Bucaramanga bastante mediático, inclusive entrevistado recientemente por el polémico periodista peruano Jaime Bayly donde expone con soltura lo que él considera ha sido su gobierno: “un golpe contra la corrupción”. Ambos empresarios pertenecen al mismo sector alternativo que se estará disputando en las próximas elecciones regionales las Gobernaciones, Alcaldías, Asambleas y Concejos de la Colombia Territorial.

Este es el patrón electoral de polarización que algunos tratan de mostrar bajo una óptica maniqueísta en el cual las opciones se reducirán a dos en buena parte de las entidades territoriales desde el inicio de las contiendas y no al final como suele suceder en la mayoría de procesos para medir la opinión pública frente al trabajo de campaña.

Libro recomendado: “Caminando con el Destino” de Andrew Roberts

Twitter: @MonroyCarlosA 

Facebook: @monroycarlos1