Así fue el bochornoso acto en el que le lanzaron ratas vivas a Uribe en plenaria

0
Corrillos-Alvaro-Uribe

Tan solo unos minutos después que en la Plenaria del Senado se había vivido un gesto de reconciliación sin precedentes entre Sandra Ramírez, senadora y viuda de Tirofijo, quien le entregó como símbolo una planta al senador Álvaro Uribe Vélez, ayer alguien arrojó desde las barras del capitolio un paquete con cuatro ratones blancos vivos envueltos en confeti.

El hecho produjo conmoción entre los congresistas y recién pasada una hora, sobre las 7:00 p.m., el presidente de la corporación, Ernesto Macías, decidió levantar la sesión y convocarla nuevamente para hoy, a las 3:00 de la tarde.

Cuando la senadora Ramírez inició el acto simbólico Uribe estaba fuera del recinto, pero decidió volver a su puesto para recibir de sus manos la pequeña planta, como parte de un acto de reconciliación convocado en el marco del Día de los Derechos Humanos.

Según la senadora y viuda del fundador de las Farc, esta planta simbolizaba la “construcción de una nueva patria” y por la connotación política, buscó al expresidente para entregársela personalmente.

“Aunque tengamos diferencias profundas en nuestra ideología podemos encontrarnos en lo que nos une”, aseguró tras entregar la mata.

Frente a ello, Uribe le respondió con cortesía: “Le agradezco la matica, no me podía negar a recibírsela, pero le ruego entender que hay unas diferencias”.

Corrían las 4:30 p.m. y aunque se anticipaba una plenaria tensa, por la acusación contra el magistrado Gustavo Malo por el cartel de la toga en el primer puesto del orden del día, para ese momento, el gesto entre Uribe y Ramírez relajó el ambiente.

El marco no podía ser mejor, previamente, Berta Fríes, una de las víctimas del atentado contra el Club El Nogal, había hablado de la reconciliación y del perdón a las Farc, autora de este episodio que dejó 36 muertos en 2003. Sin embargo, el paquete que lanzaron con roedores recordó, pese a las buenas intenciones, la polarización del país. Terceros, sin identificar, acabaron con el momento interesante para la construcción de la paz política.

Plenarias sin barras

“Tomamos la determinación de terminar el semestre legislativo sin gente en las barras, no nos pueden acusar de legislar a las espaldas del país porque las sesiones son transmitidas por televisión o por streaming, además, quedan grabadas”, aseguró el Presidente del Senado, Ernesto Macías.

Aún no conoce quién arrojó este paquete, que cayó sobre el senador Álvaro Uribe Vélez, quien personalmente subió hasta donde se sitúan los espectadores para encontrar al autor del paquete con ratones.

Según el senador del Centro Democrático Santiago Valencia lo que cayó fue un paracaídas que venía atado a una bolsa y adentro estaban los cuatro ratones blancos. Tres de ellos no se movieron y el restante saltó y cayó en las rendijas del pupitre.

No se trata de un hecho para pasar por alto. No existe en los registros del Senado un evento similar. Lo más parecido ocurrió en 2006, cuando el entonces senador Carlos Moreno de Caro llevó una rata de juguete a una plenaria, con la cual cuestionaba al gobierno y a sus propios compañeros.