¡Yo me llamo!

0
Corrillos-Yo-Opino-Dilmar-Ortiz

Por: Dilmar Ortiz Joya/ Se transmite por la televisión colombiana el programa de concurso “Yo me llamo” en donde varios participantes intentan imitar a sus personajes favoritos sometiéndose al veredicto de un jurado calificador que los evalúa de acuerdo a su desempeño, colocándolos en riesgo o sacándolos como “palomitas” del concurso.

Resulta divertido el observar a lo que debe someterse un participante si quiere ganar el reality, como lo es el cambio de apariencia física, la forma de hablar, vestir, posturas, el tono de la voz, entre otras caracterizaciones y lo más angustioso, someterse al escarnio de los jurados y del público.

Si lleváramos éste programa concurso a nuestra realidad política con la presentación de personajes de la vida pública, nacional y regional, obtendríamos el siguiente escenario.

Primer concursante: “Yo me llamo…Iván Duque” Soy el presidente de Colombia hace 100 días aproximadamente.

Amparo Grisales diría: “No me erizas… Te falta talante como gobernante, debes asumir tu personaje de presidente de la República con “perrenque”, no puedes estar vacilando en la toma de decisiones. Tú te posesionaste como Presidente, no como equilibrista, ni cantante. Ahora, no puedes engañar al jurado, al público que te eligió por tus promesas de campaña, debes decirles a los colombianos como encontraste las finanzas del Estado administrado por quien imitaba a un “premio Nobel de Paz”, debes “interpretar” el clamor del pueblo y debes cumplir con tu palabra “entonando” con afinación el no a subir impuestos y el sí al subir el salario. No te queda bien el ejemplo de los siete enanitos, estás desafinando constantemente ¡Quedas amenazado!

Segundo participante: “Yo me llamo… Alberto Carrasquilla” Soy el Ministro de Hacienda y Crédito Público en la era del presidente Duque.

Cesar Escola diría: “Me gusta tu forma de vestir, estas bien “lookiado” tienes clase para ser ministro, pero no estás haciendo bien tu trabajo porque no escuchas a tus profesores de “técnica de impuestos”. Quieres acabar con el público de clase baja y media buscando “grabar tu mejor versión” con el IVA para los artículos básicos de la canasta familiar. No “afinas ni tienes medida” en eso. Estas totalmente a destiempo en la “nota tributaria” y tienes un “falsete” en tu vestimenta pues te veo un “rabo de paja” en ella. Ahora te recuerdo que ya estuviste en riesgo de ser “censurado” por el Congreso de la república por los llamados “bonos de agua –  Carrasquilla -” y pudiste haber salido como “palomita” del gobierno nacional; así que, debes replantear la forma de conseguir recursos para el Estado, pero sin “grabar” más al pueblo colombiano” ¡Quedas en riesgo nuevamente, cuidado!

Tercer concursante: “Yo me llamo… Néstor Humberto Martínez Neira” Soy Fiscal General de la Nación.

Pipe Bueno diría: “A ver papito… Nos estás mintiendo al caracterizarte de Fiscal General de la Nación, pues las investigaciones contra Reficar, carrusel de la contratación, Odebrecht, los homicidios, extorsiones, secuestros no han dado ningún resultado. Cometiste un error garrafal en tu “interpretación del personaje” al haber nombrado como fiscal anticorrupción a Luis Gustavo Moreno haciendo quedar mal a todo tu equipo y funcionarios de la Fiscalía y ahora guardando un silencio “sepulcral” al no informar sobre los actos de corrupción – coimas- en el tema de Odebrecht que te enteraste.

Rompiste la “urna de cristal” y eso es grave para seguir en el concurso. Tu tono de voz cambio con ésta última noticia; estás perdido en la “nota” no estas “a tempo con lo que dijo Pizano” y utilizas “glissandos normativos” incorrectamente para justificar tu defensa…papito vas mal, muy mal, involucionaste” ¡Quedas en riesgo a menos que renuncies al cargo por dignidad!

Cuarto participante: “Yo me llamo… Rodolfo Hernández” Soy el Alcalde de Bucaramanga 2016-2019.

Amparo Grisales diría: “¡Ay noooo! Qué Horror… No me erice, me has hecho es llorar de la rabia… No hay derecho que no te tomes en serio las funciones como Alcalde, que sigas pensando en ser candidato y no hayas asumido con “verraquera” tu cargo. Tienes un golpe “glótico” en tu voz que no me gusta. Tus alocuciones en “hablando con el alcalde” son puros quejidos “orgásmicos” y tienes un vocabulario muy “bajo”.

¡Además, no estás bien “lookiado” y no estas “afincado” con la comunidad pues te presentaste a la audición cantándoles “te voy a hacer la casita, que tanto te prometí…” ¡y nada! La inseguridad esta por todos lados, la malla asfáltica de la ciudad es un horror… Definitivamente no eres el alcalde de los bumangueses; aunque te abono que has luchado contra la politiquería, pero eso no es suficiente. Nos pintaste pajaritos en el aire ¡Quedas en total riesgo y te quedan 13 meses y medio de actuación!

Llega la noche de eliminación, pero antes de tomar la decisión de quién se va del concurso, se presenta una nueva marcha de protesta de los estudiantes que consideran que a través de la violencia serán oídas sus peticiones, que realizando actos vandálicos contra los bienes públicos y privados obtendrán sus resultados, que bloqueando las vías y agrediendo a todo aquel que no se les una en su “causa” alcanza para reunirse con el gobierno nacional, que consideran a los miembros de la fuerza pública como sus enemigos a quienes deben “chamuscar”. Una senadora les vuelve a recordar a los marchantes… “Estudien vagos”.

En fin, Ernesto Calzadilla evidencia una tensión por conocer cuál de los participantes queda excluido del concurso… El jurado se apresta a tomar la decisión en “Yo me llamo” y se pronuncian por unanimidad: “Benditas almas… Que entre el diablo y escoja”.

Correo: dilmar23@hotmail.com

Twitter: @dilmarortizjoya