El reversazo de Duque sobre los acuerdos de paz para agradar a sus nuevos aliados

0
Corrillos-polemica-ivan-duque-hoja-de-vida

La llegada a su campaña de un buen grupo de congresistas liberales, la U, Cambio Radical y Conservadores, que fueron artífices en el Congreso de validar los Acuerdos de la Habana, llevó al candidato presidencial Iván Duque a replantear su posición sobre lo pactado entre el gobierno y la Farc, sin duda, para sostener la alianza política que le permita el triunfo el 17 de junio.

El reversazo de Duque no cayó muy bien entre los sectores de la derecha que fueron los grandes promotores de su aspiración, sin embargo se han mantenido en silencio –incluyendo Uribe- para no incomodar a los recién llegados.

La nueva posición del candidato del Centro Democrático se dio a conocer este domingo durante una entrevista que ofreció a El Tiempo, donde reconoce, por ejemplo, que “hay que celebrar que fueron unas elecciones muy tranquilas”, advirtiendo que en parte se debe “con acallar muchos fusiles”.

Frente al hecho de echar para atrás los acuerdos, pese a que la Corte Constitucional abrió una posibilidad el año pasado a las autoridades competentes para hacer modificaciones, indicó que “no voy a acabar con los acuerdos, pero sí les haré modificaciones o reformas, sobre todo en beneficio de las víctimas”.

En una extensa entrevista realizada por Yamid Amat, reiteró lo que los sectores de la antigua ‘unidad nacional’ estaban esperando: “No voy a hacer trizas los acuerdos. Por el bien del país y pensando en unir a Colombia, habrá modificaciones y ajustes que permitan tener una paz creíble, sostenible y cimentada en la justicia”.

También se refirió a los incumplimientos del Estado con la antigua guerrilla: “Voy a garantizar que las bases guerrilleras tengan verdad, justicia y reparación, y que gocen de la protección del Estado. Pueden estar tranquilos”.

Duque reconoció que se debe hacer un acuerdo con el Eln, como el que adelanta el gobierno en la actualidad: “Puedo aceptar una medida transicional, que sea la reducción sustancial de penas, pero no la ausencia de penas”.

Y celebró la llegada del liberalismo a su campaña: “(A César Gaviria) lo conozco desde hace mucho tiempo y hemos tenido siempre una relación amable; me parece que ese tipo de conversaciones son valiosas. ¿Qué veo yo? Por un lado, el deseo mío de decirles a todas las bases de los partidos políticos y también a sus dirigentes que vean nuestro programa, analicen y, después de hacer una evaluación seria, si lo consideran, lo consulten a su gente y vean si hay posibilidad de encontrarnos, porque mi deseo es unir a los colombianos”.