“Me hicieron un montaje, me imagino que fue el alcalde”: Luis Andelfo Trujillo

0
Corrillos-me-hicieron-un-montaje

“Dime con quién andas…”, el viejo adagio popular encierra la verdadera cara de Luis Carlos Hernández Oliveros, el hijo del alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández Suárez, quien participó en uno de los escándalos de corrupción más grandes de los últimos tiempos: el cobro de una millonaria coima por influenciar a su padre para que ordenara a la Emab la suscripción  de un leonino contrato con Vitalogic RSU.

Desde que Corrillos! destapó el negocio de corretaje, también puso en evidencia como la familia de Hernández Suárez interfiere –para su propio beneficio económico- en las decisiones ejecutivas en la Administración Local. Prueba de ello son los tres negocios adicionales en lo que Luis Carlos y su socio y amigo, Luis Andelfo Trujillo Rodríguez, han querido participar por debajo de la mesa.

Trujillo, quien es el testigo clave del escándalo del corretaje, además de ser cómplice del hijo del Mandatario, también era amigo personal de la familia, hasta el punto que les prestaba dinero constantemente para que mantuvieran el lujo y las apariencias.

El pasado miércoles, en un sorprendente operativo del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía General de la Nación, Trujillo Rodríguez fue capturado en Cúcuta, donde residía desde hace unos meses. El operativo incluyó un allanamiento a su residencia.

Aunque para Luis Andelfo, el proceso por presunto lavado de activos y enriquecimiento ilícito en su contra es una forma del alcalde de Bucaramanga de acallarlo, para que no siga denunciado a su familia; lo cierto es que las pruebas en su contra podrían llevarlo a la cárcel un buen tiempo y por ende, llevarse consigo a Luis Carlos, con quien hace negocios desde hace varios años.

 

“Me quieren acallar”

Tras el operativo de allanamiento y posterior captura, Luis Andelfo Trujillo Rodríguez, desesperado intentó comunicarse con Corrillos!, medio de comunicación a través del cual ha puesto las denuncias de corrupción en el gobierno de Bucaramanga.

Dijo: “Me acaban de capturar con tremendo operativo en Cúcuta” y dejó en claro quien estaría detrás del mismo: “Claro esto es del alcalde (Hernández), enviados por él”.

El proceso contra el socio y amigo del hijo de Rodolfo Hernández, extrañamente no fue informado  en la web de la Fiscalía General de la Nación como se hace generalmente con otros operativos judiciales.

El propio Trujillo Rodríguez dijo a este medio de comunicación que lo habían inculpado de los delitos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito. “Imagínese, montado por el alcalde, me imagino”, informó.

También indicó que el proceso es “por unas exportaciones que hice a Venezuela. Pero esta es una forma de jalarme para el caso (Vitalogic) del alcalde de allá”

Confirmó que “todo esto es una forma de presión por ese caso. Por eso ahora voy a contarlo todo a la Fiscalía. El Alcalde tenía conocimiento del caso Vitalogic.  Todo está grabado y en audios. Hay pruebas donde Luis Carlos afirma que le contaba todo al papá”, situación que salpica más al Mandatario y a su hijo.

 

Procesos por corretaje no se mueven

Pese a que ya han trascurrido más de tres meses desde que el propio Luis Andelfo Trujillo Rodríguez puso en conocimiento de la Fiscalía y de la Procuraduría el negociado donde él, unos particulares y el hijo de Rodolfo Hernández – con el conocimiento del propio burgomaestre- pactaron repartir comisiones por obtener el millonario contrato de nuevas tecnologías; en estos entes de control los procesos no se mueven.

Trujillo Rodríguez entregó pruebas en audios, conversaciones por Whatsapp y correos electrónicos, donde echa de cabeza a sus socios, salpicando al propio alcalde, a su hijo Luis Carlos a su esposa Socorro Oliveros y a varias empresas, entre ellas a Vitalogic.

En el corretaje suscrito y notariado, se consigna la distribución de comisiones por la asignación del contrato de más de 250 millones de dólares. Esta denuncia, exclusiva de Corrillos!, puso en tela de juicio la transparencia del gobierno bumangués.

 

Otros negocios de Trujillo y Luis Carlos

Luis Carlos Hernández Oliveros, el hijo del burgomaestre, no solo estaba detrás de la millonaria coima que ganaría en el eventual caso que su padre autorizara a la Emab que firmara el contrato para poner en marcha la transformación en energía las basuras que llegan al Carrasco. Él ya había influido ante el gobierno local en otros contratos, que puso al descubierto este medio de comunicación.

Junto con Luis Andelfo Trujillo Rodríguez, lograron que el alcalde de Bucaramanga firmara un contrato para persuadir el cobro persuasivo y coactivo a las empresas de telefonía celular que tienen ubicadas antenas de su propiedad en la ciudad.

También reveló Trujillo un negocio que provenía de los recursos del Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (Fonpet) y el otro, el jugoso contrato de vigilancia. Según él, en todos los negocios planeados, tanto el alcalde como Luis Carlos le “dieron por la cabeza”.

“Pero el hombre (Luis Carlos) igual que el papá no fueron serios y responsables en los negocios”, dijo Trujillo en una entrevista a Corrillos! el pasado 6 de marzo, lo que lo llevó a poner en conocimiento las graves irregularidades que se dan dentro de la alcaldía de Bucaramanga.