¿Tiene posibilidades Jorge Cote Cadena para ganar la gobernación de Santander?

Aunque no se ha conocido un pronunciamiento oficial de la dirección nacional del Centro Democrático que anuncie su escogencia como candidato único de esa colectividad para la Gobernación de Santander –como si se hizo con Carlos Gómez Espitia para la Gobernación de Córdoba y Wilson Flórez Vanegas para la de Cundinamarca- Jorge Cote Cadena fue el ungido, según un escueto mensaje publicado en Twitter.

La noticia fue confirmada por los congresistas ‘uribistas’ María del Rosario Guerra y Edwin Ballesteros en sus redes. El candidato hizo lo propio: «Toda mi gratitud y afecto a mi partido Centro Democrático. Trabajaremos de sol a sol por llevar a cada rincón de Santander los valores del partido y que cada persona recobre la esperanza y confianza en que construiremos un mejor departamento y cumpliremos».

La designación de Cote Cadena se da luego de una larga y tormentosa espera, que incluyó la renuncia de cuatro de los seis precandidatos oficialmente inscritos, chismes de una supuesta amante y la propia renuncia a su precandidatura por motivos que a la fecha aún no son claros, pese a que éste emitió un escueto comunicado.

Aunque ya cuenta con el aval ‘uribista’, que lo llevó a reversar la decisión de declinar su aspiración, al empresario y ahora candidato al primer cargo seccional le toca un duro hueso de roer, especialmente porque detrás de los infructuosos foros en las provincias, la falta de un consenso entre los competidores por el aval y los chismes que afectaron la vida personal de los precandidatos, la búsqueda del candidato único trajo consigo mayores desilusiones que alegrías.

De hecho, que ahora Jorge Cote ya tenga en su poder el apoyo de su partido, las grietas generadas en el proceso de escogencia serán difíciles de sanar, especialmente porque ya varios de quienes participaron por el aval no quieren saber nada de las elecciones para la gobernación, la mayoría decidió meterse de lleno en sus respectivos proyectos electorales.

Se creía, por ejemplo, que el diputado Mario Antonio Cárdenas, quien llegó hasta el final del proceso de escogencia, podría convertirse en el jefe de campaña de Cote, pero no será así. El sacerdote retirado se dedicaría –como plan b- a buscar su reelección en la Asamblea de Santander.

Igual sucede con el exdiputado Iván Aguilar, quien desde hace 15 días decidió hacerse a la idea que no sería el ungido –según fuentes nacionales- por haber perdido la confianza del ‘uribismo’ pura sangre, al unirse hace cuatro años al entonces candidato liberal para la gobernación Didier Tavera y luego hacer parte de su gobierno. Su mejor salida, montar carpa para la alcaldía de San Gil. Sin embargo, todavía no cuenta con el espaldarazo del Centro Democrático para esa campaña.

Y así sucesivamente, Luis Fernando Castañeda (Chumy), Sergio Santiesteban Herrera y José de Jesús ‘chucho’ Villar, quien fueron los primeros que tomaron las de Villadiego y hoy están por su cuenta en materia electoral.

La soledad que trajo el aval

El panorama electoral para Jorge Cote Cadena no puede ser peor. Qué su partido ostente hoy el poder nacional no es garantía de su triunfo en Santander. De hecho, analistas políticos han expuesto que en este departamento solo hay ‘uribismo’ pero no partido político.

En pocas palabras, en elecciones cuando no juega Álvaro Uribe para algún cargo de elección popular, las bases se desaparecen, participan en candidaturas ajenas al Centro Democrático. Y esto se basa en el hecho que solo ven al expresidente como su verdadero líder. Los demás, solo son los demás.

La situación es compleja. Además de la división suscitada por el proceso de escogencia del candidato a la gobernación, la decisión tomada por las directivas nacionales no deja de ser tardía. Cote Cadena tendrá que pedalear tres veces más rápido que los competidores que iniciaron mucho antes que él. Su edad, sus limitaciones económicas y su falta de experiencia electoral, se convierten en factores en contra.

Leonidas Gómez-Gómez (Polo Democrático), Emiro Arias (Santander no se rinde’, movimiento por firmas) Mauricio Aguilar (‘Siempre Santander’ movimiento por firmas) y el propio Elkin Bueno Altahona (Cambio Radical, sectores liberales, la U y una buena parte del Centro Democrático); le cogieron ventaja. Esa situación lo propone como el más débil y por ende, su campaña sería -a mediano plazo- la primera en declinar, tras pactar una posible coalición.

La otra opción que le queda, si decide ir hasta el final: «Morir de pie»

Las grandes fuerzas ya no están

En materia de intención de voto, Corrillos conoció una encuesta contratada por el propio Centro Democrático, la cual revela que, aunque Jorge Cote tiene la mejor opción entre los precandidatos ‘uribistas’ (con un 7 por ciento), también es cierto que está por debajo de Bueno Altahona, Leonidas y Aguilar. Entonces se convierte en lo que los expertos denominan “un candidato no viable”.

Además de las mediciones estadísticas, en materia de votos, el Centro Democrático está “delgadito” con respecto a las elecciones de hace cuatro años. En ese entonces el partido de Uribe en Santander tenía dos grandes aliados poderosos electoralmente, la Misión Carismática Internacional (MCI), la misma que eligió –inicialmente- a Johana Chaves como Representante a la Cámara y el movimiento de los Díaz Barrera, que también logró la elección –tras la pérdida de investidura de Chaves- de Marcos Díaz Barrera en la cámara baja.

Ante este sombrío panorama, Cote Cadena necesitará un milagro si desea llegar al Palacio Amarillo. Qué Uribe le alce el brazo en campaña no es una opción recomendable, por experiencias sufridas. A los entonces candidatos Marta Pinto De Hart (alcaldía de Bucaramanga) y Pedro Julio Solano (alcaldía de Floridablanca), esa maniobra publicitaria no les resultó efectiva.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password