Transparencia en los procesos de selección para cargos públicos

Por: César Augusto Torres Lesmes/ Quiero iniciar con este entremés, antes de iniciar con el título del artículo: Es indudable que nuestra clase política santandereana y colombiana cada día demuestran la clase de material del que están hechos. He conocido políticos que son muy buenos en los meses anteriores al proceso de elecciones y cuando son electos se transforman en seres abominables que hacen sufrir a las personas que los ayudan a llegar a su meta; expertos negociadores de los cargos públicos y duros en mantener en posiciones laborales importantes a personas que retrasan el buen y gran futuro de la función pública en nuestro país.

Si usted, mi querido lector, se ha preguntado por qué existen ciertos funcionarios públicos que retrasan sus procesos; por qué la mayor parte de las gestiones deben ser tuteladas; la respuesta es la siguiente: Se debe a estos políticos que nombran personas que se creen Dios y que piensan que usted y yo solo servimos para sus fines maquiavélicos; pero por sobre todo, porque quienes llegan a ciertos cargos públicos no tienen idea de lo que deben hacer.

Por lo anterior, le informo que la causa principal, se debe a que los procesos de “meritocracia o de selección” han sido permeados por la burda manía de la intervención de personajes políticos funestos para la función pública.

Es increíble y triste que esta clase decadente de políticos –por los que usted y yo votamos– se dediquen a dañar los procesos en los cuales usted y yo podemos participar y que al demostrar nuestros conocimientos y experiencia aportemos un cambio y transformación de las entidades del Estado.

Me he preguntado más de una vez ¿Por qué la clase política corrupta no apoya a quien queda de primero en las pruebas de selección? La respuesta fue extremadamente motivadora; si usted, al igual que yo, ha participado en un proceso de selección pública, y a pesar de haber sido el primero en el proceso, con las mejores calificaciones, no lo eligieron, tranquilo – levante su frente en alto, mire al cielo y diga: Gracias Dios por lo que no me permites, porque me libras de problemas– que quiero decir con esto, sencillo: Si usted no ha sido seleccionado, es porque este tipo de clase política corrupta no vio en usted el reflejo de lo que ellos son –eso se traduce en que usted es una persona honesta; usted no se prestaría a realizar procesos de contratación deshonestos; usted no contrataría personas que no cumplieran con el perfil; usted no se prestaría para robar el erario, que es la riqueza de inversión de la región.

De forma objetiva le digo felicítese, dese un abrazo, porque el mal se sintió herido con su luz; sus conocimientos cegaron la ignorancia y su presencia es temor en medio de la corrupción.

Les comento que este año me presenté al proceso de selección para la posición de Secretario General de la Asamblea Departamental de Santander, un proceso que fue dirigido en primera etapa por la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), excelente institución de educación; a esta universidad le presento mis respetos y mi aprecio pues demostró con hidalguía y profesionalismo el excelente desarrollo de este proceso de selección.

Como les iba comentando, en el proceso de selección de esta excelentísima universidad en las diferentes pruebas presentadas obtuve al final la mejor puntuación: 81.3 sobre 100 puntos posibles, la única nota sobre la puntuación entre 80 y 90 puntos; el actual secretario quedó en la posición 14 de los seleccionados con una puntuación de 70.8 sobre 100.

Concluyo de lo anterior que no importa que demuestres que estás preparado para una posición en la función pública, lo más importante es quien es su padrino político y que tanto poder tiene para poder imponerles a otros Diputados su Curriculum Vitae. En este proceso entendí que a los políticos mediocres y corruptos no les gustan las personas de bien, porque con ellas no se puede negociar la transparencia; pero también entendí que los malos son pocos y los buenos somos muchos y somos nosotros los buenos los llamados a transformar el país, cuando nos demos cuenta que el poder es de nosotros y no de los políticos corruptos, mentirosos, tramposos y que solo son seductores en medio de los procesos de selección.

Para continuar con esta bella historia que muchos han pasado, en lobby que tuve que hacer, sintiéndome un paria, sintiéndome el transmisor de una enfermedad de transmisión mortal para ellos (la transparencia); enviándoles mensajes que les pedía defendieran la continuación de un proceso transparente, me hallé con la terrible noticia de no obtener un solo voto, quedé estupefacto y vi como el número catorce que pasó raspando (pues solo pasaban los que sacaran por encima de 70 puntos), era nombrado Secretario General de la Asamblea Departamental de Santander. Una vez más la transparencia solo eran palabras.

Mis preguntas son las siguientes: ¿Para que se hacen procesos de selección, si no se va a escoger al mejor? ¿Cuánto le costó este proceso a la Asamblea Departamental de Santander, solo para elegir a alguien que demostró no ser el mejor?

Es increíble ver como a muchos nos pasa esto en el día a día, pero podemos cambiar el futuro de nuestro país, podemos demostrar que los mediocres no tienen lugar en el control de los procesos y el destino de nuestra amada Colombia.

Hoy doy gracias a los siguientes diputados, quienes a pesar de no votar por mí, han demostrado ser personas honestas y comprometidas con el trabajo de buen político (la política entendida como profesión y no como un medio para eternizarse y mantener a sus seguidores oprimidos y en la ignorancia)

Al diputado Carlos Morales Delgado por ser un buen ejemplo del cristianismo y de la forma igualitaria de la política en el departamento; persona trabajadora, comprometida con la causa de traer desarrollo a la región, a través de proyectos de inversión.

A los diputados Humberto Rangel y Óscar Sanmiguel quienes demostraron que la amistad está por encima de todas las cosas.

A los diputados Jesús Villar y Arley Valero, personas que valoran y reconocen el trabajo de las personas que están a su lado y que son visionarios.

Pero también he pedido a Dios para que transforme a los otros dirigentes políticos de la Asamblea y arranque la dureza de su corazón; para que dejen de discriminar a las personas por sus condiciones sexuales y dejen de explotar estos miedos en la comunidad generando terror y pánico colectivo para que corran a votar por ellos; para que demuestren que tienen a Dios en su corazón y dejen de hacer sufrir a las personas que los apoyan, porque se ha demostrado que en muchas ocasiones ser sacerdote o ministro cristiano no significa que se hace por pasión y entrega a Dios. A los diputados de izquierda, pues solo tienen la izquierda para escribir y no en defensa de la clase trabajadora. A los que han estado muchas veces en la Presidencia de la Asamblea y solo dejan la firma, porque su huella no es buena. A ellos, todas las noches le pido a Dios que los cambie y los haga mejores; para que sean el ejemplo de sus hijos y a futuro ellos no les digan con desdén: Gracias por este mal futuro que me dejaron.

Bendiciones a todos. Los tiempos serán mejores…

Correo: cesar.torres@intercontr.com

Twitter: @Clesmes

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password