¿Qué creyeron? ¿Qué nos íbamos a quedar con las manos cruzadas?

Por: Ludwing Mantilla Castro/ Todos a la calle, estamos indignados con los videos divulgados la semana anterior, por parte del Comité para la Defensa del Agua y del Páramo de Santurbán, en los cuales se observa al Gerente de la empresa minera Minesa que pretende desarrollar el proyecto Soto Norte, en colindancia con el Páramo de Santurbán, realizando directrices sobre las estrategias de manipulación y engaño a las entidades públicas y a la comunidad; dicha situación nos lleva a preguntarnos, si la empresa cuenta con ética corporativa?, o simplemente su eslogan de “minería responsable”, es una campaña publicitaria que se basa en engaños y patrañas encaminadas a lograr su objetivo. (Ver videos)

La ética corporativa es algo más que un concepto consignado al interior de las políticas de la empresa, son decisiones morales, que se deben reflejar en el proceso de tomar decisiones; es decir, comprende la búsqueda de lo que es correcto y justo”. Concepto tan importante, pero tan olvidado hoy en día y que nos hace pensar, que las empresas multinacionales mineras que han llegado a tierras Santandereanas lo han olvidado, y vienen con el mismo pensamiento de los españoles hace más de 500 años, llevarse todas nuestras riquezas y dejar tristeza y desolación a su paso.

Las multinacionales mineras olvidan que hablar con la verdad, permite que el debate se dé por decirlo coloquialmente “con todas las cartas sobre la mesa”. Guardar una carta para el final, solo construirá el camino para los rechazos, para que no existan consensos y para concluir al final de toda la lucha, que el pueblo siempre tuvo la razón y que realizar minería a escasos 460 metros de una zona de páramo, es desconocer la existencia de la zona amortiguadora, de la colindancia entre un ecosistema ecológico y el proyecto y las afectaciones ambientales sin precedentes que se podrían causar al ambiente, a la vida y al territorio.

El dilema ético de la multinacional minera ha sido muy grande, ya que ellos son conscientes de las afectaciones ambientales de su actividad; pero parece ser, que resolvieron dicho dilema a favor del dinero, a favor de engañar a las comunidades y desconocerlas, en contra de la transparencia y bajo estándares de favorecer intereses personales, sobre los generales. Decidieron que la licencia ambiental para el desarrollo de su proyecto, sería un procedimiento que se jugaría como un ajedrez, donde ellos eran el “Rey”, y las entidades públicas los “Peones”; pero olvidaron que también existen unos “Caballos de guerra”, dispuestos a proteger con voz, alma y corazón sus riquezas naturales, “El Pueblo”.

Pareciera con los videos divulgados, en los que se observa la participación de funcionarios de la empresa interesada en obtener los permisos ambientales necesarios para realizar el Proyecto minero Soto Norte, estuvieran haciendo uso de la muy conocida frase de Maquiavelo: “El fin justifica los medios”. Pues no señores, en este caso no es así, porque el pueblo está unido para exigirles a ustedes que hagan uso de la ética corporativa y sean trasparentes en sus procesos y procedimientos, que no nos engañen, que nos hablen con la verdad y reconozcan públicamente que, si existe la posibilidad de contaminación de las aguas, que no existe estudios hidrogeológicos, que es posible la existencia de desplazamiento de familias y que el territorio sufrirá afectaciones sin precedentes. Y ante esta situación me surge una duda, cuando se lleven todo el oro de nuestro territorio y se marche la empresa minera para los Emiratos Árabes, ¿quién se hará cargo de los pasivos ambientales?

Pues señores, hoy les gritamos con voz fuerte y clara: El Páramo de Santurbán tiene dolientes, y estamos en pie de lucha todos los bumangueses para defenderlo y mostrarle a todas las entidades del orden nacional que ustedes nos quieren engañar, con su “estrategia comunicativa” desinformar. Las decisiones que afectan nuestras riquezas naturales, se deben tomar con la comunidad y en el territorio afectado, no desde un escritorio en Bogotá “ANLA”.

La empresa olvida en las afirmaciones dadas a conocer en el video, que Colombia es un país descentralizado, que los habitantes del Área Metropolitana nos hemos unidos, para exigir al Gobierno Nacional, que las decisiones que se adopten sean después de procesos de concertación y participación ciudadana. Nuestra tarea continua y haremos todo lo necesario para que nuestra voz sea escuchada, para que el ANLA, Minambiente y todo el gabinete del actual Gobierno Nacional, entiendan que la “minería responsable” no existe, que los santandereanos y nortesantandereanos preferimos a toda costa el agua pura, el territorio sin grande minería y la existencia de programas que permitan a los hermanos de Soto Norte, el desarrollo de actividades sostenibles, proyectos amigables con el ambiente.

Por esta y muchas razones, nos sumamos al llamado realizado por el Comité para la Defensa del Agua y del Páramo de Santurbán, y reiteramos la lucha que desde hace varios años estamos dando por la protección del agua, del territorio y la vida; todos los que se encuentren en Bucaramanga, propios y extraños, los invitamos a que el próximo viernes 10 de mayo, salgamos unidos y en una sola voz digamos: “Agua si, oro no”.

Los Bumangueses soñamos seguir visitando juntos, con nuestros hijos el Páramo de Santurbán y verlo conservado, protegido y sin ningún tipo de afectaciones, ni pasivos ambientales. Recordemos siempre que “Nuestro oro es el agua”. A hoy seguimos con el trámite de la medida cautelar radicada por la Org Santander por Naturaleza y el Senador Antonio Sanguino ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Washington (EE.UU.) en busca de blindar el Páramo Santurban de la minería y sus consecuencias nefastas; nuestra fábrica de agua la seguiremos defendiendo con nuestra vida.

Twitter: @lumaca27

Instagram: Ludwing Mantilla Castro

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password