El enemigo público común del momento: La corrupción

Por: Juan C. Oviedo/ El discurso político de un candidato que aspira a un cargo político no debe salirse del primer metro cuadrado de necesidades de sus potenciales votantes.

Hablar de cómo solucionar las necesidades directas que sienten las personas naturalmente genera conexión con sus potenciales electores. Hablar de salud, educación y más empleo parece ser la formula estándar. Sin embargo, debido a los últimos acontecimientos en Colombia como la caída de puentes, robos multimillonarios en bonos de agua y Odebrecht entre muchos otros ha aparecido un enemigo público común: la corrupción.

La corrupción cada vez toma más fuerza como enemigo público. Es por esto por lo que ahora muchos candidatos a cargos políticos lo utilizan en su discurso. Inclusive el mismo actual presidente de Colombia dijo que atacaría la corrupción, mostrando su gran coherencia al nombrar como sus ayudantes a los corruptos más conocidos actualmente. La pregunta se hace evidente entonces: ¿Cómo saber si este o aquel candidato va a pelear contra la corrupción realmente o va a incumplir sus promesas de pelear contra la corrupción como el actual presidente?

Hay un dicho que dice que “al colombiano no le molesta que lo roben, le molesta no poder robar también”. Y tristemente en muchos casos eso es cierto. Cuando un potencial votante va al asado, sancocho o tamalada que organiza el candidato político esta participando de la corrupción. Cuando acepta los cincuenta mil pesos del voto esta participando de la corrupción. Cuando acepta las tejas o los bultos de cemento esta participando de la corrupción. Esos cincuenta mil pesos, tejas o tamal son la pequeña parte que le corresponde a él del gran pastel de la corrupción.

Pero claro, si no se es un votante, sino es el líder que organiza la reunión, no recibe tamales o tejas, recibe puestos de trabajo en caso de que el candidato que apoya llegue a la alcaldía o gobernación. Y si es de los que apoya económicamente al candidato entonces recibe contratos. Si usted apoya al candidato por que persigue un puesto de trabajo usted es parte del problema de la corrupción en este país. Si usted apoya económicamente un candidato por que quiere recibir contratos usted es parte del problema de corrupción de este país.

Hemos visto tantas veces lo mismo que nos hemos acostumbrado, pero haberlo visto muchas veces no quiere decir que sea normal. No es normal vender el voto por cincuenta mil pesos. No es normal promover un candidato por un puesto de trabajo. No es normal apoyar económicamente un candidato por recibir contratos. No es normal. Nunca lo ha sido. Nunca lo será.

¿Cuál candidato apoyaría usted si no fuera a recibir ni siquiera un solo centavo de parte de él? ¿Por cuál candidato haría usted campaña si no fuera a recibir un puesto de trabajo? ¿Cuál candidato apoyaría usted económicamente si no fuera a recibir ni un solo contrato? Ese candidato que usted apoyaría sin recibir absolutamente nada a cambio, seguramente es la mejor opción para el municipio y para el departamento.

Cuando no se piensa en apoyar un candidato porque ese fue el que mejor me pago el voto, porque ese es el que me va a dar un puesto de trabajo o porque ese es el que me va a dar los contratos, entonces el algoritmo de selección cambia radicalmente. Cuando se decide no apoyar un candidato por conveniencia propia, otras cosas toman importancia ¿Cuál es su hoja de vida? ¿Cuáles son sus ideales? ¿Cuáles son sus propuestas? ¿En qué cree? ¿Está fingiendo en campaña? ¿Cómo es como ser humano?

La corrupción es un problema grave. Está quitándole la posibilidad de salir del atraso en el que se encuentra el país.

La corrupción le roba la esperanza a millones de colombianos que desean salir adelante pero que necesitan mejores condiciones de vida. Pero la corrupción empieza por nosotros. Si no somos capaces de dejar de elegir a los candidatos por conveniencia propia, nunca acabaremos la corrupción. Nunca saldremos adelante como nación. Nunca seremos la potencia mundial que muchos soñamos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password