Pobreza, menú a la carta

Por: Fredy Horacio Chinchilla Reyes/ Ver como muchos brillantes profesionales toman la decisión de abandonar su país, familia, amigos y todo lo que representa esa historia personal y que no deja de ser doloroso dejar atrás y conformarse solo con unos pocos recuerdos, es muy triste un reciente caso en donde un colombiano radicado en los Estados Unidos, se entera del fallecimiento de su amada madre y verse obligado a permanecer en el exterior pues regresar a Colombia implicaría un no retorno al país del norte y que por muchos años le ha dado bienestar económico pero no la alegría de vivir lo que su infancia y adolescencia le dio felicidad.

El regreso de este colombiano profesional es por lo menos en el corto plazo un imposible, pues su salida del país se dio por la falta de oportunidades que en nuestra patria es pan de cada día.

Si bien en nuestro país hay mucho por hacer, pero una cosa es ese escenario y otro muy distinto el que hacerlo sea una realidad, no quiero con esto decir que sea un imposible, pues los imposibles son para incapaces, pero tampoco quiero decir que quienes no lo hagan sean incapaces ni mucho menos.

Todo radica en las grandes y tortuosas dificultades que implica de una parte conseguir un empleo medianamente decente y no me refiero solo a los profesionales o quienes han tenido la posibilidad de continuar estudios de formación técnica tecnológica o profesional e incluso de postgrados y prueba de esto son las cifras de organizaciones internacionales.

Tengo que narrar con tristeza como aproximadamente unos 15 profesionales colegas y con los que compartí aulas han tenido que tomar esa misma decisión de abandonar el país pues las grandes dificultades que enfrentaron para lograr ingresos medianamente decentes acordes a su realidad y modo de vida no fue posible, termino venciendo su insistencia y esto en un país que les negó lo que sus anhelos y sueños eran su razón de ser y querer ser.

Todo lo anterior solo muestra una realidad en personas que su situación económica si bien ya era compleja pero no dramática como la de millones de colombianos que es realmente desalentadora y esto se enmarca en los terribles niveles de pobreza que Colombia vive, una realidad muy compleja y difícil y la razón de esto así a muchos le suene a tufillo de mamerto es real.

Es tan real que esa vergonzosa concentración de riqueza, de tierras que se ha hecho muy evidente con el desmonte del mito que el país estaba y está sumida en una grave crisis era producto de los grupos armados ilegales y que con la firma del proceso de paz con las Farc este mito cayó por su propio peso, no con esto quiero decir que las  Farc no hayan sido criminales y terroristas pero fueron la respuesta precisamente de un Estado vil, miserable y ladrón… Si ladrón de esperanzas y sueños.

Pero las cifras de pobreza en Colombia y desde la perspectiva internacional, según la CEPAL, con una metodología de descomposición, se establecen características de la evolución de la pobreza en la década de los noventa, especialmente el aumento de 10% de la población pobre entre 1995 y 2000.

Se presentan las características de los hogares pobres, y se encuentran los efectos de algunas variables sobre la probabilidad de encontrarse en condiciones de pobreza. Se miran algunos efectos básicos de las variables macroeconómicas sobre el nivel de pobreza.

Finalmente, mediante micro simulaciones sobre la información de encuestas de hogares, se estima la magnitud del crecimiento económico y de la mejora en la distribución de ingresos necesarios para reducir la pobreza a la mitad de su nivel actual. El incremento de la pobreza entre 1995 y 2000 se ha debido totalmente al incremento en el desempleo; de no ser por el incremento en el nivel de la educación de los hogares y la reducción en el tamaño del hogar, la situación hubiera sido más crítica: Un aumento de 10% en el nivel educativo de los hogares reduce la pobreza total en 9%; un aumento de la tasa de ocupación de 10%, reduce la pobreza 30%.

El mayor nivel de pobreza aparece relacionado positivamente con los incrementos en el desempleo y la inflación, y con la mayor regresividad en la distribución del ingreso; incrementos en la tasa de cambio real y en el salario mínimo real disminuyen la pobreza. En 15 años se podría reducir la pobreza a la mitad, si el PIB per cápita aumenta a un nivel promedio del 4% anual y si, al mismo tiempo, la distribución del ingreso mejora en promedio 0.5% por año.

Algo que no deja de preocupar es lo que el Dane manifiesta que se está por fuera de la pobreza extrema con un ingreso de $250. 620, el equivalente a US$83,54 dólares americanos por mes, como si esto pudiera en nuestro país dar una calidad de vida digna y decente.

En conclusión la lucha contra la pobreza se está perdiendo y una irrefutable prueba de esto es que con solo trabajo no se logra una acumulación de riqueza como si sucedía en los años 60, 70, 80 y 90, pero que actualmente ser trabajador es sinónimo ya de simple y llana subsistencia con tendencia a la pobreza pues los salarios que actualmente se pagan en Colombia son para vergüenza y esto lo aclara el  salario mínimo que pone a millones de colombianos en el plano de la olla raspada pues en el mejor de los casos esto alcanza para 15 días del mes y esto lo escucha pero que no se ha medido seguramente, pues a cada gobierno de turno ni le interesa develar una cruda realidad y mostrarse como los salvadores o mesías de una nación,

Es que la acumulación de riqueza ya es vergonzosa sin querer decir que los ricos no deban serlo, ni mucho menos odiarlos pues esto sería una gran tontería. Colombia es el segundo país más desigual en la distribución del ingreso en la región. El 1% por ciento más rico de la población concentra el 40% por ciento del ingreso, estas cifras la verdad son solo eso cifras pero la realidad ya es en muchos casos inaceptable y aterradora.

Mucho se dice que se hace por este terrible fenómeno y de la lucha contra la pobreza pero seguimos en lo mismo y peor, ¿pero será que con paros, protestas etc… será el camino para revertir esa situación infame? ¿Tendremos que caer en la anarquía y la desolación para un cambio de fondo? En mi criterio personal sé que no es el mejor camino y uno de estos es elevar el nivel educativo del país que de hecho es bien lastimero y de otra parte sacar de esa vergonzosa ignorancia política al país al ciudadano de a pie que con elaboradas estrategias de comunicación es fácilmente engañado como niño al que con un chupete se le lleva a creer en lo inverosímil.

Twitter: @fredy_asesor

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password