Así jugarían los diputados de Santander en la contienda electoral de octubre

“Una cosa es lo que piensa el burro y otra el que lo está enjalmando”, reza el conocido dicho popular. Y este resume la situación política de los 16 diputados de Santander, que, para la contienda regional, en la gran mayoría tiene su futuro incierto.

Por encima del nuevo Código Disciplinario, que entra en vigencia el próximo mes, los diputados del departamento viven su propia incertidumbre electoral, situación que tiende a ser preocupante, especialmente porque el proceso de inscripción de candidaturas está a la vuelta de la esquina.

De los diputados en ejercicio, solo siete tienen definido repetir, tres se quedaron sin aval político, uno quiere dar el salto a la gobernación, uno se quedaría quieto y cuatro más aspiran a las alcaldías de sus municipios.

Este es el panorama actual de los corporados, sin embargo, habrá cambios muy significativos dentro de las aspiraciones de los diputados, los cuales se conocerán antes del 27 de junio, fecha que –según el cronograma electoral de la Registraduría- inicia la inscripción de candidatos.

Los que aspiran a repetir

Los dos diputados del Partido Conservador, Humberto Rangel Lizcano, quien hace cuatro años sumó 8.021 votos y Luis Eduardo Díaz Mateus (actual presidente), quien alcanzó los 22.636 sufragios; tienen entre sus planes seguir en la Duma. En 2015, la lista ‘azul’ en Santander obtuvo 70.218 tarjetones (7.86%).

Por los lados del Partido de la U, de los tres diputados el único que ha anunciado su decisión de aspirar nuevamente a la Asamblea es Luis Tulio Tamayo Tamayo, quien en la contienda de hace cuatro años alcanzó 21.371 votos de los 126.506 (14.16%) de la lista.

Por las toldas ‘uribistas’, de los tres diputados en ejercicio solo José de Jesús Villar Torres, quien alcanzó 17,250 sufragios hace cuatro años, decidió repetir. ‘Chucho’ inicialmente había expuesto su interés por competir para la gobernación, pero su proyecto no obtuvo el respaldo esperado. La lista a la Asamblea del Centro Democrático en 2015 totalizó 114.574 votos (12.82%).

De los dos diputados de Cambio Radical, ya Álvaro Celis Carrillo (hermano de Bernabé) ha anunciado su aspiración –por tercera vez- a la Duma departamental. En la contienda pasada obtuvo 36.766 votos de los 102.750 (11.50%) que alcanzó la lista.

El ‘chiqui’ Fernán Gabriel Rueda Domínguez (hijo de ‘mamá Elisa) es uno de los dos diputados actuales del Partido Liberal que quiere repetir Asamblea. En la contienda regional pasada, los ‘rojos’ se fueron con lista cerrada (decisión que fue catastrófica porque de seis diputados en 2011 pasaron a dos en 2015) sumando 99.744 sufragios (11.16%).

Con respecto a los diputados actuales con ánimos reeleccionistas está Camilo Alfonso Torres Prada, del Polo Democrático Alternativo, quien asumió la curul que dejó vacante Luis Roberto Schmalbach Cruz por aspirar a la Cámara. Torres logró la segunda mejor votación del PDA hace cuatro años, 9.508 apoyos de los 43.979 (4.92%) obtenidos por la lista.

Los que quieren saltar

De los 16 diputados de Santander, cinco quieren dar el salto a la gobernación las alcaldías de sus municipios. Pero los cuatro aún no tienen nada claro.

El ‘uribista’ Mario Antonio Cárdenas Suárez es uno de los tres precandidatos del Centro Democrático que buscan el aval para la gobernación de Santander. Su plan B, de no ser el escogido, es repetir para la Asamblea. El sacerdote sumó 15.470 votos en la contienda de 2015.

Édgar Suárez Gutiérrez, uno de los diputados más activos, busca el aval de Cambio Radical para la alcaldía de Bucaramanga, para ello compite con el actual concejal Fabián Oviedo y la dirigente cristiana Johana Chaves. Suárez obtuvo 22.183 sufragios en la contienda anterior.

Por los lados del Partido de la U, dos de sus actuales diputados buscan las alcaldías de sus pueblos. Óscar Mauricio Sanmiguel Rodríguez, quien gracias al apoyo que le dio Richard Aguilar alcanzó 17.355 votos en 2015, aspira a obtener el aval para la alcaldía de San Vicente de Chucurí. Y Ángela Patricia Hernández Álvarez, quien aspira a la alcaldía de Floridablanca, pero no cuenta con el respaldo de las directivas de su colectividad, quienes la califican de “desleal”. Se eligió diputada en 2015 gracias a los 15.286 votos que le puso en entonces candidato a la gobernación, Holger Díaz.

Por su parte, el diputado Fredy Norberto Cáceres Arismendy, quien en las elecciones de 2015 obtuvo 11.529 votos de los 48.190 (5.39%) que obtuvo la lista de la Alianza Verde, ha expresado su interés en ser candidato a la alcaldía de Girón. Sin embargo, su decisión está basada en el acuerdo que pueda pactar con el alcalde de la localidad, John Ramírez.

Los que no tienen aval

Producto de la desaparición de Opción Ciudadana por haber perdido la personería jurídica en las elecciones legislativas de hace un año, los dos diputados de esa colectividad están en el limbo.

Mientras que Arley Octavio Valero Sáenz, quien obtuvo para su elección 11.778 sufragios, espera apoyar a su hermano Ludwing para la alcaldía de Piedecuesta; Marggy Carolina Rangel Bueno, quien sumó 13.042 votos en 2015, busca un partido donde aterrizar. La lista a la Duma del extinto Opción Ciudadana hace cuatro años sumó 91.126 (10.20%) apoyos.

Otra de las diputadas que está en stand by es Yolanda Vargas Hernández, quien con 11.104 sufragios logró su curul por el Centro Democrático. Sin embargo, su fuerza política representada en la Misión Carismática Internacional rompió sábanas con el ‘uribismo’ pasó a hacer parte de Cambio Radical.

Finalmente, el diputado Carlos Alberto Morales Delgado, del Partido Liberal, vive su propia incertidumbre. De tajo anunció que no iba a repetir, por lo que apoyará para la Asamblea a Jorge Arenas Pérez. Siempre le ha tenido ganas a la alcaldía de Bucaramanga, por lo que espera que al Nuevo Liberalismo le devuelvan su personería jurídica y, de ser posible, ‘jugar’ por ese lado.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password