La tortuga ZMB y la liebre Autopistas de Santander

Por: Luis Eduardo Jaimes Bautista/ ¿Qué pasó y por qué  las obras viales que se proyectaron en Bucaramanga y su Área Metropolitana y el convenio interadministrativo No. 302 de 2003, que suscribió el Instituto Nacional de Vías (INVIAS) y el Departamento de Santander, quien le cedió los tramos viales del Café Madrid – Palenque, El Cero – La Virgen y Palenque – T Aeropuerto – Lebrija, para su construcción, rehabilitación y mantenimiento, dentro de un gran proyecto para el desarrollo regional denominado CEMPAL, que se constituiría en una Sociedad de Economía Mixta?

En el 2004, el Concejo de Bucaramanga, mediante el Acuerdo No. 002 de mayo 21, concedió al Alcalde de ese entonces Honorio Galvis, para la constitución de la sociedad pública y como garante la Cámara de Comercio, para darle viabilidad jurídica, técnica y financiera, quedando en letra muerta.

En este país el gran negocio de la empresa privada es con el Estado, porque nunca pierde. Este pasaje de los miles que sucedieron y suceden en aras de la corrupción se da inicio con Autopistas de Santander, en el 2004, con una concesión a 20 años. Construcción y mantenimiento con la concesión Zona Metropolitana de Bucaramanga (ZMB). Por un valor de 176 mil millones de pesos.

Pasaron los años y el único tramo construido fue la Salle, la T Aeropuerto, los demás quedaron en el olvido y los litigios jurídicos. Hasta que llegó el mes de agosto del 2016, se sentaron a manteles, en Bogotá, en la Vicepresidencia de la República, German Vargas Lleras, el Presidente de la ANI, el Director de Invias, el Gobernador de Santander y el Alcalde de Bucaramanga, a instancias para firmar otro convenio y salvar la ZMB. Obras de los tramos viales en la doble calzada: La Virgen-La Cemento. Café Madrid-Palenque y el mantenimiento de las vías Aeropuerto – La Salle y Café Madrid – Palenque. Concesión 2006-2014, llevado al tribunal de arbitramiento en 2015 y liquidada la Empresa asignada: Grodco, por sobrecostos e incumplimiento.

Muchos conductores se preguntan: ¿Para qué sirven los peajes que se paga en cada momento de pasar por estas alcabalas, los impuestos de rodamiento que cada año cobran los departamentos y municipios; la sobretasa a la gasolina cuando la compramos para los vehículos, dizque para arreglar las carreteras a precios de oro en un país de pobres?

Y las vías echas unas trochas que tenían esa prioridad de recuperación, ampliación y mantenimiento hoy llamadas: La vía del Palenque al Café Madrid, la Virgen la Cemento, sin que exista la inversión, dineros de los peajes. Porque en este país pasa a las manos de los corruptos, que están prestas. La pregunta que sigue en boca de los ciudadanos: ¿Dónde quedaron las investigaciones y denuncias por los incumplimientos en esta concesión ZMB y las Pólizas de cumplimiento? Respuestas están en el silencio cómplice de los directivos y quienes hicieron las interventorías… ¡Todo archivado o perdido!

Pasan los años y llegamos al 2019 sin que se vea un reparcheo o recuperación de un tramo. La vía a la Costa Atlántica en las mismas condiciones y con un alto peligro para los habitantes del Norte, Los colorados, a la espera de que se cumpla esa promesa de las dos calzadas, al convenio revivido entre la Gobernación y la Alcaldía de Bucaramanga, cuyos ingresos anualmente por los peajes están calculados en 32 mil millones de pesos. Solo se ha pavimentado y reconstruidos con derechos de petición y plantones de los habitantes de este sector y el Concejal Nelson Mantilla blanco que se unió a la protesta el año pasado, para recibir unos pañitos de agua tibia con unos supuestos reparcheo en los sitios más peligrosos por la infinidad de cráteres.

Se leen titulares, que dentro de un mes se reactivarán las obras en la concesión ZMB en Bucaramanga. Va a cumplir dos años y no existe medio metro de obra, ni en mantenimiento de estos corredores viales. Sólo se muestran, muertes y accidentes por el mal estado. ¿Dónde está la diligencia del señor Alcalde Rodolfo Hernández? A él le interesa la filosofía política, para descrestar pingos.  Nada se priorizaba, el Comité directivo encabezado por la Alcaldía de Bucaramanga y la Gobernación de Santander, no se pronuncian. Un susurro de chicharras al sol se oye. ¿Dónde está el cronograma de la licitación? Un disco rayado de los gobernantes.

Una alcancía cerrada por 20 años para recaudar 1.9 billones de pesos, dineros que no se verán en la vía al paso que vamos, porque vendrá “Ali Baba y los sin contar los ladrones”. Todo queda en la firma de papeles y papeles nada más y una entidad de manos invisibles. El IDESAN, se volvió una trasfiguración porque jamás vemos, ni escuchamos las sinceras palabras de confianza  “Banco de los Santandereanos”. Según su gerente que buscó la evaluación de las propuestas se publicaron supuestamente el 11 de marzo del 2017 en el (Secop). Se terminó el 2018 y vamos para cuatro meses del 2019, La Gobernación y la Alcaldía tienen el compromiso, el Gobierno de Iván Duque, sin que exista noticia que va a  pasar con esta tortuga y la liebre en su meta por el Norte la Virgen la Cemento-Rionegro; el Palenque–Café Madrid, abandonada a la espera total del arreglo de las vías con más cráteres que la luna. Sumando accidentes y muertes y no pasa nada en la voz de la lora vieja de mi tía.

Twitter: @LuisEduardoJB1

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password