Video/ ¿Dónde rayos está nuestro sentido común?

Por: Juan C. Oviedo/ A pesar de las inclemencias del clima y las grandes cantidades de nieve que se acumulan después de una tormenta es sorprendente la exactitud con la que funciona el sistema de transporte público en Canadá. Los buses pasan a la misma hora día tras día por el mismo lugar y los retrasos que se presentan son insignificantes. Cada uno de los buses cuenta con calefacción y por más de cuatro meses de servicio continuo del sistema solamente algunas pocas veces tuve que estar de pie ¡Siempre los buses están vacíos!

La razón es sencilla, la mayoría de las personas tiene carro. Al preguntar a alguien como funcionaba el sistema me explico que el transporte público era subsidiado por el gobierno. Es evidente que tener una empresa de transporte público no es un negocio rentable porque muy pocas personas son las que lo usan. Entonces el estado debe subsidiar a estas empresas para que continúen en operación. Y este subsidio mantiene a un modelo de negocio que funciona a perdidas, solamente para que una pequeña cantidad de personas que lo necesitan lo utilicen.

La mayoría de las personas que utilizan el servicio son estudiantes que aún no han comprado su propio carro. El hecho de ser estudiantes les permite acceder a otro tipo de subsidios, uno de los cuales es para el transporte público. Por ser estudiante, una persona paga alrededor de 20 CAD por unos cuatro meses de transporte público en invierno. Usando el bus cuatro veces al día cada pasaje termina costando entre $100 COP y $150 COP. De este modo, el gobierno no solamente subsidia el sistema de transporte público, sino que subsidia a la mayoría de las personas que lo utilizan.

No es necesario resaltar las diferencias que existen con nuestros sistemas de transporte público en Colombia. Pero si es válido resaltar un hecho que ocurrió no hace mucho a un alcalde que quiso subsidiar parte de la tarifa del sistema de transporte público en Bogotá. Usando sus conocimientos en economía planteó un sistema de tarifas diferenciales para aumentar la eficiencia del sistema. La mayoría de los bienes de consumo son sensibles al precio. A mayor precio menor consumo, a menor precio mayor consumo. Usando este principio básico decidido establecer una tarifa de $1.400 COP cuando había una demanda baja del servicio y $1.700 COP en la hora donde había una demanda alta. La tarifa original era de $1.750 COP, así que redujo la tarifa $50 COP en la hora pico y $350 COP en la hora valle.

Al plantear este sistema de tarifas los consumidores tienen un incentivo de consumir el servicio cuando es más económico. Esto hace que algunas personas que usaban el servicio en la hora de alta demanda ahora lo usen en la hora de baja demanda. Esto naturalmente descongestiona el sistema y al movilizar un número menor de pasajeros en hora pico la eficiencia del sistema es incrementada. Sin embargo, a la persona que se le ocurrió esta brillante idea le pusieron una multa de $218.000.000.000 COP.

Entonces aparecen muchas preguntas. ¿Por qué es considerado una buena idea subsidiar el sistema de transporte público en países del primer mundo y para nosotros es tan malo que multamos al que tuvo la idea? Alemania está estudiando la idea de que todos los sistemas de transporte publico sean gratuitos para desincentivar el uso de automóviles privados, ¿allá si funciona y en Colombia no? ¿Estamos tan en contra de ayudar al pueblo que castigamos al que lo quiere hacer? ¿Por qué cualquier vestigio de querer ayudar al pueblo lo llamamos comunismo y lo odiamos al punto de querer desaparecerlo del mapa? ¿Si será que nosotros tenemos, aunque sea un poquito de lógica? ¿Dónde rayos está nuestro sentido común?

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password