El fallido contrato que tiene a Rodolfo Hernández en líos con la Procuraduría

La Procuraduría General de la Nación profirió pliego de cargos en contra del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez, por presuntas irregularidades en un contrato de auditoría firmado por el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (amb), con el ingeniero Felipe Ardila.

El Ministerio Público intenta definir si el Mandatario Local, en su calidad de presidente de la Junta Directiva del Acueducto, habría incurrido en una falta disciplinaria por el fallido contrato 015 de 2016 con Ardila, cuyo objeto era el de revisar todos los contratos firmados y ejecutados por Conalvias y el amb.

Cumplido el plazo del Contrato, el Acueducto Metropolitano inició en 2017 el estudio de las alternativas para proceder a la reclamación de perjuicios derivados del no cumplimiento del Contrato. No obstante, Felipe Ardila demandó a la compañía ante el Centro de Conciliación Arbitraje y Amigable Composición de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, exigiendo el pago total del contrato, que asciende a los $378 millones.

En noviembre de 2018, el laudo arbitral negó la totalidad de las pretensiones del demandante y reconoció a favor del Acueducto la suma de $56 millones por concepto de Clausula Penal Pecuniaria, dicho valor fue cancelado por la aseguradora. El amb ya le había cancelado $90 millones de anticipo a Ardila.

Como se recordará, en junio de 2017 la Contraloría de Bucaramanga, había embargado una cuenta del alcalde como parte del proceso de responsabilidad fiscal que adelanta el ente de control.

“Se encontraron presuntas irregularidades en la planeación de dicho contrato, situación que vulneraría la moralidad administrativa”, señaló el ente de control.

El ente de control fiscal municipal aceptó la oferta de Hernández Suárez de pignorar tres lotes de su propiedad como prenda de garantía de la deuda y así desembargar su sueldo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password