Superficialidad

Por: Dilmar Ortiz Joya/ Cada vez me sorprendo más de lo que pasa a diario en nuestro país y en nuestras regiones, pero no tiene nada que ver con el interés que como colombianos debemos tener en hacer del país donde vivimos un país vivible, sostenible económicamente y en búsqueda de la paz constante que añoramos; sino por el contrario, se está más atento a las noticias de la farándula, de la moda, al amarillismo de ciertos medios de comunicación que no tiene otra opción que mostrar sangre, desolación y tristeza para poder vender sus pasquines a las mentes enfermas y ávidas de esa clase de noticias.

Sí, me refiero en primera medida a toda la andanada de críticas que suscitó el atuendo que llevaba la primera dama del país por la visita realizada a la casa blanca junto al presidente de la república. Los noticieros, las redes sociales y los periódicos se inundaron de memes, comentarios que apuntalaban a menospreciar la imagen que como mujer proyecta en el mundo en representación de todas las colombianas la señora María Juliana Ruiz. Y sí, fueron ustedes las mujeres las que más duro la trataron y se atacan cuando de moda hablan, no dejan títere con cabeza, o mejor, dama sin ropa, cuando de criticar se trata. Lo que vieron fue lo superficial, lo que llevaba puesto la señora de Duque y no indagaron los logros profesionales y académicos que ha tenido la señora del presidente, tales como sus estudios en maestría en leyes en negocios internacionales en el American University, los estudios realizados en Johns Hopkins University y en el Institut Catholique de París. Tampoco averiguaron el trabajo realizado en la OEA, lo que realiza actualmente como secretaria general de la Clínica Shaio; sino que buscaron ridiculizar su imagen sin detenerse a pensar tan sólo un segundo si “los críticos de la moda” son capaces de hacer lo que ella ha hecho y está haciendo.

De la misma manera, y por ser tan superficiales, dejamos de lado el interés que tenía que surgir de la visita oficial del presidente de los colombianos al país del norte, de cómo va a conseguir nuevos aliados con empresarios y directivos de la banca internacional y demás organismos multilaterales, los problemas de los inmigrantes venezolanos, la lucha contra las drogas, el avance en materia comercial y el apoyo a experiencias empresariales, lo que está pasando en Venezuela y de cómo los países que, como Colombia, apoyan al presidente Guaidó, van a hacer para que se restablezca la democracia – si se puede llamar así- que se encuentra desquebrajada por la terquedad de un inconsciente como Maduro.

Por la superficialidad, no nos pronunciamos frente a la práctica del “Fracking condicionado” que los asesores del gobierno nacional recomiendan para la explotación de hidrocarburos. No mostramos, allí sí, memes en donde le expliquen al pueblo como funciona, que impactos ambientales producen a corto, mediano y largo plazo, que incidencia ha tenido dicha práctica en otros países del mundo, su prohibición o restricción entre otros temas.

No estamos pendientes de la discusión que tendrá en las legislativas el plan de desarrollo del gobierno nacional en donde están colgados unos “orangutanes” que de llegar a aprobarse a pupitrazo limpio, uno de esos “animales” caerá sobre los trabajadores independientes que cada día son trabajadores “dependientes” pero de que el gobierno les quiera sacar de los bolsillos la platica, pues se aumentaría la base mínima de cotización del 40% al 55% ¡Háganme el bendito favor!

Nos olvidamos por superficiales de los nombres que pululan como pre candidatos a los distintos órganos de elección popular, con el fin de revisar su hoja de vida, su perfil, su idoneidad en el ejercicio de la cosa pública, su compromiso social y ejecutorias hechas, su honestidad, trasparencia y principios que ha colocado en el ejercicio de su vida laboral a consideración de quienes podemos ejercer el voto en las próximas elecciones, sabiendo que de ese análisis es que podemos escoger, no al más preparado, sino a aquel que reúna todo lo que efectivamente necesitamos, para que conduzcan los barcos a puertos seguros y no defrauden al pueblo dejando fallido sus corporaciones e instituciones que vayan a administrar.

Por último, nos olvidamos de todo lo que ha sucedido y viene sucediendo en cada uno de los rincones de nuestro país, la muerte de los líderes sociales, las investigaciones de las “ías” por corrupción que en nada avanzan dejando a la diosa “Temis” cada día más ciega, estática y frustrada; solamente preocupa ver la página social de los periódicos, leer la página judicial, chismosear las revistas de farándula en los salones de belleza (porque ni siquiera las compran), ver los programas televisivos de concurso y realitys donde la desnudez vende, novelas de narcotráfico, tetas y nalgas y fabricar memes que muestran la superficialidad en la que nos encontramos. Sigamos pensando que la luna es de queso. Después no nos quejemos… ¡Benditas almas!

Correo: dilmar23@hotmail.com

Twitter: @dilmarortizjoya

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password