Las basuras: Un problema de nunca acabar

Por: Ludwing Mantilla Castro/ El manejo de los residuos sólidos en Colombia, se ha convertido en un problema no solo para pequeñas ciudades, sino también para grandes urbes como Bogotá con el relleno Doña Juana y Bucaramanga con el Carrasco. En las últimas semana, y dados los últimos acontecimientos, se abrió nuevamente el debate público en relación al manejo de los residuos que se realizan en la ciudad y a las afectaciones que se están causando a las personas que viven cerca a este lugar.

El Carrasco no es un relleno sanitario y el Juez 15 Administrativo de Bucaramanga emitió un pronunciamiento de cerrarlo de forma definitiva; situación que ha ocasionado que Bucaramanga y su Área Metropolitana deban adoptar un plan de cierre y restauración de este lugar.

El Carrasco no se cerrara de forma definitiva, por el contrario se debe realizar un proceso, para lograr dar manejo a los pasivos ambientales, lixiviados, etc., para iniciar paulatinamente el cierre definitivo de este lugar.

Esta situación, abre nuevamente el debate público sobre ¿Qué haremos con los residuos? ¿A dónde los llevaremos? ¿Cuál es la política pública del municipio para reciclar?

No obstante, se requiere una solución de fondo a la problemática, la cual podría ser: Llevar los residuos a otra ciudad o contar con un nuevo sitio en el Área Metropolitana; pero esta no es la solución. La verdadera solución, es: 1. La tecnificación del tratamiento y reutilización de las basuras, y, 2. Establecer acciones donde se realice un uso eficiente de las basuras, su reutilización y la generación de energía; donde se vinculen a los recicladores, los gremios relacionados con la utilización del material reciclado, las universidades con un enfoque investigativo y el municipio; enfocado a cumplir con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Debemos ver las basuras como una oportunidad de generar nuevos puestos de trabajo y construir una ciudad sostenible, no como un problema. Evidenciando, que el manejo adecuado de los residuos sólidos, es una necesidad imperante existente en Bucaramanga y todo el país; siendo necesario adoptar políticas públicas tendientes a implementar las estrategias y métodos para mitigar los impactos en el ambiente y la salud de las personas.

La situación extrema a la cual hemos llegado con el caso del Carrasco, una problemática latente en nuestro ambiente desde hace más de 15 años, determina la importancia de un trabajo y conformación de políticas públicas, en las cuales se observe la integración de las instituciones municipales, departamentales, nacionales y la comunidad; la conservación y cuidado del ambiente, es tarea de todos. No podemos construir una política para el manejo de los residuos sólidos, sin que exista un compromiso de todos.

Esta situación, requiere una solución urgente y prioritaria; en este sentido, al analizar la “Perspectiva de la gestión de residuos en América Latina y el Caribe” de ONU medio ambiente, se establecen doce puntos, que se deben analizar y tener en cuenta para la conformación de una verdadera política pública que atienda a la dinámica del desarrollo sostenible; con miras a asegurar la protección del ambiente y garantizar el bienestar social.

Lo que ocurre en el Carrasco, es una oportunidad para estudiar diversos mecanismos de manejo de los residuos sólidos que se originan en Bucaramanga y su área metropolitana; implementar una verdadera política de “cero basura en Bucaramanga”, es posible; entablando estrategias para disminuir la generación de los residuos sólidos, fortalecer la educación ambiental en la ciudad y en especial, dignificando el trabajo realizado por los recicladores, una labor tan olvidada, pero que contribuye a disminuir de forma radical el número de toneladas de basuras, que llegan al sistema de disposición final de los residuos. Ya es hora de actuar.

Twitter: @Lumaca27

Instagram: Ludwing Mantilla Castro

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password