El atentado ¿Hasta cuándo?

Por: Lenin E. Pabón/ Uno de los grandes pacifistas fue Martin Luther King. Y una de sus grandes frases contra la violencia es esta: “La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve”. Se refiere a esa cadena nefasta de consecuencias que aparecen después de un acto violento. A esas cadenas de ira y de resentimiento que nunca terminan.

Mueren inocentes, aniquilan la poquita esperanza que tenemos fue un atentado que quiebra la voz de muchas familias, de todo aquél que ama a Colombia más allá de vanidades o de intereses egoístas.

El Ejército de Liberación Nacional ELN mediante comunicado se atribuyó la crueldad que conlleva la guerra, se atribuyó el llanto incontenible de padres y hermanos, se atribuyó lo execrable y visceral de la condición humana descompuesta y radical.

Hasta cuándo, todos los interrogantes llegan a nuestra mente y no tenemos respuestas, estamos deambulando en un camino sin llegada y es que, esta maldita guerra nos arranca la sensibilidad ante una realidad social merecida, la mayoría de los muertos son policías, soldados, campesinos y gente pobre inerme que nació para sufrir.

En el anterior párrafo dije que estamos ante “una realidad merecida” porque, hemos contribuido directa o indirectamente, consciente o inconscientemente al presente que llevamos como cruz. Somos tan culpables y no nos damos cuenta que señalamos al otro para justificar la barbaridad.

Votamos por los que nos atracan legalmente, votamos por los que nos roban sin siquiera sonrojarse, vendemos el voto como subasta coloquial, no respetamos opiniones ajenas, insultamos poseídos por la ignorancia, golpeamos a los demás porque, sentimos miedo por lo que dice el periodista vendido, somos indiferentes ante la pobreza y el machismo y mientras andamos en esa ebullición de conductas y quimeras la élite corrupta define nuestro futuro, se reparte el botín del estado y destruyen las instituciones democráticas.

Tanto policías como soldados y líderes sociales merecen toda la protección de Colombia, no podemos ser tan insensatos de ser selectivos a la hora en que la muerte arrebata Colombianos.

En esta guerra que lleva más de medio siglo hay preguntas sin resolver, hay dudas en el ambiente, el escepticismo ronda en la comunidad, a quién creer, a quién le conviene la violencia, quiénes son los patrocinadores bélicos, por qué somos tan indiferentes; y es que Colombia naufraga en un mar de incredulidad, de falta de confianza y de pesimismo.

Los grandes medios de comunicación ya no son garantía de información veraz, la Fiscalía General de la Nación como ente acusador no convence con sus hipótesis e indicios criminales puesto que, en rueda de prensa tanto el ministro de defensa como el Fiscal fueron desmentidos en sus declaraciones al salir a la luz fotos y videos que decían otra cosa, de por sí, el Fiscal Néstor Humberto Martínez no es digno de su cargo y genera mucha desconfianza en la opinión pública.

Señores, van más de 400 líderes sociales asesinados sin que las autoridades actúen con vehemencia pero, quién abraza a esas familias, quién marcha por ellos ¡Ojo! Que la hipocresía no contagie nuestra vanidad social.

Twitter: @PABONLENIN 

Facebook: Lenin Pabon

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password