‘Bucaramanga se respeta’

Por: Luz Elena Mojica Gamboa/ Cuenta la historia que las casas en Bucaramanga eran de una sola planta, sus muros eran de cal, con jardines empedrados, puertas pintadas de verde o café, con ventanas que permitían en el atardecer observar al transeúnte. Aún se conserva así la esquina de la Casa de Bolívar en la calle 37 con carrera 12, santuario histórico del libertador y sede de la Academia de Historia de Santander; la cual poco a poco se fue transformando, logrando una gran evolución urbana.

Hoy tengo en mi ciudad, calles que son avenidas, grandes lotes que fueron urbanizados, logrando como resultado muchos aciertos pero también muchos errores de sus habitantes y gobernantes.  Hoy me gusta de  mi ciudad su imponente desarrollo, con gran vocación comercial, industrial, educativa, científica y cultura.

De  su estructura, es característico que esté construida sobre una meseta, que le da  la posibilidad de ser más simétrica, quienes conocemos perfectamente la carrera 33, la carrera 27, la carrera novena; la carrera 15 y las calles 34, 36, 45, hasta la Quebradaseca, inmediatamente podemos tener el centro de referencia para orientarnos hacia todos los puntos cardinales de la ciudad, es realmente pequeña.

Me encanta transitar por ella, llegar en corto tiempo a donde me dirijo; quien cumpla horario como empleado aún goza de la posibilidad de almorzar en casa con su familia y regresar a tiempo a cumplir con su trabajo.

Disfruto muchísimo su clima, ya que he tenido la oportunidad de viajar a otros países donde hay estaciones y lo he podido comparar, definitivamente este clima me fascina, me agrada, me motiva, suelo caminar por algunos de sus parques como el de la Flora y recorrer los maravillosos paisajes que tienen varias avenidas; aplaudo su crecimiento vertiginoso, aunque me entristece de igual manera ser testigo de expansiones fraudulentas, improvisadas o con falta de planeación; obras de infraestructura que tienen su lunar y que afectan a corto y largo plazo su crecimiento ordenado y seguro.

Indudablemente me gusta su gente, he tenido la oportunidad de interactuar con el bumangués de a pie, el de la tienda, el de la plaza, el del semáforo, el del centro comercial, el del parque, el vendedor, el empleado, el desempleado, el empresario, la mujer cabeza de familia, el estudiante, la ama de casa, el anciano, el joven, los niños, etc., y aunque son de genios diferentes, su pasión es la misma, los identifica su admiración por esta tierra, sus ganas de salir adelante, su amor por la familia.

Por otro lado, he sido testigo en varias oportunidades de su falta de solidaridad, de su terquedad, de su rabia, de su violencia, de su machismo. No obstante vale la pena resaltar a todos aquellos hombres y mujeres que han dado y seguirán entegando el todo por el todo con el objetivo de hacer parte de una mejor comunidad, siempre pensando en positivo.

Precisamente por el amor a nuestra tierra, junto a un colectivo de personas residentes en esta bonita ciudad; representantes del liderazgo social y empresarial que hace parte del desarrollo de nuestro Municipio, cansados de la politiquería, la corrupción y las peleas de quienes gobiernan, lo cual ha llevado a frenar grandes proyectos que nos beneficien, hemos decidido crear el Movimiento Cívico Independiente “Bucaramanga se respeta”, es mi ciudad, es la de todos.

El respeto al dinero de los contribuyentes (impuestos), el respeto a nuestros niños, mujeres, adulto mayor, al medio ambiente, al espacio público, a la educación, a la salud, a la familia, etc; es nuestra base para haber aceptado la postulación como candidata a la alcaldía de Bucaramanga; soy una bumanguesa que con honestidad, responsabilidad y tesón ha sabido representar  los intereses de sus habitantes.

El reto es gigante, desde hace 25 años estoy trabajando cada día para escribir otra historia en mi amada ciudad, ser la primera alcaldesa en 396 años, además de ser una conquista poderosa para mi género, significaría una verdadera transformación en el estilo de gobernar.

Bucaramanga esta viviendo un momento político histórico, gracias al Ingeniero Rodolfo Hernández actual alcalde, admirado por unos y criticado por otros; su forma de administrar, su lenguaje escueto y sin tapaujos, ha logrado que el ciudadano se sienta identificado con él, liderar la bandera anticorrupción indudablemente ha calado en el corazón de los bumangueses, hastiados de tantos robos y despilfarros al erario.

Soy consiente que el ciudadano, sin importar si es hombre o mujer lo que reclama es que se administre bien la ciudad, pero indudablemente no quiere más de los mismo, ya se les dio innumerables oportunidades; los exalcaldes Iván Moreno y Luis Francisco Bohórquez se encuentran actualmente en la cárcel y el exalcalde Héctor Moreno inhabilitado para ejercer; ello demuestra que se debe dar un giro en la clase de  Gobierno y las mujeres queremos una oportunidad, merecemos total credibilidad y confianza; nuestra sensibilidad, responsabilidad, paciencia, amor, comprensión, intuición, inteligencia, trabajo, compromiso, tolerancia, hará de Bucaramanga una ciudad ejemplo en el país, lograremos recobrar la confianza de sus habitantes y la distribución equitativa de las finanzas del Municipio, porque Bucaramanga se respeta. Es mi ciudad, es la de todos ¡llegó la hora!

Twitter @LuzElenaMojicaG

Facebook Luz Elena Mojica Gamboa

Correo: luz.mojicagamboa@gmail.com

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password