Construyendo ciudades para la vida

Por: Damaris Centeno Morales/ He escuchado en las tertulias de familia, dos generaciones atrás sus historias comparando la ciudad del ayer y la de hoy, en época de mis abuelos disfrutaban placenteramente de viajes en los que observaban a borde de carretera hortalizas frescas, cultivos fértiles, fincas pobladas, ríos cristalinos y caudalosos.

Hoy el panorama es inhóspito escasez de alimentos con sobre población, incendios e inundaciones desapareciendo territorios por los deshielos, sequías, desabastecimiento de nuestro preciado recurso hídrico, causa del calentamiento global, quema y tala del pulmón del planeta los bosques; es indispensable reducir el dióxido de carbono a un 45%, esto no es una película de ciencia ficción es nuestra realidad, pensemos por un momento que pretendemos dejar a nuestros hijos en 10 o 20 años.

Según declaraciones de la ONU cada vez son más alarmantes y menos alentadoras as noticias, estamos a puertas de un eco mundial de emergencia, debemos concientizarnos adoptando medidas para poder mitigar el efecto invernadero, haciendo uso racional de la energía URE, plantar árboles, reciclar; que sea nuestro patrón a seguir declarado desde nuestros hogares y desde el gobierno crear políticas públicas de fuentes de energía renovables implementadas por el estado que contribuyan, pues no aplican el código Nacional 2811 de 1974 donde los ciudadanos tenemos derecho a un ambiente sano o debo suponer que vamos en contra de la ley cuando ésta nos beneficia, así reduciría la deforestación, se disminuiría la presión sobre los recursos naturales logrando evitar la pérdida de la biodiversidad.

¿Te has preguntado si en Colombia existe un plan de acción de eficiencia energética EE? Claro que sí, el PAI PROURBE 2017-2022 emitido por el Ministerio de Minas mediante Resolución 41286 del 30 diciembre 2016 y, ¿la estamos desarrollando en Santander? Es necesario implementarla quienes prestan servicios energéticos, de esta forma disfrutaríamos de una reducción notable en la tarifa de los servicios de energía y gas, sería interesante pues contamos con la unidad de planeación minero energético UPME.

Afortunadamente cuento con el respaldo del cargo que desempeño dentro de la Confederación Comités de desarrollo y vocales de control Confevocoltic’s, he logrado un espacio dentro de la vigilancia y control a los prestadores de servicios públicos domiciliarios, trabajando con la comunidad poniendo en práctica los conocimientos y el respaldo de la institucionalidad.

Conocí un empresario santandereano, Marco Andrés Concha, ingeniero mecánico de la Universidad Pontificia de Medellín, tuve la oportunidad de dialogar y escuchar su experiencia como investigador, a través de su empresa INVEA Investigación Energética Aplicada S.A.S, liderando estos  temas siendo consultor e implementador de proyectos para reactivar la economía, observo su compromiso ambiental y sagacidad comercial al ver una oportunidad de negocio transformando las basuras, experiencia adquirida durante 7 años, siendo contratado por el gobierno Suizo, que ironía “nadie es profeta en su propia tierra”.

Entre su record le escuché haber presentado dos mega proyectos de impacto social ambiental al alcalde respaldados con inversión extranjera para reactivar la economía aún en estudio aparentemente. El Estado debe promover proyectos de eficiencia energética EE pues la Ley 99 de 1993 define claramente que el sector público es el encargado de la gestión y conservación del medio ambiente y los recursos naturales renovables.

Como es posible que pagamos altos costos para desechar nuestras basuras a diferentes entidades, entre las más reconocidas el grupo francés Veolia fundada en 1853 dedicados a diseñar y promover soluciones de agua, energía y manejo de residuos sólidos a escala global, en Colombia recogía 1.1% llegando a 31.2% disponiendo más de 95,227 toneladas anuales “basuras” que son posteriormente transformados en energía y gas, cifra que reduciría la demanda.

Vivimos una quimera terrorífica, donde no cuidamos el mundo que nos pertenece y tanto nos da, por el contrario lo vemos como un monstruo donde no le damos el uso correcto a los recursos naturales, para ser más explícito observemos el “Carrasco” sitio de disposición final del área metropolitana, donde es desaprovechada la materia orgánica, me pregunto, ¿acaso los franceses son más inteligentes que nosotros los colombianos?

En Latinoamérica ya existe el primer distrito térmico y es en Colombia en la Ciudad de Medellín, EPM ya surte líquido frío a la Gobernación de Antioquia, Dian, próximamente alcaldías. Un distrito térmico es una red urbana que produce vapor agua caliente y agua helada para tuberías subterráneas, va a los edificios calentando espacios y produciendo aire acondicionado, es una alternativa ideal en proyectos de construcción de centros comerciales y edificaciones; con esta iniciativa se disminuye al 100% de sustancias como Ozono, gases, efecto invernadero y CO2.

¿Por qué los colombianos no somos celosos con nuestro país?, vulneró la seguridad Nacional el gobierno anterior enajeno a Isagén en 57,6% de los activos de la generadora más grande de energía, subastada el 13 de enero 2016, monto de la venta sería aprovechado como motor de la infraestructura del país, promesas que no se cumplieron.

No podemos seguir levantando jóvenes mecánicos, autómatas del sistema, con falta de compromiso con la sociedad donde cada quien va en otra dirección, es cuando llegan los cambios forzados y se supone somos “Cuna de Patriotas” donde evoco una frase del líder caudillo Jorge Eliécer Gaitán: “Antes que la vida miserable y perecedera está el dolor, la justicia y el ideal”.

Deseo que a partir de ahora trabajemos por una Colombia diferente, próspera, productiva, sin tanta politiquería, con esfuerzos nuestros, porque no es posible que hemos aprendido a nadar como peces, volar como aves pero no hemos aprendido el simple hecho de vivir como humanos.

Facebook: Damaris Centeno Morales

Instagram: damaris.c.m

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password