Descifrando a Leonidas

Por: Édgar A. Henao/ Que una costumbre sea común a todos no significa que sea ética. Que sea legal tampoco significa que sea digna de ejemplo. Renunciar a un cargo de elección popular para aspirar a otro, aunque muy arraigado en nuestro país, es más bien un síntoma de los males que aquejan a la política colombiana que una práctica sana de la democracia.

Es común que ante la inminencia del término de un mandato  el  político  renuncie a él para promover su candidatura a otro cargo  de elección popular, al cual puede acceder si lo hace en los tiempos  señalados en la Ley para no incurrir  en   inhabilidades. Es entendible y la norma reconoce la aspiración natural de continuar en el ejercicio de la función pública a través de otros cargos de elección popular. Es normal, también, que un político anhele a cargos de mayor importancia o responsabilidad. Forma parte de su ADN y no hay nada malo  en ello.  Hasta ahí, todo bien.

La deformación se da cuando el cargo público se utiliza, no para cumplir con el  mandato  confiado por los votantes, sino como medio para llegar a otro fin; un fin que desde el principio el político previó como posible, pero que omitió decirlo en campaña para no perder electores. Tres congresistas renunciaron para participar en elecciones de octubre: Samuel Hoyos, del Centro Democrático, que aspira a la alcaldía de Bogotá, Hernán Padaui de Cambio Radical y Leonidas Gómez, cercano al Polo Democrático y fundador del Movimiento Dignidad Santandereana, quienes aspiran a la gobernación de Bolívar y Santander, respectivamente.

Con tan solo cinco  meses en su curul, el exsenador Leonidas Gómez señaló como motivo de su renuncia “tengo un amante, y quiero que ustedes sean los cómplices, me quiero dedicar a recuperar la columna vertebral de este país: el río Magdalena” (…) “sentí el llamado de mi gran Santander”. ¿Acaso ese no fue el caballito de batalla para aspirar al senado?

No se entiende cómo, por ejemplo, la defensa de un recurso hídrico de interés nacional y su ecosistema no puedan ser defendidos en un foro donde por antonomasia se discuten asuntos de interés nacional. Como el exsenador mismo señala, el   Magdalena es hoy por hoy, si se quiere, uno de los más importantes ríos del país, si no el más, ¿por qué, entonces, ese cambio súbito de perspectiva en la forma de hacer su defensa?

Mirando el retrovisor, los intereses del Departamento y sus recursos  han estado presente en su discurso desde la fundación de su movimiento Dignidad Santandereana  y se mantuvo en su candidatura a la Gobernación del 2015 ¿en qué cambiaron las circunstancias para que recibiera ese “llamado” por Santander  después de cuatro meses de mandato en el senado y justo  cuando vio despejado  el camino por la contienda electoral del  2019?

Emiro Arias Bueno, quien hasta hace poco recibió el guiño de Leonidas Gómez  para llevar adelante su aspiración a la Gobernación de Santander, en una entrevista con Corrillos! señaló que la decisión del exsenador fue sorpresiva  e inconsulta, pues en ningún momento se tuvo en cuenta la opinión de quien se suponía era su alfil en las elecciones regionales del año 2019; hecho que era públicamente conocido  teniendo en cuenta las manifestaciones de Leonidas en las  diferentes correrías políticas por Santander.

Razón tenía Navarro Wolff cuando en estos días llamo la atención sobre la mala práctica de aspirar a cargos públicos con fines mediáticos y personales.  Recordó que, precisamente, en las elecciones pasadas declinó de presentarse nuevamente al senado  porque su propósito era, desde ya, alcanzar el máximo cargo en la alcaldía de Bogotá, y así lo puso de presente a sus electores.  Ocultar esa intención o no exponerla como opción viable en época electoral  es una engañifa a los electores.

Los cargos de elección popular no son escampaderos de los políticos, son verdaderos mandatos que los comprometen, así sea en el papel. Que a tan solo  cuatro meses de haberse elegido como senador renuncie a su cargo para aspirar a otro demuestra dos cosas: Que desde siempre su intención fue esa y al ver despejado el panorama renuncia a su cargo y se lanza a satisfacer su ambición personal (gobernación), o que, aceptando como ciertos los argumentos de él, recibió el “llamado” impostergable por Santander; llamado por demás curioso, porque de respetar a los electores les hubiese informado de dicha intención en época electoral, no después de haber ganado la curul.

Desconfío de quienes abanderados en  la lucha anticorrupción y el clientelismo no dudan en usar  estrategias cuestionables de los políticos a quienes critican. Es verdad que ninguna de las campañas de Leonidas han estado aceitadas por la maquinaria regional. De hecho, gran parte de su caudal electoral tiene origen en el “voto de opinión”, que confió en sus promesas de llevar una agenda al Senado bajo la premisa de Santander como eje central de la discusión, y es precisamente eso lo que se ve defraudado.

Aunque  es cierto que la Cámara de Representantes es el escenario natural de discusión de las agendas regionales, no menos cierto es que el senado también es un espacio propicio para ello, de ahí que los electores en muchos casos den prioridad a candidatos  que conozcan a profundidad, o parezcan serlo, de los problemas de sus respectivas regiones. Difícilmente Wilson Arias, su reemplazo en el senado, y alguien que ha hecho toda su vida política en Cali, defenderá y asumirá como suyo los problemas de Santander. Algo que Leonidas destacó en campaña.

La renuncia abrupta de Leonidas Gómez  al cargo, el incumplimiento a su palabra de apoyo a Emiro Arias y a los electores y, últimamente, su apoyo irrestricto a la administración municipal de Bucaramanga, sin detenerse en una postura autocrítica de lo bueno y lo malo de la misma, parecieran entrever un candidato dubitativo, impredecible,  al que como elector uno no sabe a qué atenerse. Su carta de presentación ha sido, desde siempre, su excelente gestión de negocios  en Santander, pero hay que recordar que buen empresario no es sinónimo de buen gobernante. Espero estar equivocado.

Correo: henaot@gmail.com 

Twitter: @henaot1

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password