Quemados con pólvora no dan tregua ¿Qué hacer para disminuir las cifras?

“Las campañas de sensibilización se quedaron cortas”, así lo sostuvo la directora general del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Juliana Pungiluppi, quien resaltó que, en estas fiestas navideñas, las cifras de adultos quemados con pólvora fueron muy altas en comparación con el año pasado.

La funcionaria resaltó que el número de casos de niños y adolescentes víctimas de la manipulación de fuegos artificiales se mantuvo parejo respecto a la temporada decembrina 2007-2018.

Ante este panorama pidió abrir el debate para que en 2019 el país pueda dar un salto disruptivo y se aleje de estas tendencias tan preocupantes.

“Desde el Icbf queremos que se abra el debate, que nos preguntemos qué está faltando, en qué estamos fallando, tenemos que tener en cuenta nuestra cultura, nuestras tradiciones, estadísticas y la debilidad institucional de gran parte de nuestros municipios”, señaló.

Para Juliana Pungiluppi, el debate debe considerar las experiencias de otros países en los cuales las restricciones son mayores.

En Nueva Zelanda, por ejemplo, solo se permite la venta cinco días antes de la fiesta tradicional ‘Guido Fawkes’; en Finlandia, solo se vende pólvora el 24 y 31 de diciembre y el Día de Reyes; en Chile está prohibida y solo se permite en espectáculos masivos y a cargo de empresas registradas.

“En todo el debate tenemos que mantener un balance entre el derecho al trabajo y el entretenimiento y el artículo 44 de nuestra Constitución que establece que los derechos de los niños, niñas y adolescentes prevalecen”, sentenció la directora general de Bienestar Familiar.

Según Pungiluppi, “se ha subestimado el uso y manipulación de la pólvora en el país, porque a la mayoría de colombianos no les ha ocurrido nada. Sin embargo, las estadísticas del Instituto Nacional de Salud (INS) muestran que en promedio se han registrado en los últimos años 700 personas lesionadas por estos artefactos, de los cuales 300 son menores de edad. Niños con amputaciones y daños oculares de por vida, hay que tomar medidas”.

Recordó que el instituto cuenta con pocas herramientas para tomar medidas contra los padres o cuidadores que han sido irresponsables, por acción y omisión, de las lesiones con pólvora. Solo puede amonestar a los papás y presentar denuncias para que se investigue lo ocurrido.

Precisó que en diciembre el Icbf amonestó a 23 padres de familia y que los defensores de Familia adelantaron 38 procesos de orientación y asistencia a los parientes de los menores de edad. Los padres están obligados a asistir a los talleres de prácticas de crianza.

De acuerdo con el más reciente boletín del Instituto Nacional de Salud (INS), entregado este miércoles 2 de enero, la cifra de quemados con pólvora en todo el país es 675, de los cuales 249 son menores.

En 74 de los casos hubo amputación de una parte del cuerpo, debido a la gravedad de las lesiones, y en 61, daños oculares, 29 de los pacientes tiene daños auditivos y 491 serias laceraciones.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password