Demócratas impulsan plan para finalizar paralización del Gobierno de EE.UU.

Los demócratas comenzaron a trabajar para aprobar en la Cámara de Representantes una ley que ponga fin a una paralización parcial del Gobierno que se extiende por 13 días, e ignoraron la demanda del presidente Donald Trump de US$5.000 millones para la construcción de un muro fronterizo.

El jueves es el primer día en que el Gobierno se enfrenta a un Congreso dividido en Washington desde que Trump asumió el cargo en enero de 2017, ya que los demócratas le arrebataron en las últimas elecciones el control de la Cámara de Representantes a los republicanos, que conservaron su mayoría en el Senado.

El Congreso comenzó a sesionar con alrededor de una cuarta parte del Gobierno federal cerrado, lo que afecta a 800.000 empleados, una paralización provocada por la demanda de Trump de fondos para levantar un muro a lo largo de la frontera con México, algo que ha sido rechazado con vehemencia por la oposición demócrata.

Los líderes de ambos partidos en el Congreso sostuvieron el miércoles conversaciones improductivas con Trump en la Casa Blanca y deberán regresar a la sede del Gobierno el viernes para iniciar otra ronda de diálogos, en una señal de que es probable que el cierre continúe durante el resto de la semana.

La Cámara de Representantes eligió a Nancy Pelosi como su nueva presidenta. La legisladora liberal por San Francisco asume de esta forma por segunda vez uno de los cargos más poderosos de Washington.

El paquete demócrata, dividido en dos partes, incluye un proyecto de ley para financiar el Departamento de Seguridad Nacional en los niveles actuales hasta el 8 de febrero, lo que destinaría US$1.300 millones para vallas fronterizas y US$300 millones para otros artículos de seguridad.

La segunda parte financiaría a las otras agencias federales que ahora no cuentan con fondos -incluidos los Departamentos de Agricultura, Interior, Transporte, Comercio y Justicia- hasta el 30 de septiembre, el final del actual año fiscal.

Los demócratas dicen que su propuesta les dará a ambas partes un mes para negociar un acuerdo sobre seguridad fronteriza y al mismo tiempo reabrir todas las dependencias del Gobierno.

El líder de la mayoría del Senado, el republicano Mitch McConnell, dijo que la legislación demócrata no tiene futuro en el Senado y la calificó de “teatro político, no legislación productiva”. “No perdamos el tiempo”, sostuvo en el Senado antes de señalar que esa cámara no aprobará ninguna propuesta que no tenga opciones de ser ratificada por Trump.

Los US$5.000 millones que Trump está solicitando cubrirían solo una parte del dinero necesario para levantar el muro fronterizo, un proyecto que según estimaciones costaría alrededor de US$23.000 millones.

Trump hizo del muro una promesa clave en su campaña que lo llevó a la presidencia hace dos años, al asegurar que México pagaría por una pared fronteriza que considera necesaria para combatir la inmigración ilegal y el narcotráfico. Los demócratas han calificado el muro de inmoral, ineficaz y medieval.

“No, no. Nada para el muro”, dijo Pelosi en una entrevista emitida el jueves en el programa “Today” de la cadena NBC. “Esto envía el mensaje equivocado sobre quiénes somos como país”.

Trump, por su parte, acusó los demócratas de intentar juegos políticos. “La paralización sólo se debe a las elecciones presidenciales de 2020”, escribió el mandatario en Twitter. “Los demócratas saben que no pueden ganar en base a todos los logros de Trump (…) Para ellos, es estrictamente un juego político”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password