Las redes sociales

Por: Damaris Centeno Morales/ Durante los últimos 40 años hemos sido testigos de eventos importantes que desembocan en un rápido avance tecnológico, en la emergente globalización estilo siglo XXI y en cambios de comportamiento en la sociedad a nivel mundial. Estos últimos 40 años han significado para la humanidad la revelación y confirmación de la idea de antaño sobre lo que somos en realidad: Una sociedad consumista y devoradora de todo lo que nos presentan como “nuevo”.

Uno de esos eventos importantes es conocido como el auge de “las redes sociales”, como primera medida, para entender la magnitud del asunto debemos pensar en el ser humano como una persona que necesita de otro ser humano para llevar a cabo alguna acción, deseo o proyección.

Esto lleva a que nos comuniquemos con nuestros semejantes de alguna manera, ya sea por gestos, señales o símbolos, como lo hacían hace millones de años nuestros antepasados o como ocurrió por 1876 cuando el inventor Antonio Meucci llamó teletrofono a lo que hoy en día se le llama teléfono fijo, luego sería Marconi en 1894 cuando logro enviar señales a través del aire con su aparato denominado “telégrafo” y no sería si no partir de 1999 cuando empezarían a utilizar la tecnología de telefonía celular.

Grandes avances, grandes proyectos y grandes investigaciones, causaban que el mundo se comunicara y que el mundo soñara más allá de sus casas rurales y de sus distritos en los que habitaban. Un aparte importante es sobre 1995 en adelante cuando el Internet comenzaba a enlazar información entre varios puntos del globo pero su uso era restringido solo a investigaciones de algunas universidades pero que aportaron avance en este vasto mar de la comunicación.

A partir del año 2000 se podía soñar con comunicarse con el mundo y esa barrera que restringía el conocimiento empezaba a romperse. Si, en el año 1989 cayó un gran muro de concreto grueso llamado el muro de “Berlín”, como símbolo al fin de la división alemana, pues en el año 2004 se rompe y cae el más grande muro invisible que había existido en toda la historia, este muro representaba la incomunicación en todo su esplendor, representaba la sombra del conocimiento, este muro representaba la imposibilidad de saber que había más allá.

Fueron las redes sociales las cuales se encargarían de crear una nueva era. YouTube, Instagram, Twitter y la que a mi consideración con mayor influencia sobre la humanidad la famosa Facebook, que idea tan genial tuvo Mark Zuckerberg y compañía para utilizar la Internet de una manera única, los usuarios pueden registrarse gratis, y empezar a agregar conocidos que usan esta misma red social en cualquier parte del mundo donde habiliten Internet escribirse, enviar mensajes de audio a través del aire por vía electromagnética.

El ser humano empezaba a identificarse y a acoplarse con este nuevo “juguete” fue tanta la influencia que el ordenamiento jurídico tuvo que modificarse y adaptarse, las leyes sobre el manejo de datos personales se volvieron más rígidas y una nueva cultura de hijos de la tecnología imponía sus habilidades para la utilización de estas mismas, todo fue una maravilla un avance, o al menos eso creíamos.

La pregunta que nos hacemos en 2018 sobre si la humanidad está preparada para estos cambios, tiene una única respuesta sea en esta época o más adelante y es: La sociedad se adapta, esa es nuestra naturaleza la adaptación al momento de sentir necesidad de hacerlo y con cada renovación de generación vendrán nuevas tecnologías, vendrán más cambios, la generación saliente no entenderá y preferirá lo tradicional pero la generación sobreviniente se adaptara al cambio y así sucesivamente.

Por lo tanto no se trata de estar preparados o no, para los avances si no de aportar y percibir conocimiento cuando es nuestro momento generacional, ahora bien y como lo dicen los comics, un gran poder representar una gran responsabilidad, estas redes sociales así como permiten el esparcimiento, la extra posición, el desarrollo intelectual, el abolicionismo del analfabetismo, el compartimiento de ideas, momentos, sentimientos, etc.

Pero solo en los casos que se le daría un buen uso a las redes sociales y contrario cuando no se le da un buen uso o no entendemos para que sirven o no captamos la magnitud de las mismas. Albert Einstein decía: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad; el mundo solo tendrá una generación de idiotas”.

Casos de robo de mega datos vía Facebook se ven a diario, los hackers hacen de las suyas en este cyber mundo, secuestros, extorsiones, abusos, robo de fotografías, etc., yo pregunto: ¿Ahora vemos el lado malo de esta tecnología? Y respondo que la tecnología no tiene lado bueno o malo, solo tiene un solo uso y somos sus usuarios los encargados de corromperla o purificarla.

Según el portal de Internet “enticonfio.gov.co” en una publicación en agosto del 2018 entre un estudio de la Universidad Eafit y Tigo-Une muestra que un 20% de los menores de edad entre 9 y 16 años deja de dormir por usar redes sociales y que el 84% de los niños y jóvenes colombianos entre 9 y 16 años tiene perfiles de Facebook y que como mínimo gastan tres horas y media diarias en redes sociales, además de verse expuestos a grooming o acoso cibernético, sexting, contenido sexual explicito, robo de información, etc.

Hago un llamado a mis lectores para que sensibilicemos el uso de las redes sociales a cuestiones positivas que representen una verdadera ayuda para el que las necesita, hago un llamado también para que entendamos la magnitud del uso de las redes sociales su origen y su futuro.

Mi frase seria: “La necesidad del ser humano radica en lo que no puede hacer, pero si pensamos en lo que si podemos hacer no habría necesidad y solo quedaría el ser humano”.

Facebook: Damaris Centeno Morales

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password