Impuesto a las pensiones, la estocada final

Por: Doris Elisa Gordillo/ Lograr un estatus pensional significa para un colombiano haber vendido su fuerza de trabajo durante muchos años, más de la mitad de su vida promedio de hoy, diría yo;  pero adicionalmente cumplir con un sistema o régimen obligatorio que le establece un porcentaje de aportes individuales entregados al Estado o a los fondos privados quienes además de ganar dividendos con los recursos del trabajador, le cobran una cuota por administrarlos; para recibir un porcentaje inferior al 100% de lo cotizado, es reprochable, por eso considero que desde la concepción del sistema, éste es lesivo para los intereses de los asalariados colombianos.

Para ilustrar mi opinión me permito hacer una breve referencia a las generalidades del actual sistema pensional en Colombia, con el objeto de evidenciar las desventajas de un pensionado frente a la posición dominante del Estado.

El sistema pensional actual lo estableció el Estado mediante la Ley 100 de 1993 y está compuesto por el Régimen Solidario de Prima Media con Prestación Definida y el Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad y es manejado básicamente por Colpensiones, entidad pública que administra el régimen de prima media y el de ahorro individual, por las Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantías de Colombia (AFP) instituciones financieras de carácter privado.

En el régimen de prima media con prestación definida, los afiliados o sus beneficiarios tienen derecho a una pensión de vejez, de invalidez o de sobrevivientes, o una indemnización, previo cumplimiento de unos requisitos establecidos en la ley  y lo administra actualmente  Colpensiones, entidad de carácter estatal que sustituyó el extinto Seguro Social. A su vez, en el régimen de ahorro individual con solidaridad las pensiones se pagan con el ahorro individual de cada uno de los afiliados y contempla mecanismos de solidaridad como el Fondo de Garantía de Pensión Mínima, el capital acumulado es del pensionado y es heredable.

Notemos entonces, como nuestro sistema pensional es contributivo, esto es, que el pensionado ya   ha pagado sus mesadas en otro momento, porque ha contribuido con sus aportes para su reconocimiento y siendo que la pensión es un componente del sistema integral de seguridad social concebido para garantizar que las personas en su vejez puedan satisfacer sus necesidades elementales. No se entiende como el actual Gobierno Duque, pretende mediante el proyecto de Ley de financiamiento, presentado al Congreso de la República, gravar las pensiones con un impuesto al valor agregado IVA, del 18%.

De aprobarse esta propuesta, sería la estocada final en contra de la clase trabajadora y en la etapa más vulnerable de su vida, pues no obstante haber contribuido a la economía del país, con su fuerza laboral durante su vida útil, en la mayoría de los casos con salarios precarios por no decir ínfimos, pretender que siga financiando los proyectos del gobierno, con el ahorro que le ha significado un gran sacrificio, es verdaderamente inaceptable.

Por ello, en atención a su origen contributivo, al fin con que fueron concebidas y por la etapa especial de vida (tercera edad) de sus destinatarios, las pensiones no deben ser gravadas con ningún tipo de impuesto, cualquiera sea su monto, pues recordemos que de acuerdo con lo establecido en la Ley 797 de 2003, los pensionados que devenguen una mesada superior a 10 salarios mínimos legales mensuales vigentes y hasta 20, ya contribuyen con parte de la financiación del Fondo de Solidaridad Pensional en un porcentaje del 1% y los que devenguen más de 20 salarios mínimos con un 2%, pero adicionalmente, durante su estado activo como  cotizantes, quienes devengan más de cuatro salarios mínimos legales mensuales vigentes lo hacen  también en la misma proporción, para soportar los proyectos de apoyo y ayuda a madres comunitarias, desplazados, indígenas, campesinos, deportistas, etc.

Si el Gobierno persiste en descargar en los hombros de los trabajadores y la clase media, un incremento al impuesto, no queda otra alternativa que la unidad como un todo del movimiento social; por eso mi llamado es a la movilización  y la lucha en defensa del bien público, la educación, la salud, los derechos adquiridos de los pensionados, los derechos de los campesinos, de los transportadores y del pueblo colombiano que se afecte con esta mal llamada Ley de Financiamiento.

Twitter: @GordilloElisa

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password