Colombia, un país rico que vive en la pobreza

Por: Luz Dary Bayona Marín/ La riqueza del país equivale a 6,17 billones de dólares y representa 0,53 por ciento de la que existe a nivel global, que suma 1.143 billones de dólares.

Lo anterior también significa que a cada uno de los casi 50 millones de habitantes del país le correspondería 129.289 dólares (367,6 millones de pesos) si se pudiera repartir.

El Dane reveló que la población en pobreza monetaria y multidimensional se siguió reduciendo durante el 2018 y el país tuvo avances significativos en áreas como la educación. Sin embargo, en el caso del segundo índice, la reducción fue inferior a la usual.

Hace unas semanas el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reveló que la pobreza multidimensional en el país se había reducido a 17%, mientras que la pobreza extrema había alcanzado el 7,4%. El primer indicador se redujo en 80 puntos básicos y el segundo evidencia que quedan cerca de 8 millones de colombianos en pobreza extrema.

Para iniciar hagámonos una pregunta: ¿Por qué los colombianos somos pobres?

“El problema radica en que los colombianos somos indisciplinados, como no hay disciplina adquirimos irresponsabilidad y mentalidad de pobres”.

“Si no hay disciplina es fácil que la pobreza nos alcance”, “tarde o temprano la disciplina vencerá a la inteligencia”. Dos frases importantes y recalcables.

En la actualidad los medios han expuesto que “Colombia es un país pobre porque  es corrupto y poco ético en lo político” ¿Y qué tiene que ver lo político? Este pensamiento pertenece a Joseph de Maistre (1753-1821), quien sostuvo “que cada pueblo o nación tiene el gobierno que merece”, la corrupción nace en el pueblo, que inician vendiendo su voto  desde un tamal, un bulto de cemento, tejas y los 50 mil pesos o más, exigen que los políticos inviertan grandes sumas de dinero en campaña y luego cuando llegan al poder se desvían los recursos de los proyectos, entonces inicia el empleo de corbata, el puente que construyen de mala calidad y terminan haciéndolo varias veces, el mal sistema educativo etc.

Cambiemos el chip, cambiemos nuestra manera de pensar y votemos a conciencia por los nuevos líderes políticos, nuestro país requiere con urgencia una restructuración política, es el momento de los nuevos liderazgos, de los jóvenes, de los  verdaderos líderes sociales, quienes trabajan verdaderamente por nuestra sociedad, y  por contribuir a la finalidad del Estado el cual busca  un bienestar general.

Países como Japón y suiza son países con pocos recursos naturales, sin embargo su manera de pensar, su disciplina, su formación los ha ido llevando al éxito, y es que si son pobres en recursos naturales, buscan otra manera de sobresalir y resaltarse en otros aspectos, algo que Colombia no hace.

“A los japoneses no les interesa ser los más inteligentes sino ser los más disciplinados” todo es por eso, por ser responsables y disciplinados.

Uno de los mitos es que estos países ricos, lo son porque sus habitantes son más inteligentes, pero esto no es así, que pasa si estos no son tan brillantes como se dice… ¿y que la creación de radios, empresas y autos es por otra cosa, que no se ha hecho muy notable y si todo se basa en disciplina y cooperación entre personas? Que no se le deja todo el cargo otra, o que se hace solo, sino que todos hacen parte equitativamente…

Brasil llego a ser una potencia mundial y viéndolo de esta manera debería ser Colombia una de las potencias del mundo.

El colombiano promedio vive sumido en la ignorancia, cree que se las sabe todas, no estudia, no lee, le da más importancia a un partido de fútbol que a la situación sociopolítica del país, tiene la noción de que el dinero se consigue fácil, es envidioso con las personas exitosas y dice que están donde están porque tuvieron suerte o es dinero ilegal etc.

En conclusión Colombia necesita cambiar, y el cambio lo hacemos cada uno de los colombianos desde nuestro espacio, desde nuestro hogar, desde nuestro trabajo, desde lo que pensamos y de lo que hacemos.

Valoremos la maravilla de País que tenemos, somos bendecidos por Dios al concedernos el privilegio de nacer en esta tierra, creo que la mayor riqueza está en su gente, somos el potencial más grande para el desarrollo del mundo, trabajemos en la producción del campo, vendamos productos de calidad, pongámosle el valor agregado a lo que hacemos, no importa tu profesión o estrato social, en lo que hagas sé  siempre el mejor, con sentido de pertenencia, y ante todo seamos buenos seres humanos.

Los invito  a dejar la indiferencia y la intolerancia; y a que cada uno  pensemos en  una idea que pueda mejorar a Colombia y ponerla en acción, juntos podemos construir el país que soñamos y merecemos, trabajemos equitativamente para lograrlo.

Si los colombianos fuéramos disciplinados y trabajáramos en equipo, no me cabe duda de que este país sería una potencia de América latina.

Facebook: Luz Dary Bayona Marin

Twitter: @Dary 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password