Fuerza y autocontrol

Por: Luz Dary Bayona Marín/ El 10 de octubre se celebró el día mundial de la salud mental, te has preguntado, ¿qué haces por tu salud mental?

¿Qué es la resiliencia? Según la definición de la Real Academia Española de la Lengua  (RAE) es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, pero en psicología añadimos algo más al concepto de resiliencia: No sólo gracias a ella somos capaces de afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas, sino que también podemos salir fortalecidos de ellas.

La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos psicológicos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades. De esta manera, las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial.

Para las personas resilientes no existe una vida dura, sino momentos difíciles. Y no se trata de una simple disquisición terminológica, sino de una manera diferente y más optimista de ver el mundo, ya que son conscientes de que después de la tormenta llega la calma. De hecho, estas personas a menudo sorprenden por su buen humor y nos hacen preguntarnos cómo es posible que, después de todo lo que han pasado, puedan afrontar la vida con una sonrisa en los labios.

¿Sabes qué es la resiliencia? ¿Quieres aprender a ser una persona más resiliente?

A veces la vida nos pone a prueba, nos plantea situaciones que superan nuestras capacidades: una enfermedad, una ruptura de pareja particularmente dolorosa, la muerte de un ser querido, el fracaso de un sueño largamente anhelado, problemas económicos…

Existen diferentes circunstancias que nos pueden llevar al límite y hacer que nos cuestionemos si tenemos la fuerza y la voluntad necesarias para continuar adelante. En este punto tenemos dos opciones: dejarnos vencer y sentir que hemos fracasado o sobreponernos y salir fortalecidos, apostar por la resiliencia.

Las personas que practican la resiliencia:

Son conscientes de sus potencialidades y limitaciones. El autoconocimiento es un arma muy poderosa para enfrentar las adversidades y los retos, y las personas resilientes saben usarla a su favor. Estas personas saben cuáles son sus principales fortalezas y habilidades, así como sus limitaciones y defectos. De esta manera pueden trazarse metas más objetivas que no solo tienen en cuenta sus necesidades y sueños, sino también los recursos de los que disponen para conseguirlas, son creativas. La persona con una alta capacidad de resiliencia no se limita a intentar pegar el jarrón roto, es consciente de que ya nunca a volverá a ser el mismo, hará un mosaico con los trozos rotos, y transformará su experiencia dolorosa en algo bello o útil. De lo vil, saca lo precioso, confían en sus capacidades. Al ser conscientes de sus potencialidades y limitaciones, Asumen las dificultades como una oportunidad para aprender, ven la vida con objetividad, pero siempre a través de un prisma optimista , se rodean de personas que tienen una actitud positiva, las personas que practican la resiliencia saben cultivar sus amistades,  no intentan controlar las situaciones, sino sus emociones. Son flexibles ante los cambios, afrontan la adversidad con humor y buscan la ayuda de los demás y el apoyo social.

La mitad de las enfermedades mentales inician antes de los 14 años, pero la mayoría de los casos ni se detectan, ni se tratan. Con respecto a la carga de morbilidad en los adolescentes, la depresión ocupa el tercer lugar, el suicidio es la segunda causa de muerte entre 15 y 29 años. El uso nocivo del alcohol  y de drogas ilícitas entre los adolescentes es un gran problema en Bucaramanga y puede generar comportamientos peligrosos, como las prácticas sexuales de riesgo o de conducción temeraria  y otro problema son los trastornos alimentarios.

En el año 2017 el día mundial de la salud mental se enfatizó en trabajar la importancia de la salud mental en el lugar de trabajo, este año esta direccionada a trabajar en un mundo  de transformación.

En la adolescencia y los primeros años de la edad adulta  se producen  muchos cambios: cambio de colegio u hogar, entrada a la universidad o en el mundo laboral. Para muchos es una época apasionante, pero también puede ser causa de estrés o presión. En algunos casos  sino se reconocen y controlan  estos sentimientos pueden causar enfermedades mentales. El uso cada vez mayor de las tecnologías en línea, que sin duda aporta muchos beneficios pero también tenciones adicionales, pues cada vez es mayor la conexión a las redes virtuales en cualquier momento del día o la noche. También hay muchos adolescentes que viven en zonas afectadas por emergencias humanitarias, como conflictos, desastres naturales y epidemias, y los jóvenes que viven estas situaciones son particularmente vulnerables a la angustia y las enfermedades mentales.

El reconocimiento de la importancia de la creación de la resiliencia mental  va en aumento.

Afortunadamente va en aumento el reconocimiento de lo importante que es ayudar a crear resiliencia mental, desde las edades más tempranas, para poder hacer frente a los retos que plantea el mundo actual.

Cada vez son más numerosas las pruebas de que la promoción y la protección de la salud mental  del adolescente es beneficiosa no solo para la salud a corto y a largo plazo, sino también para la economía y la sociedad,  pues adultos jóvenes sanos podrán contribuir mejor a la fuerza laboral, a sus familias y a la sociedad en conjunto.

Es mucho lo que se puede hacer para ayudar a crear resiliencia mental con la finalidad de prevenir la angustia y las enfermedades mentales, así como para tratar a cada una de ellas. La prevención comienza por conocer y entender los signos y síntomas precoces que alertan de una enfermedad mental.

Gracias Dra. Wendy Serrano, psicóloga, por su aporte.

Facebook: Luz Dary Bayona Marin – Twitter: @Dary 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password