Estas son las primeras puntadas de la reforma pensional del Gobierno Duque

Junto con la reforma tributaria, la reforma al sistema de pensiones es quizás una de las más urgentes para el país, dado que se está activando una bomba de tiempo con un creciente número de colombianos que van a llegar a la edad de jubilación sin ningún tipo de ingreso.

Sin embargo, mientras que para la tributaria se han escuchado infinidad de propuestas, desde las que hace el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla a modo personal hasta las que se han presentado formalmente a los congresistas, en el campo pensional el gobierno de Iván Duque no ha dicho nada.

Se sabe que tramitar una reforma pensional es muy complicado por la cantidad de intereses que hay en juego y porque es muy difícil que el Congreso legisle en contra de sus propios intereses, pues se sabe que es una de las entidades que tiene pensiones más altas. Sin embargo, tanto las calificadoras de riesgo como los expertos están a la expectativa sobre lo que traerá el Gobierno en este campo.

Durante un seminario en Medellín organizado por la Asociación Nacional de Instituciones Financie-ras (Anif) y Asofondos sobre los retos del sistema pensional en Colombia, el viceministro técnico de Hacienda, Luis Alberto Rodríguez Ospino, aseguró que el plan es presentar una propuesta para ampliar la protección a la vejez, aumentar la equidad y focalizar mejor los subsidios.

“La situación de pobreza en Colombia se hace más crítica para las personas que llegan a la tercera edad y por eso tenemos que plantear una cobertura con énfasis en un sistema de protección a la vejez, también la distribución actual del gasto en pensiones y el Sistema de Protección a la vejez, dejan sin cobertura pensional a cerca de 3 de cada 4 colombianos mayores adultos, hay una concentración de recursos para pocas personas”, señaló.

Cálculos de Anif indican que la baja cobertura acarrea faltantes pensionales de casi 5% del PIB por año (incluyendo las cotizaciones de Colpensiones) y en su concepto la única forma de expandir la cobertura pensional hacia al menos 2 de cada 3 adultos mayores es eliminando los subsidios que impiden precisamente que se tenga una cobertura más amplia.

Precisamente, el viceministro Rodríguez Ospino señala que la mayor parte de los subsidios del sistema pensional los reciben los grupos de más altos ingresos. Dichos subsidios en valor presente pueden llegar a ser más de $1.000 millones por persona y, “por supuesto, esa mala focalización empeora la distribución de los ingresos en el país”.

En Anif insisten en que se requiere incrementar la cobertura pensional para evitar los riesgos de pobreza e indigencia en los adultos mayores, pero advierten que la clave está en solucionar los problemas estructurales de informalidad laboral, la cual impide que muchas personas puedan cotizar permanente para su pensión.

“La discusión fiscal de pensiones se centra en la mejor redistribución y eficiencia del gasto mientras que se mantiene o mejora el equilibrio fiscal, se debe plantear una mejor focalización de los subsidios y hacer equitativo el actual sistema”,resaltó el Viceministro y agregó que gracias a los insumos presentados por centros de pensamiento como Anif, Fedesarrollo y Asofondos se podrá estructurar una propuesta de cara a solucionar los problemas. Falta ver si el Gobierno se anima a hacer una reforma pensional que de verdad corrija algunos de los graves problemas del sistema o si, como ocurrió con la reforma tributaria, busque opciones alternativas. Lo único cierto es que el consenso general y la realidad muestran que es inaplazable tomar medidas en este frente.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password