Las preocupaciones el BID sobre las ineficiencias en el gasto público latino

Un nuevo estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reveló que cada año los países de América Latina y el Caribe estarían perdiendo un total de US$220.000 millones -equivalentes al 4,4% del PIB regional- por cuenta de ineficiencias en los servicios públicos, las compras gubernamentales y las transferencias focalizadas.

Dicha cifra, según los cálculos del BID, sería suficiente para eliminar la pobreza extrema en la región.

De acuerdo con el multilateral, el promedio de gasto público de la región se incrementó 6 puntos porcentuales desde 2000 y alcanzó el 29,7% del PIB regional en el último año, con registros entre el 35% de Argentina y el 20% de República Dominicana.

La razón es que luego de la crisis global de 2007-2008, la mayoría de los países de la región vieron un incremento rápido de sus ingresos como consecuencia de la exportación de materias primas a mejores precios y los utilizaron para aumentar casi al mismo ritmo sus gastos, en especial en áreas de difícil reversión como las mesadas pensionales y los salarios del sector público.

Y en ese sentido, el multilateral advirtió que la región destina 4 veces más gasto a los adultos mayores que a los jóvenes. “De mantenerse en los actuales niveles, los regímenes de pensiones y de salud podrían aumentar del actual 35% del presupuesto al 78% en 2065, poniendo a la sostenibilidad fiscal en riesgo”, agregó el BID.

Con ese tipo de gasto, la región además podría disminuir la inversión en otros sectores prioritarios como el desarrollo del capital humano y de infraestructura, fundamentales para sostener el crecimiento económico en el tiempo.

“La buena noticia es que podemos mejorar las vidas de nuestros ciudadanos no mediante gastos más elevados sino más eficientes”, destacó el economista jefe del BID, Alejandro Izquierdo.

Al evaluar la calidad del gasto público, el BID destacó además que Chile y Perú tienen la mejor calidad de gasto, con costos de ineficiencias que llegan al 1,8% y 2,5% del PIB, respectivamente.

Las recomendaciones

Luego de las advertencias, el Banco Interamericano de Desarrollo también emitió una serie de recomendaciones para sus países miembros, de modo que pueda mejorar la calidad del gasto.

La primera de ellas es hacer una mejor evaluación del costo-eficiencia de sus programas o la creación de organizaciones que vigilen y mejoren la asignación de recursos en el presupuesto.

También se recomendó “la adopción de reglas fiscales que vayan más allá de la sustentabilidad fiscal para la protección de las inversiones, tales como el requisito fiscal de doble condición de Perú, que fija límites específicos al incremento de los gastos corrientes para asegurarse de que no insuman recursos que deberían asignarse a gastos de capital”.

Además el BID le sugirió a los países que aumenten el gasto en educación por alumno, incrementando también los controles anticorrupción para evitar que los recursos se desvíen.

Será necesario tanto para el desarrollo de los países como para mejorar la calidad del gasto que se incremente la confianza de los ciudadanos en las instituciones, ya que la baja confianza en los políticos genera que sea mayor la exigencia de programas de gasto con impacto inmediato como las transferencias monetarias, en lugar de aquellas de largo plazo como la educación y la infraestructura.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password