Igualdad educativa ¿Ser Pilo se apaga?

Por: Camilo Andrés Maldonado Bautista/ La gran inequidad económica existente en el mundo,  parte de las determinaciones que toman los líderes en materia de políticas públicas y preocupa de sobremanera el aumento de la pobreza extrema y la no evolución en el crecimiento de los indicadores de desarrollo de los países, uno de estos Índices es el de desarrollo humano (IDH), el cual muestra el desempeño de una región según los parámetro establecidos por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Dentro de las variables más importantes que se miden están la esperanza de vida al nacer, el cual analiza el promedio de edad de las personas fallecidas en un periodo anual, otro indicador es el  PIB mide el total de bienes producidos dentro de las fronteras de una nación, del cual sale el PIB PERCAPITAL el cual se basa en la suma de todos los bienes y servicios finales producidos por un país en un año, dividido por la población estimada para mediados del mismo año y un último indicador que es al que nos referiremos en el de la educación, el cual mide el nivel de alfabetización adulta y el nivel de estudios alcanzado (primaria, secundaria, estudios superiores).

Colombia ha realizado un gran esfuerzo en materia educativa en la lucha de erradicar y disminuir los niveles de analfabetismo, pero en materia de educación superior, aunque contamos con una gran oferta de instituciones educativas públicas y privadas el acceso para la población que no cuenta con los suficientes recursos económicos es imposible de costear dejando sin posibilidades a la gran mayoría de los jóvenes del país.

Otro factor es la baja calidad educativa de muchas instituciones públicas frente a las privadas, lo que ha generado que los cupos de las universidades publicas los cuales tienen unos altos estándares para su acceso, sean ganados por estudiantes mejor preparados los cuales en su mayoría vienen de colegios privados.

Los que no pueden acceder a los cupos en las universidades públicas tienen la opción de formarse, profesionalmente en educación superior privada la cual es supremamente costosa y deja sin ninguna posibilidad a los jóvenes que no cuentan con una buena  posición económica.

El Estado se inventó como mecanismo de financiación para la educación el Icetex, un banco de segundo piso, una buena idea pero que lastimosamente no cumplió con los objetivos trazados, pues sus altas tasas de interés dejaron engrampados a miles de beneficiarios, que hoy en día siguen atados y pagando por un sistema crediticio mal diseñado.

El gobierno anterior estableció como una de sus políticas públicas educativas el programa Ser Pilo Paga, que consiste en entregarle a los mejores estudiantes del país, con menores recursos económicos, para que puedan acceder a Instituciones de Educación Superior acreditadas de alta calidad, tanto públicas o privadas, con créditos ciento por ciento condonables que les permite pagar la totalidad de la matrícula y otros dineros adicionales para garantizar su manutención la cual también  se convierte en una barrera económica.

Este programa ha beneficiado a más de 40 mil jóvenes colombianos que encontraron en este buen programa su única oportunidad de futuro, pero como no todo lo bueno puede durar y la educación no genera fotos como el cemento ya el nuevo gobierno planteo la terminación del programa pues no cuenta con los recursos para su sostenibilidad, según el Ministro de Hacienda Carrasquilla, pero el presidente Duque dio una voz de aliento al decir que podría sostenerse con algunos cambios, ojalá sostenga lo que prometió en campaña.

Todo programa puede tener fallas, no son perfectos, pero hay que buscar los recursos y herramientas necesarias para garantizar su funcionamiento, pero deben aportar todos, por ejemplo algunos dicen que estos recursos deben enviarse en su totalidad a las instituciones públicas, pero por que no puede una persona de escasos recursos no puede acceder a una institución de educación superior de alta calidad privada, estas instituciones ganas millones con la educación, deberían asignar por ejemplo parte de estas utilidades en este tipo de programas o mejor aún disminuir considerablemente el valor de las matriculas para los beneficiarios de Ser Pilo Paga, entre otras propuestas que nos permitan subir los indicadores de Índices de Desarrollo Humanitario que tanto preocupan al gobierno y no dejar que ser pilo se apague.

Twitter: @camilo36858836

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password