Oda al amor y al arte ¡Júbilo andante!

Por: Valentina Acevedo/ Por mucho tiempo he estado pensando y descubriendo sobre el amor, pero se me hace imposible definirlo y ponerlo como algo en concreto ya que cada quien tiene su propio criterio sobre este (artístico, científico, filosófico, religioso). Pienso que el amor es la mejor arma para todo, consigue reconciliarnos y acabar con las disputas. “Ámense unos a otros; como yo los he amado, así también ámense los unos a los otros”. Pongámoslo en práctica y la vida será más llevadera.

Nunca he visto al amor cómo algo malo, pienso que la gente le teme por miedo a llegar a ser lastimado por este, pero, ¿qué culpa tiene? Solo fue la persona equivocada o el momento equivocado, así que es mejor experimentarlo y que cada quien saque sus propias conclusiones, pero no le echemos la culpa al amor por nuestros fracasos amorosos, son diferentes emociones que a veces le arrebatan felicidad a la unión.
No todo se pierde en las rupturas amorosas, las personas que llegan a nosotros siempre construyen algo en nuestro ser y nos enseñan cosas fundamentales de la vida.

Así que he decidido hacerle una oda al amor de mí autoría, respondiendo algunas dudas que me he hecho con los pocos años que tengo y la experiencia que falta por recoger, desmintiendo algunos mitos sobre este y siempre mirándolo desde el lado positivo. Disfrútenlo.

¡Ay del amor!
Me han dicho que lastima,
que siempre hay lágrimas de por medio,
que el aire corta sus promesas,
que solo uno se embelesa,
y al apagar sus faroles,
recóndita tristeza en los corazones.

Al final nadie supo explicarlo,
pero tuve la suerte,
de encontrarte sin buscarte,
porque amarte es amar el arte,
con su filo y su dicha,
con sonrisa desbordante,
eres júbilo andante.

Llegaste tú y por vez primera,
se elevaron las golondrinas,
las nubes se apartaron,
y me dieron nueva vista,
eras tú dibujada en acuarelas,
con errores siendo perfecta,
con finos trazos de poeta.

En el silencio de la noche,
el golpe de los latidos,
sin engaños nos miramos,
nos dijimos te amo,
aunque no hablamos;
entonces, abrí bien mis ojos,
para conservar el tesoro de nosotros.

Supe que el amor estaba en buenas manos;
sabe manejar cada problema con serenidad.
Tiene la cura para todo mal;
ante mis ojos su presencia es deidad.

Dime, ¿quién sin amor puede vivir?,
yo que respiro, siento y bebo tu amor
necesito de sus alegrías y sus penas
aunque me lleven las emociones como mareas

¿Es una ilusión?
tal vez sea algo pasajero;
juego del efímero tiempo
de risas y caídas
¿no es mejor disfrutarlo ahora,
y no quejarse de lo que pudo ser?

Eres camino de regreso a casa,
en cada paso una nueva enseñanza.
Con tus brazos atajas temores;
tu luz llega a todos los rincones.
Siento seda tu piel de ángel,
que cura fisuras al tocarme.

Si alguna vez en este paso ceniza queda,
me dejaras un sabor a miel,
y el buen recuerdo del pasado;
el amor siempre será eterno;
creeré en él siempre como un credo,
como si fuera un adorno del cielo.

El romanticismo no ha muerto, y no dejemos que muera. Embelesados todos guardamos un poeta y estas costumbres tan bellas no deberían acabarse jamás.

No entiendo como pasamos de la bella poesía vuelta canción de algunos artistas respetados de épocas doradas que guardamos en nuestras memorias que pasan de generación en generación, donde alaban al amor, la libertad, la vida, y la naturaleza, a la sencillez de algunos artistas que pisan el romanticismo de su arte en lírica y melodía con el pretexto de “modernismo”.

Twitter: @valentina2001a

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password