Aire puro, derecho de vida para los bumangueses

Por: Luz Elena Mojica Gamboa / En nuestra Ciudad Bonita, cada vez que se realiza la jornada del “Día sin carro”, las autoridades ambientales aprovechan para medir el aire que respiramos. En este año 2018, según el Observatorio de Salud Pública de Santander, la calidad del aire a nivel comunitario -según las muestras tomadas en diferentes sectores de la ciudad- están por debajo de los límites permitidos por la norma de calidad de aire colombiana.

Y ese dato para nada es alentador, menos cuando esta fue la Ciudad de los Parques que con su verde aportaban vida a nuestra Bucaramanga, la consecuencia, como podría esperarse, es que los habitantes vengan padeciendo cada vez más enfermedades respiratorias y cardiovasculares crónicas, particularmente los niños y adultos mayores.

La contaminación se origina mayormente por  la constante tala de árboles, que en muchas ocasiones no son reemplazados, la contaminación por el esmog de los vehículos y la industria existente en la ciudad, lo cual influye en los actuales resultados en materia de aire y que afecta gravemente nuestra salud; ya que en el aire que respiramos existen micro partículas que ingresan a nuestro organismo y lo lesionan, dando como resultado el origen de enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Los vehículos de servicio público con 20 o 30 años de uso, son los principales protagonistas en la contaminación del aire, en especial los conocidos como “buses chimenea”. La última jornada del “Día sin carro” arrojó alertas, sin embargo es muy baja la capacidad de respuesta del Área Metropolitana de Bucaramanga porque tan solo cuenta con una unidad móvil acreditada por el Ideam para practicarle las pruebas a todo el parque automotor.

El aire que respiramos los bumangueses es responsabilidad de todos en cabeza de la Administración Municipal. “Limpiar el aire que respiramos impide el desarrollo de enfermedades no transmisibles y además reduce los riesgos de enfermedad entre las mujeres y los grupos vulnerables, como los niños y los ancianos”, afirmó la doctora Flavia Bustreo, subdirectora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la Familia, la Mujer y el Niño.

Por ello mientras las autoridades respectivas adoptan medidas que contrarresten o acaben con tanta contaminación y se toma conciencia ciudadana para cuidar el aire que respiremos; he encontrado una forma rápida y eficiente de suministrarle oxígeno puro a mi cuerpo.

Acudí a la Medicina Bioenergética. El Dr. Ariel H. Orostegui, médico santandereano especialista en medicina alternativa; afirma que “Medicina Bioenergética es un conjunto de la práctica médica que utiliza únicamente los recursos propios de la naturaleza para solucionar los problemas de  salud, buscando siempre las causas de la enfermedad y actuando sobre ellas, diferente con la medicina tradicional o química, que está enfocada a actuar sobre los síntomas y no ataca las causas”.

Para el Ministerio de Salud la medicina alternativa es una especialización médica desde el año 1987, como la cardiología, la urología, etc… Esta especialidad médica existe en la Universidad Nacional, en la Piñeros Corpas en Bogotá; en la facultad de medicina.

La medicina alternativa incluye acupuntura, homeopatía, terapia floral, bioenergética, homotoxicología, esta medicina no es para todo el mundo, es para el que este cansado de la medicina tradicional.

La oxivenación es una técnica muy sencilla desarrollada en Alemania desde 1945 y consiste en Introducir oxigeno medicinal al torrente sanguíneo. En 1953 el doctor Helmut Regelsberger, neurocirujano alemán, apoyó el desarrollo de este proceso terapéutico creando un instituto de investigación que permitió el desarrollo de numerosos estudios. Posteriormente en 1979 fundó la Sociedad Alemana para la Terapia de Oxivenación (oxigeno medicinal por vía venosa),  fortaleciendo en su país el uso médico del oxígeno endovenoso.

Toda célula enferma es bajita en oxígeno, si se lleva oxigeno extra a todas las células del cuerpo se van a beneficiar las células sanas y le ayuda a los enfermos, oxigena, limpia las arterias, se aplica por las venas lo cual facilita una recuperación más pronta de las enfermedades y múltiples beneficios para el cuerpo y la salud.

Esta terapia alternativa mejora las capacidades físicas, el rendimiento deportivo, estimula el sistema inmunológico, ayuda en el tratamiento de la epilepsia, trastornos circulatorios, respiratorios, hipertensión arterial, cáncer, asma, entre otros. Así que, súper recomendada esta terapia alemana para obtener aire puro bumangués. Un dato, la puede adquirir en Biomédica, carrera 38 # 37-10.

Y si aun lo que describo anteriormente no lo convence, le sugiero que cuando se sienta frustrado, molesto, triste, o con fuertes dolores de cabeza… Respire, oxigene y de vida a su cerebro. Y todo cambiara.

Twitter: @LuzElenaMojicaG

Facebook: Luz Elena Mojica Gamboa

Correo: luz.mojicagamboa@gmail.com

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password