Bucaramanga, desprotegida por nuestro alcalde…

Por: Luz Elena Mojica Gamboa/ En la cotidianidad de mi ciudad, de norte a sur, de oriente a occidente, últimamente retumban estas frases estremecedoras, me robaron en la calle, en el bus, en el negocio, entraron y me robaron en mi casa, me apuñalearon, me rompieron el vidrio del carro, me robaron la cicla, estábamos en un restaurante entraron y nos atracaron, estaban armados, iban en moto, me pegaron un tiro, hirieron a mi esposo, mataron a mi hijo…

¿En dónde? En el norte de Bucaramanga, en Cabecera, en San Gerardo, en Provenza, en el semáforo del parque La Flora, en el centro… En fin, a lo largo y ancho de mi bella Bucaramanga.

En este 2018, de acuerdo a las estadísticas entregadas por la Policía Metropolitana de Bucaramanga (Mebuc) se constata que la inseguridad comparada con el año 2017, se disparó;  el incremento fue del 29% en el número de atracos y robos, hurtos a viviendas aumento en el 20.8%, atracos a establecimientos de comercio creció en un 11,44 %; arrojando como consecuencia implicaciones graves; no sólo en lo económico; sino peor aún en  hechos que atentan contra la integridad de la vida de los afectados y sus familias.

En los rostros de las víctimas se vislumbra su rabia, su impotencia, su angustia, su dolor. Y en la de los testigos de excepción, se denota su pánico, su miedo, su desazón, su crítica, pero ¿Qué está pasando? ¿Dónde están las autoridades? ¿Qué ha hecho el Alcalde?

Ante este cruel flagelo, es precisamente el señor alcalde Rodolfo Hernández, quien sin ningún sonrojo recientemente respondió a los medios de comunicación, «la Policía no puede reprimir a la ciudadanía para controlar el atraco, la violencia o el homicidio. Esas conductas de la ciudadanía provienen de la supervivencia”; sin mayor reparo enfatizó que la inseguridad es consecuencia de la pobreza, la cual no puede ser resuelta con la acción de la Policía, porque contar con más policías generan gastos en el presupuesto nacional o municipal y los resultados no acaban el mal de raíz, solo atacan las consecuencias.

Esta hipótesis no es nueva para el mandatario, recordemos lo afirmado sobre el mismo tema en época de campaña, “la inseguridad es consecuencia de la corrupción con que han manejado a Bucaramanga. La inseguridad es hija de la corrupción. Los primeros que hay que meter a la cárcel cuando hay inseguridad son los politiqueros que nos han venido gobernando y han traicionado el interés colectivo” también afirmó: “Yo asaltaría si no tuviera trabajo. Yo asaltaría si me viera abandonado por el Estado”

¡Por Dios! Qué impotencia sentimos los bumangueses al conocer la opinión del primer mandatario de nuestra ciudad; acaso no es nuestro derecho el sentirnos protegidos por el estado en cabeza del señor Alcalde? Considero que existe una gran ausencia de proteccionismo del Gobierno Municipal, por cuanto tenemos un Alcalde que en 32 meses de mandato, sigue en campaña, para él la única raíz de todos los problemas de la ciudad es la corrupción; hoy le justifica  a todo un país  que en nuestra ciudad bonita, la ciudad de los parques, nuestra señora Bucaramanga, robar, matar o delinquir en cualquier escala, se hace por ser pobre.

Basta ya Señor Alcalde, usted no puede seguir abriendo el camino a la ilegalidad, respete el ordenamiento jurídico, necesitamos respuestas y acciones contundentes, el mejor ejemplo no es el dicho, sino el hecho, usted es quien tiene y debe ejercer la autoridad, de nada sirve que se hagan mesas de trabajo lideradas por la Personería Municipal junto con otras instituciones, tener 416 cámaras de seguridad funcionando las 24 horas del día, de domingo a domingo, por las cuales se pagaron un dineral; contar con 107 frentes de seguridad en cada barrio, organizar casas de nuevos liderazgos, enviar un “bus de la tolerancia” a recorrer las comunas; si usted no da directrices concretas a las entidades o funcionarios encargados de salvaguardar el orden en nuestra amada ciudad; todos absolutamente todos estamos bajo el imperio de la ley.

Bucaramanga tiene gente maravillosa, caracterizada por ser trabajadora, emprendedora, responsable, creativa, talentosa; para mí la pobreza a la cual usted se refiere está en la actitud de cada ser humano para enfrentar los retos de la vida, jamás en lo económico; no estimule, ni promueva, ni muchos menos defienda a los delincuentes, quienes según usted por ser “pobres” tienen pasaporte para delinquir; es como si un padre de familia le dijera a su hijo “se que ha pasado muchas hojas de vida, lo ha intentado, no le ha salido nada, pobrecito, dedíquese a lo que sea, legal o no, con tal de traer plata a  la casa”; el respeto no se compra, se gana en el campo de batalla que es la vida.

Le propongo dejar la demagogia a un lado y primero determinar con fundamentos estadísticos cuál es la raíz o causa de la inseguridad, será consecuencia del postconflicto? ¿Del desempleo? ¿De la violencia intrafamiliar? ¿De la crisis migratoria con la llegada de los venezolanos? ¿De la inoperancia de su administración?

Usted como primera autoridad de este municipio debe saber cuál es la causa de esta enfermedad, y paralelamente ir adoptando medidas que logren eficientemente contrarrestar esta ola de delitos, pronúnciese sobre la prohibición o no  de los parrilleros, a la Policía dele confianza, jamás los desautorice, bríndeles herramientas a todas las instituciones para que cada una desde su óptica pueda aportar, por ejemplo un escobita que barre diariamente la ciudad puede ser también un vigilante de excepción; ayúdenos a despertar ese amor por lo propio, motive en todos los ciudadanos el patriotismo local para defendernos de los extraños, de los delincuentes, de los desadaptados, premie o motive  al buen ciudadano, deje la pobreza de espíritu, de actitud y devuélvanos lo que nos han robado, la tranquilidad. De ejemplo.

Lo primero que debe hacer el alcalde de la ciudad, es rescatar el respeto, brindar seguridad y crear oportunidades. Requerimos soluciones y menos retórica. Para ello, es urgente el respeto al ordenamiento jurídico y el apego a la Ley, ningún delito es altruista ni justificable. Bucaramanga somos todos, es la premisa, para que todos entendamos, que debemos aportar, debemos construir y debemos dejar atrás el pasado ¡Alcalde proteja a mi Bucaramanga del alma, es su deber!

Twitter: @LuzElenaMojicaG

Facebook: Luz Elena Mojica Gamboa

Correo: luz.mojicagamboa@gmail.com

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password