Me acabo de enterar

Por: Carlos Alfaro Fonseca/ Ahora los cínicos vienen a hablar de defender los derechos humanos, cuando abiertamente han apoyado a quienes quieren cercenarlos. Hay que acabar con los cultivos de coca y ejercer como estado en esos territorios tomados por los narco cultivadores.

Todos sabemos que el acuerdo Santos-Farc, estableció no seguir con la fumigación; además de crear centros de poder llamadas zonas de paz, de permitir a criminales de lesa humanidad participar en política y ser congresistas. Esa es la paz estable y duradera de la que hablaba el señor presidente, que engaño tan grande.

Les quitaron el disfraz a los amigos de Santos y quedaron al descubierto los líderes de los derechos humanos, enfrentados en su lucha por la coca, la minería ilegal y en contra de las acciones del estado. Ahora abogan, que los defiendan. Se están desnudando ante el mundo el narcoterrorismo interno colombiano.

Dejemos de ser pendejos y disculpar al mal gobierno saliente de Santos, todos esos asesinatos, se deben al perverso proceso de paz, donde conectó el narcotráfico, con el delito político, siguen vivitos y narcotraficando. Mientras no controlemos la criminalidad de las drogas, no habrá paz.

En el papel 250 mil hectáreas de coca más la Farc libres de toda culpa; crímenes de todo tipo, no solamente de líderes sociales. Porque más bien no aclaran que los cultivos de coca se quintuplicaron confidencialmente desde el proceso de La Habana y es allí donde asesinan a líderes sociales; le pareció una magnífica idea negociar política antidroga con sus ‘amiguis’ con tal de ganarse un Nobel y donde ellos ejercieron control durante décadas en esas zonas.

Los que están matando líderes sociales son los mismos que los despojaron de sus tierras, la guerrilla, los paracos, bandas criminales, agentes del Estado y notarios que se prestaron para ello; son los conocedores de quienes en realidad son los propietarios. Ahora los líderes sociales asesinados en Argelia habían publicado, en sus propias cuentas hace una semana, sus fotos abrazando al narco Trichi, vestidos de camuflado y armados, perjudican la reputación de los verdaderos líderes.

La mayoría de esos líderes sociales fueron integrantes de las milicias matonas, pero se quedaron viudos y sin apoyo de sus antiguos patrones. Reclamar derechos y liderar reclamos por quienes se han sentido desprotegidos son para el estado objetivo militar y sus familias re victimizadas como desplazadas y desaparición forzadas.

La cocaína nos ha gobernado muchos años comenzó con el Cartel de Cali el elefante del 8.000 con Samper y luego el cartel de Medellín, luego el cartel de las Farc. Elegir a Santos fue un error grande que le costará al país mucha violencia por varios años. La coca es el combustible del crimen. No se entiende como dio permiso de sembrar coca, aceptando la erradicación voluntaria.

Gobierno apocalíptico, que permitió impunidad y le dio poder a la mayor banda criminal, dando impunidad y creando escenarios propicios para desatar violencia en contra de aquellos, que digan algo en contra de lo acordado y el desespero de muchas víctimas, sin reparación y justicia. El ego de Santos lo llevó a firmar una paz a cualquier costo y descuidó la seguridad, la salud, la justicia, la economía, la infraestructura y por eso que tal su legado de asalto al erario.

Ya vendrán los mejicanos a gobernarnos, ya tienen sus carteles operando en Colombia, no se les haga raro en 10 a 20 años más de un mexicano cercano al gobierno sus hijos gobernando el país. Santos cree haber dejado un cordón de seguridad jurídica que lo protegerá con la mermelada a la justicia y líderes políticos y con la creación de la JEP, a costos inconmensurables, le limpien la cara a unos y persigan a los demás.

¿Por qué el Gobierno se demoró un año en ocupar las zonas de presencia de la guerrilla? Ahora hay es que hacer fuerza, para que en el último minuto de su gobierno no acabe de arrasar lo que ya arrasó y le firme a los asesinos del ELN el perdón y olvido con entrega del país.

Amigos, todo eso es ausencia de Estado, que permite que se dispare la impunidad. Cómo es posible que hayan matado más de 250 personas y líderes sociales y la justicia, pasado ocho años, nos diga que son los autores intelectuales. Creo que es describir a la perfección la realidad de lo negociado y logrado con el falso proceso de paz.

En conclusión estas muertes son un efecto secundario de la ineptitud de Santos que no vio toda arista en su tal acuerdo, que por omisión condenó a estos líderes donde algunos son verdaderamente eso y otros se autodenominaron y entraron a serlo con sus propios intereses y ahora se las están cobrando.

Correo: carlosalfaroabg@hotmail.com

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password