Alcalde ¡Bueno, pero…. Multiplicado!

Por: Luz Elena Mojica Gamboa/ Hace un par de días visité el barrio Colorados, ubicado al norte de mi amada ciudad, para vivir un encuentro con  jóvenes integrantes de la “Casa de Nuevos Liderazgos”  de este sector, su coordinador, José Nelson Ramírez gentilmente me extendió la invitación para interactuar con sus miembros y así aportarles  alguna enseñanza para sus vidas.

Con la curiosidad que me caracteriza indagué sobre el trabajo realizado en esta casa; su Director, expresó, “las Casas de Nuevos Liderazgos, son  un modelo de intervención barrial para atender las inquietudes de la comunidad, logrando la trasformación social y cultural del Norte de la ciudad; actualmente funcionan  cuatro “Casas de Nuevos Liderazgos”; en la comuna uno, están ubicadas en el barrio Colorados, Pablón y Villas de San Ignacio; en la comuna dos en el barrio La Juventud y el epicentro de trabajo es la casa de Justicia ubicada en el Norte…”

En estas casas se desarrollan, actividades académicas, artísticas, culturales y recreativas; generando estímulos para una mejor convivencia, brindando oportunidades a través del arte, los idiomas, las enseñanzas de hábitos de vida saludable, el proyecto de huerta urbana, denominado, “semillas de paz”, las asesorías personalizadas para el emprendimiento, la orientación de cada proyecto de vida y la capacitación para el fortalecimiento de derechos sexuales y reproductivos,  como estrategia para avanzar en ejercicio de una nueva ciudadanía.

La transformación cultural del sector,  está en la integración de familias, la promoción de habilidades artísticas de los jóvenes y en el buen ejemplo que reciban los demás habitantes del barrio; el impacto generado por el trabajo en estas “Casas de Nuevos Liderazgos” es de gran importancia,  porque se convierte en una cultura de paz y de esta manera se  genera una herramienta que contribuye a que los adolescentes ocupen de manera proactiva sus espacios libres para estar alejados de la violencia, la delincuencia y el maltrato.

Revise algunas ejecutorías  del  Gobierno Municipal entorno a la intervención social con los jóvenes de la ciudad, logrando  constatar  que  en la administración pasada, dirigida por Luis Francisco Bohórquez, se desarrolló el programa “Escuela de Tolerancia” en el que se trabajaron temas como los mecanismos alternativos de justicia, jueces de paz, respeto entre los integrantes de las barras de equipos de fútbol y acuerdos de no agresión entre “parches”.

Del resultado de este programa, algunos líderes del norte expresaron que los talleres con los jóvenes de las comunas nunca terminaron. “La Administración Municipal  ha enviado gente a hacer charlas y capacitaciones pero solo mientras dura el contrato y se van. Lo que terminan haciendo es un daño porque los muchachos se desmotivan y pierden la credibilidad en los procesos”, aseguró un líder social.

En el pasado de igual manera, la ONG Internacional World Vision implementó en el Norte de Bucaramanga, un programa que duró aproximadamente 20 años y finalizó hace aproximadamente seis años, donde se alcanzó la transformación de vidas en esta comunidad. Claudia Meneses, vecina del sector, afirmó, “algunos jóvenes aprovecharon y se profesionalizaron, se organizaron en  equipos de responsabilidad social para educar y sensibilizar a sus comunidades. No obstante, una vez concluyeron las capacitaciones, y debido a distintas circunstancias, no se logró que el grupo se afianzara”

Para que no se pierdan tantos esfuerzos encaminados a la reconstrucción del tejido social a flor de piel de los jóvenes, el trabajo de inclusión y de empoderamiento debe ser permanente y sostenible en el tiempo; por experiencia considero que se requiere de planeación, persistencia y compromiso de los Gobernantes, saliente y entrante para que sea eficaz su continuidad e impacto en la comunidad.

Señor Alcalde, aplaudo la labor desarrollada por estas “Casas de Nuevos Liderazgos”, como modelo de intervención barrial para la transformación de los jóvenes, el cual  hace parte de la estrategia de innovación social  de la Naciones Unidas; reconozco   que son buenas, pero al mismo tiempo le pido que las multiplique; que este modelo sea más robusto en términos de que se convierta en una política pública para la población juvenil de toda la ciudad y no sólo de un sector.

Propongo realizar un programa que no sea policivo ni represivo, sino de rescate de los jóvenes en riesgo de drogadicción, maltrato y delincuencia; que logre transformar sus realidades; por ejemplo hacer un concurso de expresiones artísticas con el lleno de todos los requisitos de un evento de alto nivel, con jurados y premiación, actividades culturales, con poesía, canto, baile, en cada comuna, vinculando al Instituto Municipal de Cultura, a la empresa privada, a las Universidades, ONG’S, para que estos jóvenes se movilicen alrededor de un sueño que los motive, que les ayude al desarrollo de sus habilidades.

Para lograr una intervención efectiva y poder transformar realidades, se debe acompañar este proceso de charlas, talleres o capacitaciones del SER, dictados por entrenadores (coaches) que enseñen herramientas a los jóvenes para re-direccionar y tomar el control de su vida; de esta manera se convertirán en sujetos protagonistas principales como líderes de su propia historia, en su entorno social y comunitario.

Alcalde, lo bueno para que sea más bueno debe multiplicarse… Y los jóvenes de nuestra ciudad lo necesitan.

Twitter: @LuzElenaMojicaG

Facebook: Luz Elena Mojica Gamboa

Correo: luz.mojicagamboa@gmail.com

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password