Santrich… Sede episcopal

Por: Carlos Alfaro Fonseca/ Como conocedor un poco de las leyes colombianas me llama poderosamente la actuación de nuestra justicia y del procedimiento de las personas encargadas de la aplicación de las mismas.

La extradición fue concebida como un mecanismo de cooperación internacional para combatir el crimen y erradicar la impunidad. Es un instrumento de asistencia y solidaridad internacional, generalmente regido por tratados públicos y, en ausencia de éstos, por el derecho interno. Y el proceso de paz regulado en el acto legislativo No 01 del 4 de abril  de 2017 y en la legislación penal ordinaria corresponde a la Corte establecer si la solicitud de extradición, formulada por los Estados Unidos, es conforme o no a derecho y, en consecuencia, emitir el concepto señalado en el artículo 501 del Código de Procedimiento Penal.

En caso de captura con fines de extradición opera las causales previstas en el artículo 511 del mismo Estatuto, relacionadas con el vencimiento del término de sesenta (60) días para la formalización de la petición de extradición por parte del Estado requirente y en el evento que transcurrido el término de treinta (30) días desde cuando la persona capturada fue puesta a disposición del mismo Estado, éste no procedió a su traslado.

En todo caso, según el artículo 510 del mismo Estatuto procedimental, desde el momento en que se inicie el trámite de extradición la persona tendrá derecho a designar un defensor y de no hacerlo se le nombrará uno de oficio.

La Fiscalía de acuerdo a las pruebas recaudadas por la DEA y que fueron mostradas al señor Presidente por el Fiscal, no tiene otra alternativa sino cumplir la orden de Interpol. Y está probado que el delito de conspiración lo cometió después del 1 de diciembre del 2016. A partir de ahora cualquier narcotraficante puede pedir el mismo tratamiento por el principio de igualdad de derechos consagrado en el artículo 13 de la Constitución.

Bajo estos parámetros jurídicos a este sujeto lo cobija la ley penal ordinaria y debe ser extraditado, ya que su reglamentación no permite hacer un análisis del acervo probatorio arrimado a la solicitud de extradición.

Estos bandidos de la Farc nunca tuvieron piedad con los secuestrados y ahora este cosecha lo que no sembró. Lo siguiente es decir que la sede del episcopado disfruta de rango consular de El Vaticano y la justicia y la policía colombiana no pueden entrar, luego salvoconducto y viaje a Cuba y los colombianos viendo como nos toman el pelo; no lo pueden sacar porque el episcopado hace parte del Estado Vaticano, mejor dicho con el aval del Estado se les voló. Y ninguna autoridad colombiana lo va vigilar.

A los 11 diputados del Valle los tuvieron más de cinco años secuestrados y los ejecutaron con 95 tiros de fusil por la espalda; este terrorista lleva unos días en huelga de hambre y se ha declarado la “conmoción nacional”.

Tengo entendido que el acuerdo debe estar enfocado en las víctimas. El suboficial José Norberto Pérez se hizo famoso porque su hijo, Andrés Felipe, que tenía cáncer, les suplicó desde su lecho de enfermo que le devolvieran sano y salvo a su papá.

Todos los presos de Colombia hoy deben iniciar huelga de hambre como mínimo terminan en un hotel. Esto ya es el cinismo de la justicia colombiana, ahora resulta que todo traqueto, narcoterrorista, los delitos los paga en las iglesias, hay que esperar que se revelen los presos que están detenidos por narcotráfico y en el pasillo de los extraditados para que los lleven a las iglesias. El ateísmo se les acaba cuando los van a extraditar y tienen que esconderse en una iglesia.

Soy católico convencido y amo a mi Iglesia, pero esta actitud de los obispos con este asqueroso narcoterrorista y la falta de firmeza contra el tratado de paz me decepcionan y me avergüenza. Se corrompió la sal; es inaudito la posición irresponsable del clero colombiano, donde parece que la mermelada les fascina, por eso hay desbandadas de feligreses a otras religiones. Lo intentan hacer ver como una víctima. Como decía la filósofa Ayn Rand “la sanción a la víctima”.

Correo: carlosalfaroabg@hotmail.com

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password