Ovidio Claros ‘vuelve al ruedo’: Candidato al Senado por Cambio Radical

Ovidio Claros, natal del Huila, vivió de cerca los embates de la violencia cuando en su niñez tuvo que desplazarse junto a su familia al Valle del Cauca, víctima del desplazamiento forzado y luego las coincidencias de la vida lo llevarían a Bogotá donde ejerció importantes cargos por los cuales hoy goza de gran reconocimiento.

Fue alcalde municipal, funcionario de la Contraloría de Cundinamarca y Bogotá, gerente de Seguro Social y Caprecom; contralor de Bogotá, representante a la Cámara en 2002; 12 años magistrado de CSJ; presidente de la rama Judicial en dos oportunidades; catedrático universitario por 25 años, en fin, se puede decir que Ovidio claros tiene con qué ‘capotear’ a sus opositores.

“Tengo un recorrido por el legislativo, ejecutivo, judicial y sin ninguna tacha, de eso da fe mi hoja de vida. Quiero hacer un gran Senado, recuperar el Estado Social de Derecho, ese que hemos ido perdiendo producto de las desigualdades que nos entrega el Gobierno Santos: 10 curules para las Farc, 16 para las víctimas y un estado completamente fallido que no cumple con salud, educación, que genera impuestos progresivos que favorecen a los malos sobre los buenos”, dijo Claros en una entrevista exclusiva para Corrillos!

 

¡Sangre en la arena!

Ovidio Claros es consciente de que se enfrenta a un ‘toro bravo’ y que en ocasiones ha sido tachado por aspirar con el aval de Cambio Radical. Sin embargo es enfático en reafirmar que el partido no influye en las decisiones y que su deber como congresista será trabajar por y para los colombianos.

“Los partidos en general tienen problemas de corrupción, el Congreso en sí tiene problemas serios y el Ejecutivo se apoderó del Legislativo, por eso la política ‘huele mal’, por eso dicen que una ‘olla podrida”. Renunciar a la alta corte para ser Senador no es un plus, pero sí es una necesidad que Colombia requiere. Representantes que nos sean corruptos, que no vayan a robar, que ayuden a reestructurar ese tejido que se ha perdido desde la sociedad, el ejecutivo y el legislativo”, dice con voz ‘clara’ y contundente.

 

La ‘estocada’ del pueblo

El candidato por Cambio Radical es consciente de que es el pueblo quien debe dar la ‘estocada’ final y contribuir para acabar con la corrupción. “Cuando el pueblo entienda que es quien tiene el gran poder en el control de las cosas del Estado, no dejará que haya corrupción. Todo empieza cuando el elector no pida dinero por su voto, cuando entienda que lo que hay que hacer es elegir gente buena y no elegir a los de siempre, a los que están empobreciendo al pueblo colombiano. El día que eso pase ganamos todos, se acaba la corrupción y dentro del Congreso cuando cada norma se discuta, debemos hablar frente a la necesidad que tiene el pueblo colombiano y no a la conveniencia de pocos”.

 

¿El ‘burladero’?

La política en Colombia se ha convertido en un verdadero ‘burladero’ donde muchos buscan escudarse del ‘toro bravo’ y salir abantes. A la pregunta realizada por Corrillos! sobre cómo la Ley debe entrar por casa, al referirse a Cambio Radical, Ovidio Claros precisó que el aval no es sinónimo de estar sometido y que él sacará la ‘casta’ si es necesario.

“Cuando Ovidio Claros toma la decisión de colgar la toga y hacer política revisó el contexto. Vio que en el Partido Liberal hay que pedir permiso al director y quienes arman el partido lo volvió un negocio. El partido Conservador está diseminado en mil pedazos; el Polo Democrático está completamente partido. En Cambio Radical encontré cabida, tengo una cercanía con Vargas Lleras de hace muchos años cuando fui Contralor, siento que podemos hacer una tarea para defender el Estado Social de Derecho. Los demás miembros, cada uno deberá responder por sus actos…”

“…Lo digo, mañana cuando estemos elegidos, lo que tengamos que decir lo diremos sin permiso de nadie y si alguno tiene que ver con los hilos de corrupción lo diré de cara al país, sin ningún tipo de contemplación”.

 

Una ‘faena’ brava

Estar avalado por Cambio Radical, un partido donde algunos de sus miembros han sido tachados, como es el caso de Bernabé Celis, involucrado en el escándalo de tráfico influencias en el Sena, no es para Claros obstáculo, dice que donde otros ven problemas, él ve oportunidades.

Sabe que entre más bravo el toro mejor es la corrida y que si debe enfrentarse al que sea lo hará con su mejor ‘banderilla’, el compromiso, la verdad y el apoyo del pueblo colombiano.

“Si en el partido hay personas que le deban a la justicia, ahí estará Ovidio Claros impulsando para que pongan la cara. Ahora soy juez de lo que tenga que ser para que el país no caiga en manos del leninismo y el marxismo y por eso vengo a presentar mi nombre a los colombianos. Dentro de los partidos, cada uno cuando presenta su nombre es el pueblo el que los elijen…”

Ovidio Claros sabe que no es una ‘corrida’ fácil y que serán muchas las ‘estocadas’ que tendrá que torear… Lo que sí tiene ‘claro’ es que el próximo 11 de marzo saldrá avante con ‘oreja’ en mano, para ‘capotear’ por cuatro años la corrupción en Colombia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password