Carlos Monroy, el líder político sin ‘rabo de paja’ del Partido Liberal

Carlos Monroy proviene de una familia humilde, hijo de una ama de casa y vigilante del barrio Palmas del Niza en Floridablanca, que con mucho esfuerzo y espíritu de superación personal logra finalizar la carrera de derecho en la UIS, así como próximamente su pregrado en filosofía.

Durante su estancia en la universidad fue representante de los estudiantes ante el Consejo Superior y posteriormente representante de los estudiantes del país ante el Consejo Nacional de Participación Ciudadana (CNP). Es un líder sensible a los problemas sociales, quien a través del ejercicio del liderazgo estudiantil conoce las necesidades del sector de la educación.

Es un testimonio del poder transformador de la educación, desde su experiencia universitaria y ahora en su tránsito en la política.

 

Usted tiene como lema “borremos a los corruptos, escribamos un mejor futuro” ¿Cómo se puede lograr esto en la política?

“Lo primero es desde el ejercicio de la campaña política, es decir una política no de lechona, tamal, teja, bulto de cemento ni de rifa de licuadoras y electrodomésticos como lo hacen los politiqueros; porque desde la misma aspiración se empieza a mostrar el talante de quienes van a ocupar los cargos públicos.

Es importante que desde el proceso electoral y social se trabaje en la conformación de un movimiento ciudadano que represente un respaldo popular del candidato quien llega precisamente con esa fuerza al Congreso de la República, porque es en ese escenario donde vamos a encontrar a buen número de corruptos y politiqueros con unas lógicas de ejercicio político dañino para la democracia del país.

Para renovar el Congreso debemos renovar los partidos políticos, y yo espero que desde los diferentes grupos políticos del país, los santandereanos salgan a votar el 11 de marzo y depositen su confianza en los nuevos liderazgos, porque no podemos esperar resultados diferentes votando por los mismos”.

 

Usted como joven, ¿qué lo diferencia de los políticos ya ‘curtidos’ en la rama?

“La principal diferencia es que no soy el hijo, sobrino, primo, hermano ni nieto de ningún político y empresario influyente; soy un joven humilde que ha tenido un liderazgo dentro del movimiento estudiantil y que hoy aspira a la Cámara de Representantes por Santander con un equipo de trabajo conformado por líderes estudiantiles de las diferentes universidades del departamento para hacer un ejercicio decente desde la campaña y posteriormente desde el Congreso de la República.

Y en segunda medida que no tengo “rabo de paja”, que no he cometido acto corrupto alguno, soy un profesional limpio e intachable que pese a su juventud ha tenido gran incidencia y protagonismo en las decisiones de la educación superior en Santander y Colombia; asumiendo la responsabilidad y experiencia desde el ejercicio del liderazgo estudiantil con transparencia, forjando un carácter y determinación para luchar contra la corrupción desde el escenario del sector de la educación, y próximamente desde el Congreso de la República, esa es la mejor forma de enfrentar la política tradicional”.

 

Dicen que la “experiencia hace al maestro”, ¿eso también se podría aplicar a la política o ya es hora de la renovación?

“Si esa experiencia es traducida en actos corruptos en robarle el dinero a la ciudadanía, en tener una trayectoria política manchada por la misma politiquería y el clientelismo, es una experiencia que el pueblo colombiano no debe seguir respaldando cada cuatro años en las urnas.

Lo importante es elegir a una persona aparte de joven y profesional que provenga del sector académico, que no pretenda iniciar con el liderazgo político para contribuir a la solución de los problemas sociales que más le preocupan sino que desde el liderazgo social ya tenga un trabajo orientado a resolver los problemas de la educación superior a través del debate ciudadano, entre ellos la desfinanciación de la educación pública como lo hemos hecho a nivel regional y nacional en los diferentes espacios del sector académico”.

 

Usted se hizo profesionalmente desde abajo y con pocos recursos ¿Qué mensaje le da a esos jóvenes que como usted piensan en grande y a los que ven truncados sus sueños?

“En Colombia pese a tanta corrupción los jóvenes tenemos un deber social con el país y es precisamente no dejar de soñar, no dejar de creer que las cosas pueden ser diferentes, pero no solamente creer, sino actuar. El llamado que hago a los jóvenes que somos la mayoría de la población colombiana es precisamente a que recurramos a las urnas, que participemos y contribuyamos a la renovación del Congreso, que seamos muy estudiosos y desde el ejercicio del liderazgo social y político logremos resolver las diferentes problemáticas que aquejan al país desde una visión joven, transparente y sin maquinaria política”.

 

¿Es verdad que entre sus planes está retar a Rodolfo Hernández para realizar un verdadero debate sobre la UIS y la educación pública?

“Saludo y lo he hecho desde el liderazgo social y ahora en el ejercicio de mi aspiración política la lucha contra la corrupción que ha representado el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, porque debemos borrar a los corruptos independientemente del partido o familia en la cual se encuentren, porque los recursos públicos son sagrados. Pero asombra mucho y causa indignación que la principal autoridad de la ciudad con una mano defienda el Páramo de Santurbán y con la otra ataque a una de las universidades más importantes del país como lo es la UIS, sus afirmaciones ligeras y desinformadas contribuyen al desprestigio de su planta docente y de la universidad, lo cual ha dejado ante la opinión pública un manto de duda sobre la excelente labor que ha realizado la UIS y su impacto social en la región, formando a jóvenes de escasos recursos de Santander y Colombia, contribuyendo a su proceso de superación personal y profesional.

Ese manto de duda debe ser aclarado desde un debate público, por eso como líder nacional de los universitarios y estudiantes de la UIS he retado al Alcalde de Bucaramanga para aclarar ante la ciudadanía cada una de sus afirmaciones temerarias que atentan contra el buen nombre de nuestra alma mater”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password