Experto en nuevas tecnologías analiza el ‘negocio’ que quieren suscribir con Vitaliogic

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Lo que para unos es problema para otros es negocio. La basura parece una reina de belleza con la cual muchos quieren estar y de ella sacar réditos. Suena escatológico, pero es real. El Alcalde de Bucaramanga no está tan desfasado con el deseo de que las basuras sean manejadas con tecnología, pero el asunto es casar bien al Carrasco, no emparentarlo con el primero que se asome. Un nuevo pretendiente ofrece generar energía eléctrica con las basuras.

Vitalogic RSU se presentó a la licitación para obtener el manejo de los residuos sólidos urbanos (rsu) y no ganó. Esa licitación se declaró desierta porque ningún proponente cumplió los requisitos. El Alcalde sin embargo insistió y consideró, sin aceptar contradictores, que entregaría el manejo de los residuos a Vitalogic. Asuntos legales, asuntos de falta de experiencia y otros mostraron que Vitalogic no era el mejor partido para emparentarlo con Bucaramanga. El Alcalde dio unas largas, obligado, pero asegura que la firma se estampa por encima de quien sea.

El grupo informativo Corrillos encontró a otro proponente y lo entrevistamos. El pasado 15 de agosto el conglomerado holandés CMH y CMTS-VSI radicó en la Alcaldía de Bucaramanga y en la Emab la propuesta del manejo de los rsu en el Carrasco. Alcalde y Emab tienen la palabra.

 

Un nuevo pretendiente

Les presentamos a Santander y al mundo el nuevo proponente. Para ello hablamos con Óscar René Cárdenas Mendoza, biólogo molecular, especializado en técnicas de separación tanto biológico, físico químico, como mecánico. Químico analítico y los últimos veinte años dedicado al tratamiento de aguas tanto residuales, domésticas, industriales y el tratamiento de los residuos sólidos urbanos.

Dijo que “en el caso de los residuos sólidos urbanos -RSU- tenemos una tecnología patentada por todos nuestros colegas. Nos dedicamos a convertir los residuos en generación de energía, y ese tema es preciso el que queremos presentar en Bucaramanga y Colombia”.

“La empresa es CMH, soy el Director de la empresa, es holandesa y se dedica al segmento ambiental, o sea tratamiento de ríos, de suelos, de aguas, y de residuos. Esta empresa nació en 1994. Ha sido solicitada por diferentes entidades para utilizar su conocimiento y se trabaja con holding según el proyecto, se unen las empresas o los colegas, porque cada uno tiene su empresa. Para Bucaramanga está CMH y CMTS-VSI y es la propuesta radicada en el municipio de Bucaramanga”.

“Casi el setenta por ciento que se utiliza en la conversión de residuos a energía es nuestra, patentada, tenemos ejemplos en toda Europa, en Ámsterdam está todo para mostrar de lo que hemos hecho, de lo participado, de lo desarrollado en esta tecnología desde 1994”.

“En Ámsterdam está la planta de incineración que maneja 2500 toneladas residuos por día, es un sitio muy visitado por ingenieros, turistas y estudiantes y sigue en funcionamiento”.

Esa planta de manejo de rsu de la que habla el biólogo molecular, Director general de CMH, es la quieren montar en el Carrasco para el manejo de los rsu.

 

Separación mecánica, sin contaminación

Cárdenas Mendoza nos contó que “hemos desarrollado técnica basados en la pirólisis, y para tomar un desarrollo de caloría térmica que nos dé suficiente para generar energía utilizamos todos los residuos tanto orgánicos como inertes”.

“La planta se convierte en una estación de acopio, como si fuera el relleno sanitario, llega a un búnker en donde se recoge la basura toda mezclada y se pone en un sistema de separación, allí se clasifica lo que es papeles, textiles, cartones y lo orgánico. Lo orgánico se manda a una etapa de clasificación anaeróbica y de allí se produce un gas que sirve para la incineración. Parte de los orgánicos en esta clasificación nos permite, por medio de una turbina, generar energía”.

“Los demás inertes como madera, cartón, textil, plástico, dependiendo de su estado material se decide si se reciclan o se incineran. Además la tecnología cuenta con una limpieza de los humus que salen de la incineración”.

“La separación de los residuos es mecánica, tenemos una estructura en donde hay diferentes etapas de separación en cuanto a volumen, peso y material. Todos los elementos se separan en un mecanismo cerrado sin ninguna contaminación”.

“La confiabilidad de la separación es total y para ello se necesita un personal que se dedique a mantener en funcionamiento las máquinas, lo cual es misión nuestra el capacitarlos para que sepan cómo tienen que gestionar ese proceso. Todo es mecánico, el personal no toca los residuos, lo que hacen es manejar las máquinas. Mínimo se requieren setenta personas capacitadas en diferentes materias, ingeniería, electrónica, biólogos”.

“No se genera contaminación porque al final del tratamiento solo quedaría el uno por ciento de residuos, que sería ceniza y escoria, que se utiliza para el asfalto en la pavimentación de carreteras, pero lo demás todo se reutiliza en especial para producir energía”.

 

Una planta autosostenible

“Nuestra experiencia es de veinte años. Cada año vamos desarrollando nuevas cosas, las nuevas plantas siempre llevarán la tecnología de punta más reciente desarrollada al momento, pero bajo el mismo principio del concepto inicial”.

El costo de la planta que se montaría en Bucaramanga depende del volumen de residuos que vaya a captar, algo viable serían mil toneladas de residuos diarios. “Alrededor de 100 millones de euros sería el costo de la planta a un volumen de hasta mil toneladas diarias de residuos. Y sería construida en 18 meses para ponerse a operar al ciento por ciento”, apuntó nuestro interlocutor.

Añadió el biólogo molecular que “en la planta se necesitaría personal para trabajar en tres turnos, porque opera las 24 horas al día, en turnos de ocho horas diarias, y en cada turno serían setenta personas capacitadas y unas cincuenta personas más no capacitadas. En total 260 personas requiere la planta”.

“Al producir energía para enviarla a la red nacional de energía eléctrica tomaríamos de la producción de nuestra propia energía para el funcionamiento de la planta. Es autosostenible y la energía que se vende es el retorno que se da a la inversión”.

El acuerdo a que tendría que llegar sería de 25 a 30 años, y que se conceda la totalidad de los residuos hospitalarios, peligrosos y urbanos.

“Ponemos el ciento por ciento de la financiación, -dijo el Director de la planta- los municipios a lo único que tendrían que comprometerse es a entregarnos la totalidad de las basuras que producen y a ningún otro relleno. El gobierno no tendría que invertir dinero. La planta necesita un terreno que tenga vías de acceso y servicios públicos (agua, electricidad y otros). Todo lo que es del terreno hacia adentro es nuestra zona y lo de afuera es del Estado. El terreno tendría que tener mínimo doce hectáreas”.

La inversión es privada, la tecnología siempre será de CMH, pero si al cabo de 25 o 30 años el municipio quiere comprar la planta, pues se entra a negociar, o se renueva el contrato.

 

No tiene que haber aumento de tarifa

¿Cuánto se le cobrará a la ciudadanía? Le preguntamos y respondió que “ese es un punto bastante delicado. Dentro del conocimiento y las investigaciones que tengo de Colombia se está pagando de 150 mil a 170 mil pesos mensual por tonelada, eso es lo que nos cobran a los usuarios en total en la tarifa. Se paga todo eso sin darnos cuenta, y eso se paga para que desaparezcan los residuos o las basuras de nuestra vista”.

“Para desaparecer de nuestros ojos la basura hay un recolector, ese recolector recoge la basura según los horarios establecidos y lo lleva a un relleno sanitario. Un relleno sanitario es una disposición que se satura a los dos o cinco años, quiere decir que máximo a los cinco años de abierto se tendría que cerrar el relleno sanitario, regla que no se cumple”.

“El recolector para hacer la disposición final tiene que llevarla a alguna parte ya sea un relleno sanitario y por llevar los residuos al relleno sanitario él paga un impuesto que oscila entre 30 mil y 50 mil pesos. De los 170 mil pesos que paga el usuario solo se gastan 50 mil pesos por disponer la basura en un relleno sanitario. Queda un margen de tarifa que se puede reducir en lugar de aumentarlo o mantenerlo igual. Pero ya es un acuerdo entre recolectores y los de la planta. Así que con esta tecnología no habría aumento, al contrario podría analizarse la posibilidad de la disminución de la tarifa”.

“En Holanda el recolector debe pagar cien euros (350 mil pesos) por la disposición final de una tonelada de residuos. En Colombia pagan 30 mil pesos, así que esas tarifas no son comparables. Acá tenemos otra clase de economía”.

¿Subirían las tarifas para los ciudadanos? Y nos respondió que “niego que al entrar una tecnología en funcionamiento tengan que aumentar la tarifa, eso no es cierto. El recolector siempre debe pagar un impuesto para hacer la disposición final, a un relleno sanitario va una tarifa baja, si le entrega a la planta tendrá que pagar más porque se hace un aprovechamiento, pero eso no quiere decir que la tarifa al usuario vaya a ser más alta. No hay excusa de aumento en ninguna forma”.

Cárdenas Mendoza es colombiano “nací en Barranquilla pero llevo 40 años viviendo en Holanda, educado en la Unión Soviética, y en la universidad de Ámsterdam, en Holanda”.

 

Ausentes en la licitación

¿Por qué no participaron en la reciente licitación de la Emab y la Alcaldía de Bucaramanga que se declaró desierta?

Su respuesta fue que “nosotros en el 2010 fuimos invitados por el alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza y el gerente de la Emab, José Manuel Peñaranda, y a las dos entidades les entregamos la misma oferta, de una forma u otra se detuvo ese proceso y no se concluyó en nada real”.

“Advertimos la crisis del Carrasco, lo analizamos, conocemos ese asunto. Pero lo importante para mí no es fijarme en lo pasado, si no que ahora es el momento de construir esa realidad que se quería generar en instalar nuestra tecnología en el tratamiento de los residuos sólidos urbanos de Bucaramanga y los municipios vecinos”.

“A veces parece que no quisieran emplear tecnología en la disposición final, eso no lo sé, pero nosotros estamos dispuestos a desarrollar este proyecto. Para algunos es increíble el poder reducir los residuos y de ellos obtener energía eléctrica, eso es un estigma, pero la gente joven y capacitada escucha y les interesa el tema y por eso nos gustaría tener la oportunidad de trabajar en el Carrasco”.

“Para nosotros obtener la financiación, es una seria decisión de los inversionistas, porque ellos ponen en nuestras manos una inversión muy grande de la cual nosotros hemos comprobado, por lo que ya hemos construido y está funcionando, que en verdad sí rinde para tener un retorno a su inversión, porque es la obligación que tenemos. Pero al mismo tiempo es un alivio al medio ambiente y a nivel social”.

“El funcionamiento de la planta se hace bajo techo, no es al aire libre, y esto inhabilita automáticamente vectores de insectos, de pájaros, de roedores, los malos olores, todo eso se evita. Indirectamente solucionaría el asunto del cono de aproximación del Aeropuerto de Palonegro que sirve a Bucaramanga y el peligro potencial de que un avión sea afectado por las aves de carroña que vuelan sobre la zona del Carrasco. El único impedimento o necesidad que tenemos es una chimenea de mínimo cincuenta metros de altura”, concluyó Cárdenas Mendoza.

Las cartas están puestas. El 15 de agosto el Alcalde no había estampado la firma con Vitalogic, ¿será que esta propuesta de CMH y CMTS-VSI radicada en el mes de las cometas cogerá vuelo?

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

83 Comentarios

Deje su Comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password