El ‘Plan B’ de líderes porteños para ‘presionar’ la construcción de una nueva refinería

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Lo que se conoce como quincena, en Barrancabermeja desapareció. Esos fines de semana de pago ahora son historia. Eran fechas de venta total, el boom del comercio, de los restaurantes, de los hoteles, de las discotecas, y hasta tenían que contratar personal adicional. Pero esas son cosas del pasado, ya hoy nadie sale a comprar y menos a comer. Es tan crítica la situación económica que si la iniciativa ciudadana para obligar al gobierno a modernizar la Refinería no cumple su objetivo, Barrancabermeja se vuelve una ciudad fantasma.

Víctor Avendaño, vive en Barrancabermeja, es un damnificado de la crisis, tuvo que cerrar sus locales y volverse informal. Sin embargo dice que de lo malo siempre debe sacarse lo bueno y allá está en su puerto petrolero, bajo la canícula solar, pero con la jeringa lista para inyectar optimismo, fuerza y energía. Su propósito es llegar al Congreso, pero necesita unas firmas.

Avendaño y su combo tendrán que mezclarse con ese mar de gente que quiere llegar a la Presidencia de la República a base de firmas. Pero mientras unos miran a la Presidencia como su objetivo de vida, Avendaño necesita las firmas para salvar su ciudad.

Contactamos con este hombre quien fulgurante dijo que “un grupo de líderes sociales nos reunimos por la crisis. Quisimos sentar una voz de protesta. La idea era hacer una valla que dijera: ‘Por lo tuyo, por lo mío, por lo nuestro’, y pasearla por las calles para despertar ese sentir que tenemos todos los barranqueños con el engaño del Gobierno Nacional con respecto al Proyecto de Modernización de la Refinería de Barrancabermeja -PMRB-“.

Habla de agosto de 2016 en donde por la calle y con la valla se encontraron con un abogado que les dijo que leyeran la Ley 1757 del 2015, la cual habla de los mecanismos de participación democrática, de las iniciativas populares normativas y legislativas.

“Las iniciativas -dijo con firmeza- son el derecho político que tenemos personas del común de poder presentar proyectos de acto legislativo y normativo. Mediante estas iniciativas no requerimos credencial de Concejal para ser ponente de un acuerdo, y no necesitamos, que es adonde queremos llegar, tener credencial de Senador para ser ponente de un acuerdo de ley”.

“Ya hicimos la parte normativa en Barrancabermeja en donde recogimos 22 mil firmas para ser ponente de un acuerdo municipal para crear una comisión permanente que, con la ayuda del gobierno municipal, viabilice todo lo concerniente al PMRB. Ahora vamos por el paquete grande que es el Congreso de la República y necesitamos recoger 1’767.039 firmas para ser ponente de una ley que se llama Ley de Soberanía Energética”. En números son 200 mil hojas para recoger las firmas, 400 mil fotocopias.

Hace dos meses los líderes ciudadanos de Barrancabermeja estuvieron en Bogotá en el Congreso Nacional de la Federación de Juntas Comunales. Lograron que su plan fuese tomado como un proyecto piloto para poder presentar a posteriori proyectos legislativos. Hay invitación de todos los departamentos del país para hablar con los presidentes de Junta quienes apoyarán en la recolección de firmas.

Contó Avendaño que “la parte normativa se hizo con los recursos económicos de cada uno que equivalió en total a 40 millones de pesos. Para la parte legislativa se suman varios sindicatos, agremiaciones. La Ley 1757 faculta a los gobernantes de turno (Gobernador y Alcalde) para que apoyen estas iniciativas. Ya se les presentó la propuesta para ser viabilizada y que generen el apoyo. El comité promotor creó una corporación para hacer actividades y recolectar las firmas, porque eso tiene un costo mayor”.

 

Una ciudad sin alternativas

Avendaño manifestó que “Barrancabermeja se acostumbró a que la Refinería era la que proporcionaba todo, pero de lo malo hay que sacar lo bueno, hoy se logró despertar ese espíritu muerto de que ya el PMRB no iba. Además entender que si no se da el PMRB los perjudicados no son solo los trabajadores de Ecopetrol sino todos y eso lo entendemos hoy en carne propia.”

Sin dudar aseguró que “la situación de Barrancabermeja es tan crítica que el índice de suicidios ya este año va en 21. Son 21 personas que no encontraron otra salida a sus problemas económicos. La situación es muy crítica porque se dependía por completo de la Refinería y no se hicieron compañías o empresas alternas para tener otra fuente de ingresos”.

“Se habla de que Barrancabermeja será turístico. Se hizo el puerto de Impala para volverlo multimodal, pero eso no se da de la noche a la mañana. Para ser turístico hace falta muchísimo, toca invertir bastante plata, hacer muchas adecuaciones. Eso solo sería posible si se modernizara la refinería, se generaran los recursos y se empezara a invertir. Lástima que los antecesores nunca pensaron en esa opción. Ahora se piensa en hacer un Parque del Agua, arreglar la carretera, montar un museo y muchas cosas más, pero eso está muy lejos sin recursos”, dijo.

 

Una refinería centenaria

Como ya lleva más de cinco años en este proceso ciudadano, Avendaño ya sabe explicar que “la refinería de Barrancabermeja fue diseñada para procesar crudos livianos, en este momento trabajan con crudos pesados, o sea que vienen con más azufre y más químico, y es más difícil el proceso de refinación. En el momento en que llega a la planta que se hace el craqueo, que es la separación de los productos, se necesita esa planta de tratamiento a toda máquina y la necesidad de usar muchos más catalizadores para que se cumpla el objetivo”.

“La gente de la Unión Sindical Obrera USO, trabajadores de Ecopetrol y expertos en foros han explicado que al usar más catalizadores se generan mayores partículas contaminantes al medio ambiente que las generadas diez años atrás, debido a los crudos que refinan ahora”.

Recordó que “en el último congreso de accionistas de Ecopetrol en Bogotá, Juan Carlos Echeverry Garzón, presidente de la petrolera estatal en ese momento, dijo que ‘la Refinería funcionaba como un relojito’. Pero vemos que varias plantas se pararon, hubo varios incidentes peligrosos, no solo para los trabajadores sino también para la ciudad”.

“Es claro que se han presentado muchos incidentes, donde las plantas se han estallado, las han parado, porque procesan crudos pesados y fue diseñada para crudos livianos. Otro punto culminante es que la refinería tiene una vida útil de cien años y ya esta refinería los va a cumplir, por eso la necesidad de la modernización no como capricho de Barrancabermeja, sino de una necesidad nacional”.

Recordó que “Fedesarrollo en el 2012 hizo un estudio en donde dijo que el incremento de la productividad de la refinería sería de un 20 por ciento, con 60 mil empleos entre directos e indirectos. Así que como a los gobernantes que les correspondió luchar por esta modernización no lo hicieron, a la ciudadanía le tocó unirse y estamos al frente de esta iniciativa popular. En el 2016 la petrolera citó un estudio de Fedesarrollo, según el cual la refinería modernizada jalonaría 4,7 billones de pesos adicionales de consumo intermedio, le aportaría 2,8 billones de pesos al crecimiento económico del país, generaría 60.000 millones de pesos en el pago de impuestos y cerca de 40.000 nuevos empleos en actividades diferentes al petróleo”.

Si la refinería no se moderniza toca pararla, o como dice el Alcalde, chatarrizarla. “Quieren llevar la refinería hasta el punto del colapso, con lo cual no solo colapsaría la refinería sino la estabilidad económica de toda una región. Y hasta la identidad de Barrancabermeja ciudad que tiene el Cristo Petrolero, el equipo Alianza Petrolera, la emisora La Voz del Petróleo, en televisión Telepetróleo, el Museo del Petróleo, y la reconocen como Puerto Petrolero”.

La refinería de Barrancabermeja es una ciudad de hierro de 300 hectáreas. Se fundó en 1922 con una capacidad inicial de procesamiento de dos mil barriles diarios. La Modernización costaría 4.600 millones de dólares y en el año 2020 le dejaría de ebitda mil millones de dólares. Al finalizar obras el complejo entraría al grupo de las mejores de Latinoamérica por la utilización de tecnología de punta, una operación confiable, segura y eficiente y, con un mínimo impacto ambiental en su operación. Pasaría de procesar 70.000 barriles de petróleo pesado, a 175.000 barriles de crudos pesados, el mismo que se produce en el país y que hoy se exporta y se vende a precios por debajo del mercado.

“Pero si se cumple el vaticinio gubernamental de chatarrizar la refinería, Barrancabermeja quedaría en el limbo y Santander vería menguados sus ingresos en un porcentaje bien importante. Por eso la idea de Ley de Soberanía Energética, porque es un tema que implica a todo Santander y a todo el país”, dijo.

 

Economía muy triste

Avendaño es un comerciante que nunca ha trabajado con Ecopetrol, pero en carne propia evidencia la crisis que afecta a todos. Tenía dos almacenes, uno de ropa y otro de electrodomésticos, y las ventas bajaron hasta el punto de que tuvo que cerrar.

En el 2009 cuando se dio el boom de que iba a llegar la Modernización de la Refinería llegaron muchas empresas nuevas, se construyeron centros comerciales, la gente estaba contenta, se veía la dinámica monetaria en la ciudad, pero desde el 2014 apareció el fantasma de la crisis. Los últimos años fueron fatales, los índices señalaban que unos 600 establecimientos comerciales habían cerrado.

Dijo que “en Barrancabermeja usted puede caminar y encuentra calles en donde hay dos o tres casas en arriendo, cuando antes no había nada para arriendo. Había llegado mucha gente a la ciudad. En cambio hoy en día muchas parecen calles fantasma. Por el sector comercial son cuatro o cinco locales por calle que están en arriendo. La zona rosa, era un sector tan concurrido, tan próspero, se ven hoy cuatro locales por calle en arriendo. La situación de la ciudad es muy triste en el tema económico”.

“Lo que hace la gente es buscar la informalidad, el vendedor formal pasa a vendedor ambulante, el motociclista coge de motopirata, el rebusque diario. Otro tema disparado es el crédito informal y quien no paga es golpeado y amenazado, la tasa de cobro es del 20 por ciento diario”.

Toda la economía está afectada. Dijo Avendaño que “el sector hotelero aprovechó el boom de la modernización y se hicieron muchos hoteles, y es triste ver hoy hoteles grandes, muy bonitos, modernos, con todas las comodidades, pero en la noche solo se ven tres o cuatro bombillos prendidos, porque el resto está vacío, eso es reflejo de la situación económica de Barrancabermeja. Y de ahí depende todo, porque los taxistas tampoco tienen clientela, al comercio no llegan compradores. La situación es tan crítica que no se puede decir que exista un sector que se haya sostenido”.

“Hay un término que me gusta y es que Colombia debe convertirse en un país prosumidor. Las naciones productoras son las que venden y ganan y las naciones que consumen son las que gastan y no ganan nada. Si Colombia deja de producir lo que genera la refinería, se convertiría en un país consumidor y así se consumirían sus divisas, se irían para otro país. Pero si al contrario se convierte en un país prosumidor, es decir que produzca lo que consume y que alcance hasta para exportar, pues el resultado lógico es que habrá una dinámica económica que favorecerá a todos. Colombia produce y consume, sería un país prosumidor”, dijo.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

1 Comentario

Dejar un Comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password