Esto será lo que perderán los 4.900 habitantes de Soto Norte por el reversazo de la UIS

[:es]Hace unos días los detractores de la minería en Soto Norte pusieron el grito en el cielo porque varias entidades, entre ellas la UIS, la Alcaldía de Bucaramanga y hasta la CDMB, suscribieron convenios con Minesa, una de las compañías a cargo de la explotación de oro en la zona.

Las voces de protesta llevó a la Universidad Industrial de Santander a echar reversa los convenios firmados, por eso de manera unilateral decidió liquidar su compromiso con la empresa minera   debido a que “tenemos un gran recurso hídrico en nuestro territorio y creemos que existe un gran compromiso con la región, por eso formamos parte de esa masa crítica que piensa que es necesaria la conservación del agua como un recurso estratégico”, dijo Gonzalo Patiño, Vicerrector Académico del alma mater. Sin embargo esa decisión se dio principalmente por las presiones externas.

(Lea también: Conozca por qué Minesa no es el diablo como algunos la quieren hacer ver)

“Terminaremos los productos y proyectos que se habían iniciado. Esto no ocasionará ningún daño fiscal o problemas para la Universidad, simplemente se llegó a un acuerdo entre las partes para finalizar estos convenios (…) yo creo que en los próximos 15 o 20 días los daremos por terminados”, dijo el alto directivo a los medios de comunicación.

Pese a lo expuesto por la UIS, para Minesa, la terminación de las actividades ya iniciadas y su intención de proceder con la terminación y cierre de dichos convenios se debe a las presiones de las que fueron objeto. “Aunque la respetamos, también lamentamos esta decisión, tomada como reacción a posiciones asumidas por un sector minoritario de la comunidad estudiantil”, aseguró la compañía en un comunicado.

 

Convenios con alcance social

Los alcances de todos los convenios específicos firmados entre la UIS y Minesa son legítimos, responden a los principios misionales de la universidad y solo apuntaban a generar conocimiento sobre recursos hídricos, formulación de proyectos y minería; beneficiar comunidades de Soto Norte con mejores obras sociales de infraestructura y beneficiar a pequeños mineros de Soto Norte con un proyecto minero sostenible a largo plazo.

En total, 4.900 personas de la provincia de Soto Norte y Santander eran las beneficiarias de los convenios. “Es evidente que todas las actividades de los convenios específicos en nada comprometen a la UIS con el desarrollo del Proyecto Soto Norte de Minesa, que, dicho sea de paso, cuenta con numerosos estudios en diferentes disciplinas y áreas garantizando los más altos estándares y rigurosidad técnica para su futura implementación”, advierte el pronunciamiento de la empresa.

Como lo ha informado Corillos! el Proyecto Soto Norte, de Minesa, está fuera de los límites del Páramo de Santurbán. Está a 2640 metros. Se entiende sin embargo que se está dentro del radar de un sistema sensible que hay que proteger y por eso está planeado para desarrollarse en equilibrio con el medio ambiente.

(Lea también: Las cifras sobre formalización minera en Santander que maneja el Ministerio de Minas)

Además de que el Proyecto está por fuera de los límites del Páramo, no se usará ni cianuro ni mercurio. No se llegará al oro si no a una concentración de metales, y eso evita el uso del cianuro, aunque en Colombia esté permitido.

Carolina Rueda, Gerente de Comunicaciones de Minesa, destacó que “el proceso es físico y de explotación, una vez se saca el mineral de la roca de la montaña, se tritura, se muele y pasa al proceso de flotación, que se hace en tanques en donde la roca es movida a través de reactivos orgánicos y agua, es movida en forma circular, y por densidad de aire permitirá que flote la concentración de metales. En otros países se hará la separación final para obtener el oro. El mayor temor es el uso de cianuro y mercurio, pero no se usarán en este proyecto”.

Hay algunas personas y organizaciones en contra del proyecto, pero la compañía considera que es importante para Soto Norte y Santander, el desarrollo de un proyecto como este. No es solo desarrollo económico, sino que permite el desarrollo de otras economías paralelas con la presencia de la compañía en la zona.

Se ha hecho un ejercicio de socialización en Soto Norte que es el área de influencia directa del proyecto con alcaldes, comunidad, organizaciones, a quienes se les ha dado información clara sobre el proyecto. Además de que es una región minera con mucha historia en ese sector. “Soto Norte quiere el desarrollo de una minería bien hecha, saben de la minería mal hecha, sin la responsabilidad ambiental y con los estándares que requiere un ecosistema como el que tienen”, recordó la funcionaria.

 

Los más perjudicados

Aunque Minesa anunció que mantiene intacta su disposición de fortalecer la relación Universidad – Empresa no solo con la UIS sino con todas las Universidades de la región y el país, es claro que los más afectados son los beneficiarios a los que apuntaban los convenios.

El alcance de estos convenios giraba en torno a la medición de capacidad de producción de carbono en especies nativas, para garantizar efectividad y óptimo desarrollo de programas de reforestación en cuencas hidrográficas de Soto Norte y la generación de conocimiento sobre recursos renovables y no renovables, asociados a componentes socio-ambientales, geológicos, antropológicos y del recurso hídrico.

Además, integraba actividades académicas sobre transformación sustentable de regiones post-mineras (84 beneficiarios); diplomado sobre Minería Subterránea Sostenible (60 beneficiarios); taller dirigido a alcaldes, concejales y comunales sobre finanzas municipales, regalías y experiencias internacionales exitosas (30 beneficiarios); taller sobre teoría de proyectos, herramientas de formulación y gestión de proyectos, en el marco del Sistema General de Regalías (30 beneficiarios); diagnósticos, diseños y estudios sobre construcción del sistema de acueducto rural de las veredas Angosturas, La Baja y el Centro, en California (1.800 beneficiarios); diagnóstico y plan de acción para optimización del Acueducto Aguavista, en Bucaramanga (500 usuarios); diseño y plan de manejo ambiental del proyecto “Plaza Santurbán”, en Vetas (2.400 habitantes) y estudios técnicos, diseño y trámite de licencia de construcción para la intervención de la casa sede de la Asociación Municipal de Juntas de Acción Comunal -AMAC (250 Juntas de Acción Comunal).

También contenía el componente de  gestión del recurso hídrico y coexistencia minera, como evaluación del estado actual del recurso hídrico en la subcuenca del río Suratá; la formulación de Plan de Trabajos y Obras (PTO) y del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto minero para mineros tradicionales de California, Suratá y Vetas (200 mineros).

(Lea también: Así arrancó en Santander proceso de delimitación del páramo del Almorzadero)[:]

4 Comentarios

Deje su Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password