Los bolsillos de cristal: La imparable corrupción

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

[:es]Columna de Carlos Alfaro Fonseca/ Abogado. En opinión de la mayoría de ciudadanos, el problema que más afecta a los colombianos, es la desbordada corrupción imperante en el país; que se traga los impuestos que pagamos los ya atribulados contribuyentes y que carcome los cimientos democráticos del Estado, invadido por el cáncer de la corrupción en todo el territorio, que se refleja en la pérdida de confianza de los gobernados.

De otra parte, el ciudadano asocia la corrupción con la política, en confabulación con funcionarios del estado y contratistas. La corrupción pasó de coyuntural a estructural o endémica. Desafortunadamente, este insignificante problema con el transcurso del tiempo se transformó en pandemia en toda nuestra geografía.

Los gobiernos de derecha, centro, izquierda e independientes, no han sido ajenos a actos de corrupción. El establecimiento y la sociedad colombiana deben tener conciencia de la descomunal corrupción, con el fin de enfrentar este flagelo y extirparlo, para así, volver a la cultura de la legalidad y de la transparencia pública; para -de paso- darle legitimidad a la democracia. La captura esta semana de Luis Gustavo Moreno es uno de esos hechos que sacuden hasta sus cimientos al país, desafortunadamente habituado a remezones como este.

Además, venía de ser el apoderado de políticos de la talla de Luis Alfredo Ramos y de asesorar a la Comisión de Acusaciones de la Cámara donde accedió a procesos contra el presidente Juan Manuel Santos, el expresidente Álvaro Uribe y el exmagistrado Jorge Pretelt. Los magistrados de las cortes deben rendirles cuentas a la academia, los medios y el país. Es su obligación como lo es la de todos los servidores públicos.

En tiempos en los que el desvanecimiento del conflicto armado ha permitido apreciar mejor la dimensión de la amenaza que la corrupción representa para las instituciones, saber que uno de los principales responsables de combatirla era también, presuntamente, un exponente de esta causa; qué desconsuelo, en el mejor de los casos.

Han sido varias las manzanas podridas que en el último tiempo han caído del árbol, salpicando la confianza de la gente en las instituciones, lo cual es tan preocupante como inevitable; como decía nuestro escritor García Márquez, está loca sin calzones es de las que “confunde el culo con las témporas”. Autor del libro el falso testimonio, que incluyó entrevistas a cuatro políticos afectados por falsos testigos: Nancy Patricia Gutiérrez, Gabriel Arango Bacci, Luis Fernando Velasco y Sigilfredo López; dos exfiscales, Mario Iguarán y Guillermo Mendoza; Luis González, entonces director de Justicia y Paz; el subdirector de Noticias Uno, Ignacio Gómez; el editor general de El Espectador, Jorge Cardona, y los integrantes de la Unidad de Investigación Criminal de la Defensa, Yefrín Garavito y Carolina Gutiérrez.

Ese libro fue su carta de presentación nacional y su lanzamiento, con bombos y platillos, y la ratificación de su ingreso a las altas esferas del poder político y jurídico. Esto es solo un grano de arena en el desierto de los corruptos. Los peces gordos siguen haciendo política, perpetuados en el cargo y paseándose por las pasarelas del mundo con aires de superioridad con el dinero público de los colombianos y aupados por una masa ignorante y fanática.

Señor fiscal, haga cumplir la exigencia de su extradición y que Estados Unidos siga permitiendo que los corruptos se refugien en su territorio y en que esa nación lleve a cabo su operación de lavados de activos, pues es tanto como convertirse en cómplice. Estados en reciprocidad lo que deben hacer es, cancelarle la visa a todos esos que llegan allá como en paracaídas y deportarlos.

En la Fiscalía, según datos recientes, ya hay más de cincuenta capturas ejecutadas en los últimos meses, los asesores y algunos exministros del presidente Santos están también capturados o con procesos penales que muestran la gravedad de la situación y las alturas a las que ha llegado la comisión de crímenes y delitos contra el dinero de los colombianos, el escándalo reciente del segundo secretario del senado y el evidente poder que tiene sobre todas las ramas del estado muestran el alcance de tales redes de corrupción ¿Si fue el único que pasó el polígrafo y era el más corrupto de los anticorrupción? Al parecer el señor Moreno no lamenta sus actos criminales sino la torpeza en la ejecución de los mismos por haberse reunido personalmente con el señor ex gobernador de Córdoba.

Lágrimas de cocodrilo, este debe ser de aquellos que hacían copialina en todos los exámenes de la universidad, es solo un tinterillo que da vergüenza, y es otra muestra de la corrupción en nuestro país. Que les castiguen donde más les duele en el bolsillo, extinción de dominio a su esposa a su familia a sus compañeros de fechorías asociados de oficina acostumbrados a manipular el poder no se contentan con sus estrambóticas pensiones, se asocian y abren oficinas con sus parientes; cobran exorbitantes honorarios y estos socios manipulan el poder para sacar suculentos fallos, bien que raticas, hay que fumigarlos repito donde más les duele en el bolsillo extinción de dominio para todos los que directa e indirectamente exprimen el poder. Qué desgracia con esos bandidos, nuestro país ya estaría construido si no fuera por estos malditos corruptos.

En cuanto al tema de la corrupción, tal y como lo sentenció Álvaro Gómez Hurtado, en pleno proceso 8.000: “El problema de la corrupción no es Samper, pues la corrupción es y está en el Régimen”. Un Régimen político-Jurídico-Judicial y electoral.

Es necesario que se le diga al país quién recomendó a este abogado para este cargo. Quien lo recomendó, pero más grave aún quien lo aceptó y no objetó, sabiendo quién era. Claro que no objetaron porque sabían quién era, mucho desgaste y recursos perdidos por voluntad de los jefes de este. Si no es por la DEA no se estaría arrepintiendo de absolutamente nada este peligroso corrupto y gozando de lo lindo con la mujer.

La tapa de la semana fue la detección de magistrados y jueces del Meta, que orquestaban corrupción. Ahora, ningún poderoso quiere que le recuerden que alguna vez le creyó a Moreno, quien, en un abrir y cerrar de ojos, pasó de ser el cazador de la corrupción a ser cazado por el mismo asunto.

Es absurdo y patético que después salga a decir que a cualquiera le puede pasar, o sea que es normal ser delincuente.[:]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

0 Comentarios

Dejar un Comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password